Complicidad

La complicidad es el acto de ayudar o alentar a otra persona a cometer un delito. También se le conoce comúnmente como ayuda e instigación. Se dice que quien colabora es cómplice. Pero, aunque un cómplice no cometa realmente el delito, sus acciones ayudaron a alguien a cometer el delito.

El concepto de responsabilidad cómplice significa, que un cómplice enfrenta el mismo grado de culpa y castigo que la persona que cometió el crimen. De hecho, los cómplices pueden enfrentar las mismas penas, incluida la pena de prisión. La consideración clave es si el individuo alentó o asistió intencional y voluntariamente en la comisión del delito, o (en algunos casos) no lo evitó.

Elementos de responsabilidad del cómplice

Con algunas variaciones, dependiendo del estado, un fiscal debe poder probar los siguientes cuatro elementos para condenar a alguien por ser cómplice, o para ayudar e instigar:

-Un crimen fue cometido por otro individuo;
-El acusado "ayudó, aconsejó, ordenó o alentó" a la otra persona en la comisión del delito.
-El acusado actuó con el estado mental requerido en su jurisdicción, por ejemplo, a sabiendas o con propósito, para ayudar en el crimen (Mens Rea - El estado mental de un acusado).

Ejemplos de complicidad

Los siguientes ejemplos ilustran las muchas maneras en que una persona puede ser cómplice de un acto criminal:

-Sirviendo como el conductor de la escapada en un robo a un banco.
-Apagar el sistema de alarma de una joyería en la que trabajas, sabiendo que será robado más tarde esa noche.
-Prestar un arma a alguien que usted sabe está planeando cometer un delito.
-Dirigir un vehículo a una calle sin salida, donde usted sabe que un ladrón de coches armado está esperando.

La diferencia entre la complicidad y la conspiración

Cuando un individuo asume un papel activo en la planificación de un crimen, el crimen puede ser de conspiración. Un conspirador está de acuerdo con otros para cometer un crimen futuro, mientras que un cómplice asiste, de alguna manera, en la comisión real de un crimen. Además, a diferencia de los cómplices de un crimen, los conspiradores pueden ser culpables, incluso si su plan no es llevado a cabo.

Ejemplo: si un grupo de individuos se reúne, acepta planear y cometer un robo y toma una acción abierta para cumplir su plan (por ejemplo, comprar un automóvil, armas y herramientas para el robo), cada uno de ellos podría ser acusado del delito de conspiración para cometer robo, incluso si el robo nunca sucede. Sin embargo, si los individuos cometen el robo planificado, pueden ser acusados de conspiración y robo (como principales o cómplices, dependiendo de su papel en el robo).

Obtenga ayuda legal con sus preguntas sobre la complicidad o la responsabilidad de cómplice

Ser acusado de responsabilidad cómplice es un asunto serio. Ya sea que el gobierno lo esté acusando de ser el cerebro criminal o manejar el auto de escape, debe buscar asesoría legal antes de tomar una decisión sobre su caso. Hable con un abogado experto en defensa criminal en su área, para responder sus preguntas iniciales sobre la complicidad o los cargos como cómplice de un delito.