Perjurio

Los jurados y jueces a menudo basan sus veredictos, sentencias u otras decisiones importantes en testimonios juramentados y documentos firmados. Las declaraciones dadas bajo juramento y ciertos documentos legales se presumen verdaderas, o al menos hechas de buena fe. Pero, ¿cómo sabemos con seguridad que los testigos y otras partes involucradas en un asunto legal están diciendo la verdad? No siempre podemos estar seguros, pero aquellos que son atrapados a sabiendas engañando a un tribunal enfrentan serios cargos penales de perjurio.

Para que se configure un acto de perjurio se requiere hacer a sabiendas, con el conocimiento que son falsas o engañosas, declaraciones bajo juramento o firmar un documento legal que usted sepa que es falso o engañoso. Este delito se toma muy en serio porque la base del sistema legal depende de la confianza y la credibilidad. Después de todo, solo una declaración juramentada tiene el poder de inclinar la balanza de la justicia y alterar sustancial y/o dramáticamente la vida de alguna persona.

El perjurio se considera un crimen contra la justicia, ya que la mentira bajo juramento compromete la autoridad de los tribunales, los grandes jurados, los órganos de gobierno y los funcionarios públicos.

Otros delitos contra la justicia incluyen el desacato penal a la corte, la violación de la libertad condicional y la manipulación de pruebas.

Ejemplos de perjurio

Hay varias formas diferentes de perjurar, pero el delito se comete en declaraciones hechas bajo juramento o en documentos firmados. Aquí se presentan unos ejemplos:

Mientras completa una declaración juramentada durante los procedimientos de manutención de menores en el tribunal de familia, un individuo subestima intencionalmente sus ingresos mensuales en $2,000 dólares, firma el documento impreso y lo archiva con el secretario del juez.

Una persona jura y testifica en el juicio que la persona acusada estaba almorzando en su casa cuando ocurrió el crimen por el cual se le somete a juicio. Sin embargo, los recibos de tarjetas de crédito y los registros de teléfonos móviles indican lo contrario.

Un individuo omite intencionalmente los $15,000 dólares que ganó en un casino en su declaración de impuestos federales, que firma y envía al IRS.

En todos estos ejemplos, la evidencia del crimen por lo general sale a la luz cuando el testimonio o las declaraciones firmadas entran en conflicto directamente con la información verificable. El hombre que subestimó sus ingresos mensuales, por ejemplo, probablemente sería atrapado por las autoridades cuando los registros de nómina de su empleador indican un ingreso más alto.

Dado que los testigos y otras personas involucradas en los procedimientos legales pueden proporcionar involuntariamente un testimonio falso de buena fe, los fiscales deben poder demostrar la intención de engañar o confundir/falsear. Por ejemplo, un testigo de un robo atestigua que el sospechoso tenía ojos verdes y una cicatriz en su mejilla izquierda, pero otra evidencia apunta a un sospechoso con ojos azules y una cicatriz en su mejilla derecha. A menos que los fiscales puedan probar que el testigo estaba tratando de proteger al agresor mintiendo a sabiendas sobre hechos clave, la persona no ha presentado un falso testimonio sólo porque los recuerdos fijados en su memoria del incidente son confusos.

Penalizaciones

Las penas estatales y federales por perjurio incluyen multas y/o penas de prisión tras la condena. La ley federal (18 USC § 1621), por ejemplo, establece que toda persona declarada culpable del delito será multada o encarcelada hasta por cinco años. La mayoría de las leyes estatales tienen disposiciones similares, pero los jueces suelen tener discreción para usar la indulgencia (incluida la libertad condicional en lugar de una pena de prisión) cuando sea apropiado.

Y si lo condenan, incluso puede perder su sustento. Si trabaja en una profesión donde se valora la veracidad, como la profesión legal, la aplicación de la ley y algunos trabajos de servicio público, podrían hacer perder su licencia profesional.

El perjurio rara vez se cobra y es difícil de probar. Sin embargo, la amenaza de perjurio es a menudo una herramienta que los fiscales utilizan para garantizar que los testigos brinden testimonios sinceros y obtengan respuestas veraces en sus testimonios.

¿Tiene más preguntas sobre el perjurio? Hablar con un abogado sería lo correcto

El perjurio es considerado un delito muy grave contra la integridad del sistema de justicia. Si ha sido acusado del delito o tiene preguntas adicionales, debe consultar con un abogado de defensa criminal para hablar sobre su situación y buscar una asesoría.