Abogado de Robo de Identidad

El robo y/o fraude de identidad son términos utilizados para referirse a toda clase de delitos en los que alguien extrae y utiliza erróneamente los datos personales de otra persona de alguna manera que implique fraude o engaño, usualmente para beneficio económico. Por ejemplo, una persona busca en el cubo o en las bolsas de basura de alguien más y toma un sobre con algunos registros de impuestos antiguos, encontrando su número de Seguro Social, fecha de nacimiento, y otra información de suma importancia. Suelen usar este tipo de información para abrir una tarjeta de crédito a nombre de la persona hurtada.

El siguiente es un resumen del delito conocido como fraude o robo de identidad, incluidas las leyes relacionadas y sanciones por delitos.

Leyes de robo de identidad

Las leyes de robo de identidad en casi todos los estados hacen que sea un delito el mal uso de la información que identifica a alguien, ya sea personal o financiera. Estos datos (incluidos números de seguro social, crédito historial y números PIN) usualmente se obtienen a través de:

  • El acceso ilegal de la persona que hurta a la información de entes gubernamentales o financieras, Correo perdido o robado, billeteras y carteras, identificación y tarjetas de crédito o débito.
  • El robo de identidad es uno de los delitos con más rápido crecimiento en E.E.U.U, quitando a sus víctimas el tiempo, el dinero y tranquilidad. Los ladrones de identidad a suelen usar Internet, pero también obtienen información personal y confidencial de botes de basura, por descuido de las personas y otras ubicaciones no seguras.
  • Debido al aumento del robo de identidad y las malas consecuencias para las víctimas, el Congreso aprobó una ley en 1998 haciendo de esta “fechoría” un delito federal. Acatando la Ley de robo de identidad y disuasión de suposiciones, se mantiene que es una ley federal que causa delito cuando una persona '' transfiere o usa a sabiendas, sin autoridad legal, un medio de identificación de otra persona con la intención de cometer, ayudar o incitar, cualquier actividad ilegal que constituye una violación de la ley federal, o un delito grave bajo cualquier Estado aplicable o la ley local".
  • Después de esta ley surgió la Mejora de Penalizaciones por Robo en 2004, que aumentó las sanciones por robo de identidad “agravado”, y requiere que los tribunales impongan sentencias adicionales de dos años por delitos generales y 5 años por delitos relacionados con el terrorismo.

Existen diversas agencias gubernamentales que están involucradas en la investigación y el enjuiciamiento de delitos de robo de identidad, incluyendo:

  • Oficina Federal de Investigaciones
  • Comisión Federal de Comercio
  • Servicio Secreto
  • Servicio de Inspección Postal
  • La FTC (comisión general de comercio), en particular ayuda a coordinar a otras agencias federales y proporciona recursos para aplicación de la ley, consumidores y empresas.

Robo de identidad despistado

A diferencia de un robo o hurto, el robo de identidad a menudo ocurre sin el conocimiento de la víctima. Éstas únicamente se dan cuenta del delito después de ver cargos extraños en sus extractos de tarjeta de crédito o préstamos solicitados a cargo de la víctima no emitidos por el propietario. Si bien la prevención es siempre la mejor alternativa, a veces la información personal es expuesta a través de infracciones de seguridad en bancos o empresas con las que hace negocios. El robo de identidad puede suceder incluso a consumidores bien preparados.

Si bien sus huellas digitales son exclusivas para usted y no pueden ser entregadas a otra persona para su uso, si se le puede dar mal uso de datos personales, si caen en las manos equivocadas, y así obtener beneficios personales a su cargo.

En un caso notorio de robo de identidad, el criminal, un delincuente convicto, incurrió en más de 100,000 dólares de deuda de tarjeta de crédito, obtuvo un préstamo federal para vivienda y compró casas, motocicletas y pistolas a nombre de la víctima. Incluso llamó a su víctima para burlarse de él. El criminal obtuvo una breve sentencia por hacer una declaración falsa para obtener un arma de fuego, pero no hizo restitución a su víctima por cualquiera de los daños que había causado. Casos como este fueron los que hicieron que el Congreso proclamara el robo de identidad como un delito federal.

Obtenga ayuda legal con su caso de fraude de identidad

Las leyes de robo de identidad son diferentes en todos los estados y, como se puede ver, también hay leyes federales que se aplican con relación a este delito. Para comprender las leyes en su área y cualquier posible responsabilidad penal, comuníquese con un Abogado experimentado en defensa criminal.