Hurto en tiendas

"Robar en una tienda" usualmente se refiere al robo o extracción de mercancía en una tienda o lugar de negocios. Robar en un negocio es un tipo de hurto, que simple y llanamente significa tomar la propiedad de otra persona sin su consentimiento, con la intención de despojar permanentemente al propietario de la propiedad tomada.

Aunque los estados pueden castigar el robo en tiendas según sus leyes de robo o hurto, dependiendo de las características de cada cual, muchos estados han decretado estatutos para abordar específicamente el robo en tiendas. Los estados pueden referirse al delito con otros nombres, incluyendo "robo al por menor" y "ocultamiento de mercancías".

Elementos de robo

Las leyes en cada estado varían, pero en general los delitos de hurto en las tiendas incluyen dos elementos básicos:

1. Intencionalmente ocultar o tomar posesión de artículos que se dan para la venta; y

2. La intención de privar al propietario legal de los artículos (típicamente la tienda) de la posesión de los artículos, sin cancelar el precio estipulado de compra.

En definitiva, esto representa que en la mayoría de los estados, uno puede violar las leyes de robo en una tienda, sin intentar salir de una tienda con productos robados. Naturalmente ocultar el producto, dentro o fuera de la tienda, a menudo será considerado como un hecho punible suficiente. La persona debe tener la intención de sacar el artículo de la tienda; sin embargo, muchos estados piensan que el acto de ocultar mercadería es una prueba con un propósito (intención).

Asimismo, ocultar un artículo para evitar pagarlo, del mismo modo, las leyes de robo de tiendas hacen que sea ilegal hacer artimañas para evitar pagar el precio completo de la compra por el producto o artículo. Esto puede incluir alterar las etiquetas de precios, manipular los artículos y colocarlos en diferentes estantes.

Gravedad de los cargos de robo

Al igual que los cargos por distintos tipos de robo, la severidad de los cargos de robo en tiendas casi siempre depende del precio de los bienes involucrados. Si se roban armas de fuego, explosivos o dispositivos incendiarios, la severidad de los cargos aumenta en muchos estados.

Las leyes de los estados frecuentemente incluyen una variedad de cargos, y pueden permitir a los jueces la reserva para decidir qué cargos implementar en un caso determinado. En muchos estados, el rango de cargos por robo en tiendas va desde una "infracción" de bajo nivel, hasta delitos menores y diferentes grados de cargos por delitos graves. Mientras en otros estados, cualquier ofensa de robo en una tienda será acusada como mínimo de un delito menor.

Especialmente, las infracciones resultan pactarse en una multa. Según el estado, los cargos por delitos menores pueden terminar en la cárcel (menos de un año), y/o libertad condicional. Los delitos graves pueden implicar en una sentencia de cárcel por más tiempo, libertad condicional y/o una multa mayor.

Las leyes estatales varían considerablemente en la severidad de los cargos de robo. En algunos lugares, cualquier ofensa de robo en una tienda puede representar un veredicto de encarcelamiento para el ladrón.

Detención de ladrones en la tienda

Aunque existe el arresto de un individuo, los que son privados de libertad, generalmente no pueden retener legalmente a las personas contra su voluntad. Al hacerlo, se abre la puerta a la responsabilidad civil e incluso penal por falsa o aparente detención. Sin embargo, muchos estados han decretado leyes que autorizan únicamente a las tiendas y sus empleados a detener a personas dudosas de robar en ciertos casos. Estas leyes sirven para resguardar a las tiendas de juicios que reclaman encarcelamiento falso o arresto falso.

En si estas leyes varían, los dueños de las tiendas y sus empleados autónomamente pueden retener a una persona cuando tienen una causa probable para sospechar un robo. No obstante, cualquier detención de este tipo de hurto, debe ser acertado en duración y manera de causarse. Las detenciones sin causa probable, por una cantidad de tiempo inconcebible, o de manera irrazonable, pueden dejar la tienda abierta a la responsabilidad por falso encarcelamiento y posiblemente otras reclamaciones.

Lo que constituye una causa probable para sospechar de un robo en una tienda se reduce a cada caso específico. La simple sospecha no será suficiente. La mayoría de los estados requieren que la tienda o sus empleados tengan pruebas que lleven a una persona razonable a creer que el robo de tiendas ha ocurrido o estaba en progreso. Si la tienda basa su detención de un sospechoso de hurto en información de un informante no empleado, ese informador debe tener una base razonable para sospechar de un robo.

Si una detención se piensa que es irrazonable se establece caso por caso, pero hay factores que pueden llevar a la detención a un área irrazonable rápidamente. Los tres factores más comunes son:

1. La duración de la detención.
2. EL propósito de la detención y
3. La fuerza que se utilizó.

Una detención descomunalmente larga se extendió con el propósito de afirmar una confesión o una liberación de responsabilidad de la tienda, o el uso de fuerza excesiva se creería irrazonable según las leyes de muchos estados. Una detención irrazonable podría dejar la tienda y sus empleados abiertos a la responsabilidad por el encarcelamiento falso y posiblemente otras reclamaciones, como asalto o agresión.

Obtenga ayuda legal con sus cargos de robo

Depender de las leyes de su estado y de agentes específicos, como el valor de cualquier artículo que robe en una tienda, si enfrenta cargos de robo en tiendas, podrían tratarse como infracciones, delitos menores o delitos mayores, y podría resultar en encarcelamiento, libertad condicional y/o multas. Debido a estas posibilidades tan diversas y confusas, querrá informarse más en detalle sobre su situación específica conversando con un abogado de defensa criminal para conocer de cerca sus derechos y sus posibilidades ante un hecho de hurto o robo en tiendas.