Tropiezos y caídas

"Resbalón y caída" es una expresión usada para determinar la existencia de un caso de lesiones personales en el que una persona resbala o tropieza y producto de esa acción se lesiona en la propiedad de otra persona. Estos casos particularmente pertenecen a la categoría más amplia de casos conocidos como reclamos de "responsabilidad de los locales". Los accidentes por resbalones y caídas son los que comúnmente suceden en la propiedad de una persona o que son perentoriamente mantenidas por otra persona, y el propietario puede ser legalmente responsable.

Existen condiciones peligrosas catalogadas como resbalones y caídas producidas por factores tales como: alfombras rotas, cambios de nivel en el piso, escasa iluminación, escaleras angostas, un piso húmedo, entre otras circunstancias pueden causar que una persona se resbale y termine lesionado. Lo mismo ocurre si alguien tropieza por caminar en una acera pública rota o agrietada, o se cae por un tramo de unas escaleras. Asimismo, pueden ocurrir este tipo de eventos cuando alguien se resbala o se cae al aire libre debido a la lluvia, el hielo, la nieve o un peligro oculto, como un bache en el suelo. En cualquiera de las situaciones mencionadas, el demandante debe haber sufrido algún tipo de golpe o lesión, por menor que sea, para así acceder a solicitar una compensación monetaria

Demostrando fallas en casos de resbalones y caídas

No hay una manera precisa de comprobar cuándo alguien más es legalmente responsable de sus lesiones si se resbala o tropieza. Cada caso se basa en que si el dueño de la propiedad actuó con cuidado para que no ocurriera el accidente o si fue descuidado al no percatarse o evitar la condición que causó la caída. Por esta razón, una persona que resulte lesionada por un resbalón y caída en la propiedad (inmueble, local etc.) de otra persona, debe probar que la causa del accidente fue una condición peligrosa y que el dueño de la propiedad sabía de ante mano de la condición peligrosa y no actuó consecuentemente. Una condición peligrosa debe presentar un riesgo absurdo para una persona en la propiedad, y debe haber sido una condición que la parte lesionada no debería haberse percatado y desde luego, anticipado bajo las circunstancias que ocasionaron la lesión. Este último requisito implica que las personas deben conocer y evitar los peligros evidentes.

Para establecer que un propietario o arrendatario de una propiedad estaría al tanto de una condición peligrosa se debe demostrar lo siguiente:

El propietario, o arrendatario no advirtieron la condición de peligro;

El propietario estaba al tanto que la condición existía y no la corrigió (negligentemente); o

La condición existió durante un período de tiempo tal que el propietario o poseedor debería haberla descubierto y corregido antes del resbalón y la caída sucedieran.

Para que un propietario o poseedor de una propiedad sea considerado responsable, debe haber sido predecible que su negligencia pudiera crear el peligro en cuestión.

Partes responsables

Para contemplarse la existencia de una lesión por resbalones y caídas sufrida en la propiedad de otra persona, debe haber una parte responsable cuya negligencia haya causado la lesión. Esto suena obvio, pero muchas personas no se percatan del hecho que algunas lesiones son simplemente accidentes causados en la mayor parte de los casos, por su propio descuido.

Propiedad comercial

Si una persona resbala o tropieza, se cae y se lesiona debido a una condición peligrosa en la propiedad, tendrá que demostrar que el dueño de la propiedad no tomó las medidas razonables para responder a la condición insegura, es decir, que el dueño sabía o debía estar consciente del riesgo de causar un accidente en la propiedad y de tal manera, a pesar de saberlo, no corrigió la anomalía, o no hizo las advertencias adecuadas acerca del peligro en la propiedad, en este caso la responsabilidad está definida por el sentido común. La ley establece la responsabilidad teniendo en cuenta si el propietario u ocupante de la propiedad fue cuidadoso al decidir si los pasos que el propietario u ocupante tomaron para mantener la propiedad segura fueron razonables.

En consecuencia, en los accidentes por factores relacionados por resbalones y caídas en propiedades comerciales, a menudo hay varias personas o entidades que pueden ser consideradas responsables de las lesiones de alguien.

Propiedad residencial

Del mismo modo en ambientes residenciales, los propietarios pueden ser responsables ante inquilinos o terceros por lesiones por resbalones y caídas en propiedades de alquiler. Para responsabilizar a un propietario por una lesión, el inquilino debe demostrar que:

Si el propietario tenía control y conocimiento sobre la condición que causó el resbalón y la caída;

Si reparar la condición anormal no hubiera sido extremadamente costoso o difícil;

Si el daño grave causado fue la consecuencia previsible de no arreglar la condición; y,

Si el hecho que el propietario no haya tomado las medidas razonables para evitar un accidente provocó lesiones por resbalones y caídas del inquilino.

Propiedad del gobierno

Cuando ocurre una lesión por resbalones y caídas en una propiedad de una entidad del gobierno local, estatal o federal, se aplicarán reglas especiales. Particularmente, existen obligaciones de notificaciones precisas y amplias disposiciones de inmunidad que a veces resguardan a las entidades gubernamentales de la responsabilidad por las lesiones que puedan ocurrir en su propiedad.

¿Presentando un reclamo de resbalones y caídas?

Antes de presentar un reclamo o una demanda por un accidente de resbalón y caída, prepárese para demostrar que el propietario comparte cierta responsabilidad por su accidente. Es este caso es muy importante contrarrestar esta evidencia, pues de ser exitoso, podría eliminar una gran parte significativa de cualquier adjudicación legal y por consiguiente un fallo compartido que seguramente reducirá el valor monetario del acuerdo.

Independientemente de lo anterior, la mejor opción es asesorase con un abogado especializado para que lo provea la más acertada información acerca de las acciones a emprender en el caso de estar involucrado en un incidente de resbalones y caídas.