Mala praxis de enfermeras

La mala práctica de enfermería, o negligencia de la enfermera, ocurre cuando la negligencia de una enfermera causa lesiones físicas a un paciente Esto generalmente ocurre en un entorno hospitalario, pero también puede suceder en una casa de retiro, una casa de convalecencia o en una residencia privada; en resumen, donde sea que trabaje una enfermera. Al igual que la mala praxis que involucra a los médicos, la práctica negligente en enfermería se produce cuando la enfermera no cumple con los deberes, de la misma forma ante la que una enfermera competente practicaría en una situación similar.

¿Cómo se puede evidenciar la mala praxis de enfermería?

Para probar la mala práctica de la enfermería, generalmente es necesario comprobar que la enfermera fue negligente. Demostrar negligencia implica demostrar que hubo un descuido en:

-Estándar de cuidado: la enfermera tiene la obligación de ejercer un estándar de cuidado para aplicar un procedimiento razonable y proporcionar un ambiente seguro para el paciente.
-Incumplimiento del deber: la enfermera no cumplió con este deber y no cumplió con el estándar de cuidado requerido, que una enfermera idónea y competente debería seguir.
-Causación: hubo una conexión casual entre la conducta de las enfermeras y la lesión del demandante.
-Daños: el demandante sufrió daños como resultado de la negligencia de las enfermeras; la enfermera ignoró o incumplió la norma de atención que se aplica a las profesionales de la salud en un campo similar. Esta brecha puede ser la causa de las lesiones del paciente, y las lesiones deben ser calculables en una figura monetaria.

¿Cuáles son algunos ejemplos de mala praxis de enfermería?

Algunos ejemplos comunes de actos que podrían constituir negligencia de enfermería incluyen:

-No tomar medidas u obviar un informe cuando sea necesario: Un ejemplo común es cuando la enfermera no notifica a un médico cuando un paciente ha caído al suelo, o de ha desconectado momentaneamente de algún conducto.
-Herir al paciente: esto ocurre comúnmente en relación con el equipo médico, como perforar no accidentalmente al paciente con una herramienta afilada, o dejar caer accidentalmente un objeto pesado sobre él.
-Administración inadecuada de medicamentos: Esto puede implicar una serie de actos negligentes, como administrar un medicamento incorrecto, administrar a un paciente la dosis incorrecta, insertar un aditivo en el momento incorrecto, etc.
-También es común que una demanda por mala práctica de enfermería implique acciones que no involucren directamente el contacto con el paciente. Por ejemplo, derribar equipo médico importante que necesita el paciente, puede considerarse negligencia, o cuando una enfermera abandona su turno para atender una llamada telefónica en medio del tratamiento, lo que puede producir una lesión para el paciente.

¿Puede el abuso verbal ser considerado mala práctica de enfermería?

Los actos verbales y no físicos de una enfermera son mucho más difíciles de probar en una demanda por negligencia de enfermería. En algunos casos, el abuso verbal de un paciente por parte de una enfermera puede constituir un reclamo por infligir angustia emocional. Esto se está volviendo especialmente común en casos que involucran abuso de parte de enfermeras en hogares de ancianos. Un ejemplo es cuando una enfermera habla repetidamente con dureza a un paciente o le grita constantemente.

Sin embargo, para tener éxito en una reclamación por infligir angustia emocional, por lo general, se debe demostrar que el abuso verbal causó algún tipo de lesión física real en el paciente, por ejemplo, si una enfermera le grita a un paciente y provoca un ataque cardíaco en el paciente. De igual manera, si un paciente simplemente se siente incómodo con la forma en que una enfermera les está hablando, será mucho más difícil prevalecer en un juicio, ya que la mala práctica requiere que los daños o las pérdidas del paciente sean calculables.

¿Quién puede ser considerado responsable de las malas prácticas de enfermería?

La responsabilidad por negligencia profesional de enfermería depende de muchos factores. Una de las principales preocupaciones es si la enfermera actuó a su propia discreción, o si simplemente siguieron las instrucciones de un superior (como un médico o cirujano).
Las personas que pueden ser responsables por la mala práctica de una enfermera pueden incluir:

El hospital

Un hospital puede ser responsable por la negligencia de la enfermera, si:

-La enfermera actuaba en beneficio del hospital.
-La enfermera era empleada del hospital y estaba supervisada por el hospital.
-La enfermera estaba haciendo un trabajo instruido por el hospital.
-Ningún otro médico instruyó a la enfermera.

El doctor asistente

Un médico tratante que supervisa a la enfermera también puede ser responsable de la mala práctica de la enfermera, si:

-El médico estuvo presente en el momento de la negligencia de la enfermera.
-El doctor estaba supervisando a la enfermera
-El médico tenía el control del trabajo de la enfermera y podría haber evitado la conducta de la enfermera.

En los casos en que tanto el médico como la enfermera actuaron de manera negligente, el propio hospital puede ser considerado responsable.

Este suele ser el caso en las demandas colectivas de mayor tamaño, en las que una gran cantidad de pacientes resultaron heridos debido a las políticas del hospital. La responsabilidad por mala práctica de enfermería generalmente implica el análisis de leyes de responsabilidad subsidiaria, que a menudo pueden ser complejas.

¿Necesita un abogado para que lo ayude con su reclamo por mala praxis de enfermería?

La mala práctica de enfermería es un área creciente de litigios, especialmente entre los ancianos. Si ha experimentado algún problema legal relacionado con la negligencia profesional de enfermería, puede contratar a un abogado de lesiones personales para obtener asistencia directa. Su abogado podrá ayudarlo a presentar un reclamo ante el tribunal y puede representarlo durante las audiencias, para que obtenga una compensación por sus pérdidas.