Derecho Familiar

Derecho Familiar

En la actualidad los seres humanos tienen la posibilidad de formar una familia, sin embargo, existen ciertos procedimientos que afectan directamente las responsabilidades que conlleva tener una vida familiar, estos procedimientos deben presentarse ante un tribunal y sirven para regular el comportamiento de ambas partes al momento de formalizar una relación. Si bien es cierto que los asuntos sentimentales son propios de cada persona, los deberes, derechos e intereses de las parejas deben estar claramente definidos al momento de iniciar un proceso de unión civil, pues se debe tener en cuenta que puede existir la posibilidad de algún quiebre o diferencia irreconciliable que pueda terminar en un divorcio, o en una perspectiva más optimista, contemplar algún proceso de adopción del cual se debe estar consciente que será regido por diversas leyes del estado.


La "Ley de familia", por ejemplo, se refiere a las normas, reglamentos y procedimientos judiciales que involucran a toda la unidad familiar. Aunque algunos asuntos que comprenden al derecho de familia pueden manejarse sin ningún inconveniente omitiendo la presencia de un abogado, los procesos como el divorcio y la custodia de menores a menudo requieren la habilidad y experticia de un profesional calificado. En esta sección podrá encontrar información de relevancia con respecto a consejos legales, descripciones generales, resúmenes de leyes estatales, entre otros recursos que lo podrían ayudar a tomar las decisiones correctas para usted y su familia.


¿Qué comprende el derecho de familia?


Todos los procedimientos civiles y asuntos legales que se encuentren relacionados con las responsabilidades financieras de los miembros de la familia, así mismo, los derechos de custodia, la elegibilidad, entre otras obligaciones que generalmente están enmarcadas dentro de la categoría de la ley de familia. A su vez, la violencia doméstica y el abuso infantil, también están incluidos en esta sección, aunque sean asuntos de esencia criminal.


A continuación se presenta una lista de temas inherentes al derecho familiar:


Matrimonio y convivencia: es la unión civil entre dos personas, puede ser una relación entre hombre y mujer o una pareja del mismo sexo, este vínculo se ve regido principalmente a nivel estatal. De igual manera, cada estado posee leyes diferentes que rigen las asociaciones legales distintas al matrimonio.


Divorcio y pensión alimenticia: también llamada "disolución del matrimonio" se produce a través de una orden judicial, ya sea con o sin representación legal. En determinadas ocasiones, el juez puede determinar que un cónyuge le proporcione apoyo financiero al otro después, dependiendo del acuerdo final.


Custodia de los hijos y manutención: ocurre con posterioridad al proceso de divorcio, en esta instancia el tribunal decidirá lo mejor para el menor referente a su salud, desarrollo y estabilidad emocional, lo que incluye arreglos de vivienda y apoyo financiero.


Adopción y cuidado de crianza: existen diversas consideraciones legales que pueden entrar en juego al momento de iniciar un proceso adoptivo o crianza de un menor.


Responsabilidad y emancipación de los padres: los padres a menudo son los responsables de las acciones de sus hijos. Pero algunos niños pudiesen convertirse en "emancipados" si estos demostraran su madurez y capacidad para vivir separados de sus padres ante un juez.


Derechos reproductivos: las leyes que rigen el aborto, el control de la natalidad, la concepción artificial y otros derechos reproductivos, se establecen a un nivel estatal y pueden cambiar regularmente.
Violencia doméstica y abuso infantil: si bien estas violaciones se manejan ante un tribunal penal, poseen una estrecha relación con problemas legales que pudiesen afectar a la familia.


¿Cuándo necesito un abogado de derecho de familia?


Al igual que con la mayoría de las otras áreas de la ley, usted pudiese requerir de un profesional experto en derecho familiar dependiendo de las características específicas que presente su caso. Por ejemplo, una pareja usualmente no necesitaría de un abogado para poder casarse, sin embargo, es muy probable que se requiera de uno si alguna de las partes le solicita a la otra firmar un acuerdo prenupcial. Asimismo, puede obtener beneficios de un abogado cuando se traten temas relacionados al divorcio, la manutención de los hijos o la custodia de un menor.
Si dentro del proceso de finalización o quiebre de una unión civil pudiesen existir conflictos causados por inconformidades o escaza comunicación entre las partes;, ante este panorama, sería oportuna y recomendable el ser asistido por un profesional experto que pueda disipar dudas y expandir conocimientos sobre su caso, así como también, tener un respaldo formal que pueda defenderlo ante un tribunal durante el proceso de divorcio, elevando considerablemente las probabilidades de solventar exitosamente su situación actual. La mayoría de los profesionales en esta área ofrecen consultas iniciales gratuitas para realizar un diagnóstico de su caso, por lo que puede valer la pena que se contacte con un especialista en la materia para obtener información adicional referente al derecho familiar.

Subcategorias