Malversación de fondos

El crimen de malversación de fondos fue creado para llenar un vacío legal en los estatutos de robo, hurto de la ley inglesa. En la ley inglesa antigua, el robo, hurto acarreaba un delito, pero no había infracción con malversación. La persona que malversa está en posesión legal del dinero o la propiedad, sencillamente no se la devuelve al dueño y le da el uso para fines no autorizados.

Definición de malversación

El delito de malversación se presenta cuando una persona, tiene posesión ilegal de la propiedad de otro, la cambia o toma esa propiedad para su propio uso y no tiene intención de devolverla.

Como caso típico, un empleado de oficina puede tener todo el derecho de manejar el pequeño dinero para un negocio, pero en el instante en que usa el dinero para comprarse un teléfono celular para uso personal sin autorización, los ha malversado.

Un punto significativo con relación a la conversión, o la toma de la propiedad, es que tiene que hacerse y demostrarse que existió verdadera intención de quitarle al propietario sus derechos. Los hechos de malversación de fondos alcanzan a incluir los siguientes aspectos con respecto a los fondos o propiedad de otra persona:

Usándolos, vendiéndolos, obsequiándolos, ocasionándole algún daño grave y también impidiéndole permanentemente el uso del propietario.

Es importante saber que simplemente con mover una propiedad a corta distancia, o infligir daños leves, o el uso mínimo de la propiedad puede no ser suficiente para constituir un desfalco y asimismo, un delito.

¿Quién comete malversación?

Este tipo de delito se presenta con mayor frecuencia en los campos laboral y corporativo de las empresas. Generalmente, la persona que realiza una malversación es un empleado de confianza al que se le ha proporcionado acceso a la propiedad o al dinero de otra persona con el fin de administrar, monitorear y hasta usar los activos para los mejores intereses del propietario, en cambio, se apropia ilícitamente de los activos para su propiedad, su propio beneficio y uso personal. Este tipo de personas suelen ser empleados de confianza, un socio comercial o un trabajador contratado. Ejemplos frecuentes son cajeros de banco, empleados de tiendas, gerentes de oficina, contadores, gerentes financieros o corredores de bolsa.

La malversación puede aplicarse a cualquier tipo de propiedad

En ciertos casos unos malversadores simplemente toman grandes cantidades de dinero a la vez, en caso contrario, otros malversan pequeñas cantidades por un largo período de tiempo. Las técnicas utilizadas para malversar pueden distinguirse muchas veces unas de otras y, con frecuencia, son sorprendentemente creativas. Logran incluir facturación fraudulenta, cheques de nómina a empleados ficticios, falsificación de registros, esquemas financieros "Ponzi" y más.

El delito de malversación no necesariamente es por dinero. La conversión de propiedad de la empresa, como computadoras portátiles o vehículos de la empresa, de igual forma se considera malversación. Ocasionalmente, las leyes estatales de malversación de fondos contienen también la toma de bienes inmuebles conjuntamente con los bienes personales.

Elementos del delito de malversación

Los elementos para probar el delito de malversación de fondos discrepan en las variadas leyes estatales, pero generalmente deben estar presentes cuatro elementos:

Tiene que haber una dependencia administradora entre las dos partes; en otras palabras, debe haber una dependencia de una de las partes,

El acusado de malversación debe haber adquirido la propiedad mediante de la relación (y no de alguna otra manera),

El acusado tiene que haber tomado posesión de la propiedad o haber transferido la propiedad a otra persona,

Las acciones tomadas por el acusado deben haber sido intencionales,

La malversación igualmente puede ser un delito federal.

Adicionalmente, del entorno corporativo, la malversación del mismo modo puede realizarse con fondos públicos o propiedad del gobierno. Varias leyes federales prohíben y castigan la malversación de fondos públicos, herramientas para la falsificación, registros o cualquier elemento de valor que sea susceptible de ser malversado.

Casos de malversación famosos

Uno de los casos de malversación más famosos en los tiempos modernos es el caso de Bernie Madoff. Este utilizó un esquema Ponzi también conocido como esquema de pirámide para engañar a sus clientes de inversión con millones de dólares. Sus clientes le confiaron los ahorros de vida que luego utilizó para financiar su ostentoso estilo de vida, un caso clásico de malversación de fondos.

Indudablemente, existen los grandes casos de malversación, pero no faltan además malversadores de poco impacto. Por ejemplo, Las Girl Scouts regularmente reportan casos de malversación de fondos de Cookie de Girl Scouts con montos robados de menos de $ 50,000 dólares.

¿Estafado con malversación? Proteja sus intereses y contacte un abogado

Como es posible observar, los elementos más habituales para probar un cargo de malversación dejan muchas brechas para su defensa. El gobierno tiene la obligación de probar todos los elementos de este delito según las leyes de su estado. No obstante, no sobra utilizar una defensa proactiva que establezca acciones que refutan los elementos. Lo esencial es poseer un defensor con experiencia y confiable a su lado, con amplios conocimientos en defensa criminal.