Arbitraje

No obstante que el sistema legal brinda la oportunidad de resolver disputas en los tribunales, a veces es mejor evitar una demanda. Esa es la idea detrás de la Resolución Alternativa de Disputas (ADR), que incluye el arbitraje. El proceso de arbitraje involucra a un intermediario imparcial, generalmente un juez o un abogado, elegido de común acuerdo por las partes involucradas cuya misión es escuchar los argumentos de ambas partes y tomar una decisión vinculante y definitiva acerca de cómo resolver el problema, A diferencia de los litigios, las apelaciones rara vez se permiten en el arbitraje.

¿Cuándo el arbitraje es una opción?

Para resolver un problema a través del arbitraje, ambas partes deben aceptar el procedimiento. Esto es diferente al litigio, en el cual la parte que atiende una demanda debe responder o enfrentar un fallo por defecto. Entonces, como el arbitraje puede ser usado en lugar de una demanda civil en la mayoría de los casos, debe ser mutuamente acordado por las partes.

Los consumidores de bienes y servicios y los empleados de las empresas a menudo se ven obligados a resolver las disputas a través del arbitraje, porque en la mayoría de los casos han firmado acuerdos en ese sentido. Este es un escenario común, ya que las empresas preferirían no sufrir la vergüenza de un caso de un tribunal público. De hecho, es posible que la mayoría de los compradores en línea no sepan que al hacer clic en "sí" a los términos y condiciones de la compañía, también acordaron resolver cualquier disputa a través del arbitraje. Los empleados a menudo firman documentos similares cuando son contratados.

Resumen del proceso de arbitraje

El proceso comienza cuando una de las partes envía a la otra parte un aviso de su intención de arbitrar una disputa determinada, con un resumen de la base de la disputa. Similar a las quejas legales, la parte receptora tiene un tiempo limitado para enviar una respuesta. El siguiente paso es la selección de un árbitro, en el que cada parte tiene algo que decir (el proceso de selección generalmente se describe en el acuerdo de arbitraje). A veces se utiliza un panel de árbitros, pero la mayoría de los procedimientos de este tipo involucran a un solo árbitro.

Las reglas de arbitraje dependen en gran medida del contrato, que a menudo proporciona plazos y otros parámetros. Las partes también pueden consultar a los abogados para obtener más información sobre cómo funciona el proceso. Pero, en general, existen similitudes con los juicios en salas judiciales: entre ellos, la presentación de pruebas, los argumentos de las partes, el llamado a los testigos y el interrogatorio de las partes. Sin embargo, el arbitraje suele ser mucho más ágil para acelerar este proceso.

Una vez que se han completado las audiencias, el árbitro (o panel de árbitros) emite una decisión. El fallo suele ser definitivo y vinculante, pero a veces hay opciones para apelar.

Ventajas y desventajas del arbitraje

Este proceso ofrece ventajas y desventajas a las partes involucradas. Desde la perspectiva de las empresas, el arbitraje no plantea el riesgo de exponer información potencialmente embarazosa sobre la compañía, ya que no es un asunto público. También es un proceso rápido, en comparación con un juicio en el tribunal.

Mientras un proceso de este tipo se ve como una opción menos costosa para el litigio, realmente depende de la situación y a quién le pregunte. Si bien puede ser menos costoso para la empresa (si una empresa es una de las partes) que pagarle a un equipo de abogados, el arbitraje puede ser más costoso para la persona. A diferencia de un juicio civil, el demandante no puede diferir los honorarios legales hasta que este gane el caso. Y en los casos en que el tribunal de reclamos menores sería más fácil y más barato que el arbitraje, a menudo pone al consumidor o empleado en desventaja.