Ley del Limón

La compra de un auto es una decisión importante para la mayoría de las personas. Por esta razón, vale la pena educarse sobre el financiamiento de automóviles y las tácticas de venta de los concesionarios La información consistente al respecto es relevante en la medida que puede ahorrarle dinero y estrés a largo plazo. Hay una variedad de temas para obtener la mejor oferta posible de un automóvil nuevo o usado, además de múltiples maneras para protegerse incluso antes de visitar al concesionario. Existen las llamadas leyes de limón específicas para cada estado, una descripción general de las garantías extendidas de automóviles, consejos sobre cómo comprar un automóvil, cómo evitar el fraude en los concesionarios de automóviles y cuándo comunicarse con un abogado.

¿Qué es una ley "limón"?

Comprar un auto puede ser una experiencia emocionante. Sin embargo, esta emoción puede acortarse si hay algún problema con el automóvil. Las leyes limón tratan con el problema del mal funcionamiento irreversible de los autos nuevos. Estos tipos de leyes brindan protección al consumidor, a aquellos que han comprado "un limón". Sin embargo, solo porque piense que su automóvil es "un limón", no significa que califique como "un limón" según la ley.

Cada estado tiene sus propias leyes limón, por lo que es importante verificar con las leyes de su estado para ver si su automóvil califica como un limón. Si bien los detalles específicos de las leyes limón de cada estado varían, existe un marco general de leyes para ello. En general, un automóvil se considerará "un limón" si el automóvil:

1. Tiene un "defecto sustancial" (cubierto por la garantía), que ocurre dentro de un período específico de tiempo después de la compra, y

2. Continúa teniendo el defecto, incluso después de un "número razonable" de intentos de reparación.

El defecto sustancial y el número razonable de intentos de reparación dependerán de las definiciones en su estado. En la mayoría de los estados, un defecto importante es aquel que está cubierto por una garantía expresa y afecta una función o expectativa seria del automóvil. En el caso que exista tal defecto, el fabricante y/o el distribuidor generalmente reciben un número razonable de intentos para solucionar el problema antes que un automóvil se clasifique como "un limón". Nuevamente, cada estado tiene su propia definición de cuántos intentos de reparación son razonables.

Protección al consumidor y recursos

Además de las leyes estatales de limón, también existe una ley federal que protege a los compradores de cualquier producto que cuesta más de $ 25 dolares y viene con una garantía por escrito, conocida como la Ley de Garantía de Magnuson-Moss.Esta es una Ley diseñada para evitar que los fabricantes creen garantías totalmente injustas. La Ley también proporciona una vía para iniciar una acción para recuperar los honorarios de los abogados, durante una demanda. Por lo tanto, un profesional especializado en el tema puede ayudarlo a determinar si los términos de su garantía aumentan, a un nivel extremadamente injusto.

En el caso de que su automóvil cumpla con los requisitos para ser un limón, entonces está bajo la protección de las leyes de limón, y puede obtener un reembolso o un automóvil de reemplazo. Lo primero que debe hacer conforme a una ley de limón, es ponerse en contacto con el fabricante, que ya debería haber recibido un aviso debido a los intentos de reparación. Si no está satisfecho con el acuerdo que ofrece el fabricante, lo más probable es que tenga que someterse a un arbitraje antes de presentar una demanda contra el fabricante.

Contratar a un abogado del consumidor

Si cree que ha comprado "un limón" y considera que el proceso que lo ampara con la ley es demasiado difícil, o si el fabricante está actuando de manera inapropiada, puede comunicarse con un abogado con experiencia en el tema de los limones y fabricantes, que pueden orientarlo y asesorarlo.