Homicidio voluntario

El homicidio voluntario se define comúnmente como un homicidio intencional en el que el agresor no tenía ninguna intención previa de matar, como un asesinato que se produce por el "calor de la pasión". Los sucesos que conducen al asesinato deben ser de la impronta que produciría que una persona razonable se perturbara emocional o mentalmente; de lo contrario, el asesino puede ser acusado de homicidio en primer grado o en segundo grado.

Por ejemplo, el esposo al regresar a su a casa encuentra a su esposa en la cama con su amante. En la confusión del momento, el marido toma un palo de golf que se encuentra al lado de la cama y golpea al intruso en la cabeza, causándole una muerte instantánea.

En el contexto de homicidio, esta ofensa se encuentra en algún lugar entre el asesinato de otro con malicia pensada (también conocido como asesinato) y la toma probada, justificada o privilegiada de la vida que no constituye un delito, como algunos casos de defensa propia. Se halla dentro de una variedad de dictámenes potenciales y sanciones por homicidio voluntario y, a menudo, el juez decide sobre la sentencia.

El homicidio voluntario es un criterio aparte del homicidio involuntario y tiene diversas opiniones que lo definen según el estado en que se produce el crimen. Por el contrario, el homicidio involuntario ocurre cuando una persona muere como resultado de un acto ilegal no criminal del acusado o como efecto de la ineptitud o imprudencia del mismo acusado.

Un asesinato en el "calor de la pasión"

La ley federal puntualiza el homicidio voluntario como la matanza ilegal de una persona sin malicia se desencadena una pelea imprevista o un calor apasionado.

El significado exacto de la intensidad de la pasión es diferente según la situación, pero el término sustancialmente se refiere a una emoción excesiva e irresistible que una persona normalmente razonable experimentaría bajo idénticas circunstancias. Esta idea de un impulso irresistible difiere con la idea de premeditación presente en el asesinato en primer grado, y la justificación y demostración de uno obligatoriamente niega al otro.

Como el caso que, si X persona ve a un perfecto desconocido, Y, que profana un monumento religioso y se enoja con una rabia incontrolable durante la cual lo mata, el estado factiblemente acusará a X de homicidio voluntario, no de un asesinato. Si, desde otro punto de vista, X tenía un odio incontrolable hacia Y por su crítica de la fe de X, se escondió y esperó a que Y profanara el monumento con la intención de matarlo, entonces el estado quizá lo trasladaría a un cargo de asesinato contra X.

Defensas al homicidio voluntario

Las defensas potenciales por homicidio voluntario son parecidas a otros cargos de homicidio. Una persona que se enfrenta a una acusación de homicidio voluntario podría intentar demostrar que ciertamente no cometió el delito, alegar que sus acciones fueron justificadas o argumentar que su comportamiento no cumplió con las características del homicidio voluntario. Puede haber otras defensas disponibles de acuerdo con la ley estatal específica que se aplique. Por ejemplo, si el acusado mata en defensa propia, pero fue el agresor original en la situación que llevó al homicidio, el estado podría potencialmente acusar el delito como homicidio voluntario. Adicionalmente, el homicidio voluntario del mismo modo puede abarcar un homicidio que se produce sobre la base de la creencia honesta pero irrazonable del acusado de que una situación requiere una fuerza mortal.

Leyes de homicidio voluntario del estado

Diferentes leyes estatales tienen disimiles definiciones de homicidio voluntario. Las leyes de California definen el homicidio voluntario como "el homicidio ilegítimo de un ser humano sin malicia, en una pelea repentina o en el calor de la pasión". Una persona en Nueva York es culpable de homicidio en primer grado (homicidio voluntario) cuando tiene la intención de causar la muerte de otro, pero lo hizo bajo la influencia de un trastorno emocional extremo.

Algunos estados como Texas no tienen una definición separada para el homicidio voluntario, sino que el asesinato puede ser degradado a segundo plano si el acusado demuestra la defensa positiva de una pasión repentina como un homicidio que sucede con la creencia errada de que el asesinato fue justificado. Algunos estados tienen casos específicos que definen como un homicidio voluntario. Por ejemplo, Illinois enumera el asesinato intencional de un feto como un homicidio voluntario.

Obtenga ayuda legal con su caso de homicidio voluntario

Si enfrenta cargos muy graves como un homicidio voluntario, es muy probable que deba buscar la ayuda y asesoría de un abogado experto en defensa criminal. Si no lo ha hecho, debe hacerlo de inmediato para comprender las penalidades por los cargos que enfrenta y las defensas disponibles para usted a medida que avanza el caso. Incluso para delitos menos graves o para evaluar las evidencias y acuerdos de culpa de los miembros de la familia, su mejor opción es contactar a un abogado de defensa criminal.