Impuestos sobre la nómina

Los impuestos sobre la nómina son impuestos retenidos o pagados por un empleador, para o en nombre de los empleados. Los impuestos sobre la nómina incluyen la retención del impuesto federal sobre la renta, la retención del impuesto estatal sobre la renta, los impuestos de seguridad social y Medicare, y los impuestos federales y estatales sobre el desempleo. Los impuestos pagados se basan en la compensación, que incluye todos los pagos a nombre de un empleado, como salarios y comisiones (a excepción de ciertas cantidades excluibles, tales como gastos comerciales reembolsables calificados o gastos de mudanza no sujetos a impuestos).

Empleado o trabajador independiente

Antes de que pueda determinar cómo se tratará el pago de sus servicios en términos de impuestos sobre la nómina, debe determinar si usted es un trabajador independiente o un empleado para los fines del trabajo en cuestión.

Los trabajadores independientes son personas tales como abogados, contadores, arquitectos, contratistas o subcontratistas que siguen una profesión u oficio independiente, en el que ofrecen sus servicios al público. Sin embargo, si estas personas son realmente empleados o trabajadores independientes, depende de los hechos de cada caso en particular. Tradicionalmente, cualquier persona que presta servicios es un empleado, si la compañía o la persona que paga por esos servicios (el "pagador") puede controlar los detalles de cómo deben realizarse los servicios.

Los hechos indicativos de la relación laboral incluyen:

  • Instrucciones sobre cuándo, dónde y cómo realizar el trabajo;
  • Entrenamiento provisto por el pagador;
  • Reembolso de gastos del negocio;
  • Pago por hora, semana o mes; y
  • Pago de beneficios de tipo empleado, tales como seguros,
  • vacaciones y beneficios de jubilación.

Los hechos indicativos de una relación de contratista independiente incluyen:

  • Énfasis en los resultados;
  • Formación independiente;
  • Gastos comerciales no reembolsados;
  • Inversión del trabajador en instalaciones de trabajo;
  • Pago por el trabajo en lugar de por el período de tiempo; y
  • Grado en que el trabajador puede obtener una ganancia o pérdida en la transacción.

Impuestos de nómina para empleados

Si una persona es un empleado, el empleador debe retener los impuestos de nómina, incluidos los impuestos federales y estatales sobre la renta. La cantidad retenida depende de la cantidad de salarios pagados, el estado de presentación (es decir, soltero o casado), la cantidad de períodos de pago y la cantidad de asignaciones reclamadas por el empleado. Se requiere que cada empleado le entregue al empleador un Formulario W-4 firmado, que indique el estado de presentación y el número de asignaciones personales reclamadas. El empleado completa una hoja de trabajo provista con el Formulario W-4, para ayudarlo a calcular el número correcto de asignaciones personales. Un empleado puede reclamar menos asignaciones personales, pero no puede reclamar más porque el empleado recibirá un pago insuficiente, y estará sujeto a multas por pago insuficiente.

Impuestos de seguridad social

Tanto el empleador como el empleado están obligados a pagar los impuestos de seguridad social. El empleador paga el 6,2% de la base salarial imponible y retiene del empleado el 6,2% de la base salarial imponible fija. Tanto el empleador como el empleado también deben pagar los impuestos de Medicare. El empleador paga 1.45% de los salarios y el empleador retiene otro 1.45% del empleado. Los salarios para fines de seguridad social incluyen 401 (k) contribuciones y compensación diferida.

Impuestos de desempleo

Los empleadores también deben pagar los impuestos federales y, en su caso, estatales por desempleo. El impuesto se aplica a los primeros $ 7,000 de salarios pagados a cada empleado. Para los impuestos estatales de desempleo, la tasa de impuestos y la base salarial diferirán de un estado a otro. Sin embargo, un empleador puede tomar un crédito contra el desempleo federal por los montos pagados a los fondos estatales de desempleo, hasta un porcentaje fijo de salarios sujetos a impuestos.

Formulario w2

Los empleadores deben proporcionar a cada empleado un Formulario W2, que es un resumen anual de los salarios pagados y los impuestos retenidos. El empleador también presenta los Formularios W2 con el Servicio de Impuestos Internos y los departamentos de impuestos estatales. El formulario se debe entregar al empleado antes del 31 de enero del año siguiente, a aquél para el cual se presentarán los impuestos sobre la renta, por lo que para los empleados que presenten el impuesto sobre la renta para 2004, los empleadores deben proporcionar un Formulario W2, antes del 31 de enero de 2005.