Impugnación de testamentos

En términos generales es muy difícil cuestionar un testamento, aproximadamente el 99 por ciento de los testamentos pasan a través de la legalización sin problema. Los tribunales consideran que los testamentos son la voz del testador, es decir, la voz y la voluntad de la persona que lo escribió. Teniendo en cuenta esa persona ya no está aquí para corroborar sobre sus deseos, los tribunales se atienen a la voluntad o testamento de forma estricta. Cualquier persona que pueda tener un interés en obtener beneficios de un testamento, puede impugnarlo. Los más exitosos en lograrlo, suelen ser los cónyuges, y la mayor motivación a la que se hace referencia es que la persona carecía de capacidad testamentaria o que fue influenciada o persuadida indebidamente para escribir su voluntad de cierta manera.

Si se logra impugnar un testamento y se tiene éxito, este puede ser anulado en parte o en su totalidad, según sea lo formulado para hacerlo. A veces, se puede restablecer una disposición anterior, como la de un testamento hecho con anterioridad. Si se anula todo el testamento, el tribunal distribuirá la propiedad como si no hubiera existido ningún testamento. Esta distribución sigue las leyes testamentarias, y está guiada por relaciones familiares.

Capacidad testamentaria

La ley requiere que solo los adultos mayores de 18 años tengan la capacidad de elaborar un testamento. Se considera que menores carecen de la capacidad para hacerlo. Sin embargo, en algunas jurisdicciones, los menores que sirven en el servicio militar o los menores casados, tienen el derecho de constituir un testamento.

Asimismo, se presume que los adultos tienen capacidad testamentaria, pero cuando surge un litigio que desafía la capacidad testamentaria de un adulto, generalmente considerado sobre la base que el adulto tiene senilidad, demencia, locura, estaba bajo la influencia de una sustancia, o de alguna otra manera carecía de la capacidad mental para formular un testamento. Básicamente, para impugnar un testamento basado en la capacidad mental, debe demostrar que el testador (la persona que hizo el testamento) no entendió las consecuencias de elaborarlo en el momento de hacerlo. Más específicamente, la persona debe entender
con total sentido y claridad el alcance y valor de los bienes;
a quién se espera que beneficie o quiénes son los beneficiarios del testamento; de qué dispone él o ella, el significado de un testamento; y
cómo se relacionan estos elementos para realizar la distribución de los bienes.

Fraude, falsificación e influencia indebida

Se puede impugnar un testamento demostrando que fue concebido mediante fraude, falsificación o influencia indebida. Por lo general, esto implica que alguien manipule a una persona vulnerable, para que deje toda o gran parte de la propiedad al manipulador. El término "influencia indebida" simplemente significa que la persona careció del libre albedrío para negociar, debido al engaño llevado a cabo por el manipulador.

Testigos suficientes y adecuados

Una copia impresa del testamento debe estar fechada y firmada por el testador, en presencia de al menos dos testigos adultos. El estado de Vermont requiere tres testigos. La mayoría de los estados exigen que los testigos no sean personas nombradas como herederas en el testamento. Si en uno de estos estados se nombra a un testigo como beneficiario en el testamento, su donación puede ser anulada, pero no el resto del testamento.

Alrededor de la mitad de los estados sí permiten testamentos escritos a mano y sin testigos. Estos se denominan testamentos "holográficos", y deben estar escritos y firmados completamente con la letra del testador, y en algunos estados deben estar fechados. Las voluntades holográficas son las más fáciles de impugnar, porque no hay testigos. En el caso de una voluntad holográfica, el tribunal debe estar convencido de que todo está en la letra del testador, y que fue creado para servir como una voluntad del testador.

Las disposiciones del testamento

Cada estado tiene sus propias leyes sobre lo que debe contener un testamento legal válido. La mayoría de los estados requieren que el testamento declare explícitamente que es la voluntad del testador (la persona que creó el testamento); incluya al menos una cláusula de fondo, como dejar una determinada propiedad a un determinado heredero; y designe a un representante personal (ejecutor o ejecutora) para que sea responsable de invocar los términos cuando llegue el momento.

En muchos estados, el tribunal nombrará un albacea y hará cumplir la voluntad, incluso cuando el testamento haya nombrado su propio albacea.

Residencia del testador

Siempre que el testamento fuera válido y legal de acuerdo con las leyes del estado donde el testador tenía su hogar permanente, el testamento es válido en cualquier estado donde el testador fallezca.

¿Debería impugnar un testamento? Un abogado de planificación patrimonial puede ayudarlo a decidir.

Un testamento puede ser muy beneficioso para la familia y los seres queridos de un descendiente, pero hay ocasiones en que se debe dar un segundo vistazo a un testamento y posiblemente enmendarlo o desecharlo.

Si cree que no se deben hacer cumplir una o más disposiciones en un testamento, es posible que desee obtener la opinión de un profesional especializado en el tema Comience hoy mismo y asesorese de un abogado con experiencia en planificación patrimonial local.