Ley Juvenil

Las personas menores de 18 años que cometen algún delito ingresan al sistema de justicia juvenil en lugar de ingresar al sistema de justicia penal para adultos. Aunque, muchos de los delitos ejecutados por estos adolescentes pueden ser los mismos, los delincuentes juveniles están sujetos a leyes y procesos diferentes a los de los adultos que han sido acusados de delitos similares.

Crimen juvenil

No obstante es un tipo de ley penal, la ley de delitos juveniles solo trata con personas menores de edad, que son tratadas de manera muy desigual a los adultos en la ley penal, y generalmente tienen sus propios tribunales de justicia.

Los menores de 18 años que cometen una agresión o que violan las normas y estatutos determinados son identificados como delincuentes juveniles, o menores delincuentes. Las leyes que rigen la delincuencia juvenil son en la gran mayoría promulgadas y reguladas de manera autónoma estado por estado.

Esta sección contiene artículos que describen el desarrollo del sistema de justicia juvenil, brindando información básica sobre las implicaciones que acarrea una condena juvenil y ofrecen ejemplos de los tipos más comunes de delitos juveniles.

Procedimiento penal en el juzgado de menores

Los tribunales de menores atienden casos concernientes a:

Delincuentes juveniles

Jóvenes de irremediable conducta

Delincuentes de estatus, y

Cuestiones de negligencia, abandono o abuso infantil.

Estos tribunales se consideran civiles, no penales y el menor es acusado de realizar un hecho delictivo, en lugar de realizar un delito.

Cuando un juez determina que un menor ha cometido un acto delictivo, él o ella declaran que el menor está bajo el resguardo de la corte, y se le permite una extensa discreción al lapso de desechar el caso. Esto puede contener la suspensión de su licencia de conducir, la cancelación de una multa, prestar servicio comunitario, el consejero y/o recomendación, la libertad condicional, la reclusión domiciliaria, la colocación en el domicilio de un allegado o en un hogar de acogida o grupo, e incluso el encarcelamiento en correccional para menores. En casos extremos, el juez puede enviar al joven a una cárcel de adultos o prisión estatal.

Instalaciones correccionales juveniles

Además de los tribunales de justicia expertos para delitos juveniles, también pueden ser confinados y recluidos en instalaciones separadas, comúnmente llamadas correccionales juveniles. Estas incluyen instalaciones a corto plazo nombradas salas juveniles o centros de detención juvenil y, para tiempos prolongados instalaciones aseguradas para menores. Este sistema de correccionales incluye trabajadores sociales y oficiales de libertad condicional, y el objetivo final es rehabilitar y recuperar al delincuente y disuadirlo de la posterior repetición de delitos.

Buscando los servicios de un abogado de menores

En muchos casos, se designará un defensor público si el menor no tiene ingresos o recursos que excedan un patrimonio económico específico. Los servicios anteriores al juicio, el juez determinará si un acusado en particular necesita un defensor público. A un menor que no muestre suficiente necesidad financiera se le solicitará que contrate a su propio abogado. En algunas áreas, si se toma una determinación de escasez parcial, se puede ordenar que el acusado pague al tribunal algunos de los costos de un abogado.