Intoxicación alimentaria

La intoxicación alimentaria (también conocida como "enfermedad transmitida por los alimentos" es causada por la ingestión de alimentos que en mal estado (contaminados), con microbios hongos y bacterias causantes de enfermedades (patógenos-infecciones). Los virus, parásitos y otras toxinas transmitidas por los alimentos (sustancias químicas tóxicas o sustancias nocivas producidas por microbios y otras células u organismos vivos) también pueden ser causa de enfermedades. Los microorganismos se pueden propagar de varias maneras, invadiendo nuestro organismo, pero se debe realizar un diagnóstico efectivo, pues no siempre es seguro si una enfermedad es transmitida por los alimentos.

Se han identificado más de 250 tipos diferentes de intoxicación alimentaria. Debido a que distintas enfermedades tienen diferentes síntomas, no hay un "síndrome"(manifestaciones o padecimientos) que pueda denominarse "intoxicación alimentaria" o "enfermedad transmitida por los alimentos". Sin embargo, los microbios o toxinas generalmente ingresan al cuerpo a través del tracto gastrointestinal, y con frecuencia causan síntomas comunes, como náuseas, vómitos, calambres abdominales y diarrea por un periodo de tiempo indeterminado.

Según las estadísticas se estima que 76 millones de casos de enfermedades transmitidas por alimentos ocurren cada año en los Estados Unidos. La gran mayoría de estos casos son leves y causan síntomas solo por un día o dos. Algunos casos son más graves. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU; estiman que hay 325,000 hospitalizaciones y 5,000 muertes relacionadas con enfermedades transmitidas por los alimentos cada año. Los casos más severos tienden a ocurrir en las personas mayores (muy viejos), y los muy jóvenes, e incluyen a aquellas personas que ya tienen una enfermedad que reduce su función del sistema inmunológico (enfermedad renal, cáncer, diabetes, o VIH y/o SIDA.) y en personas saludables expuestas a una dosis muy alta de un organismo infeccioso.

Cuando la enfermedad se presenta o es causada por alimentos contaminados con bacterias u otros causantes patógenos, se le conoce como "intoxicación alimentaria" o "enfermedad transmitida por los alimentos". Algunos tipos de intoxicación por alimentos causan vómitos y diarrea temporalmente, mientras que otros pueden ser letales (especialmente para niños pequeños y ancianos). Se han documentado al menos 250 tipos diferentes de intoxicación alimentaria, pero los más comunes son Estafilococo o la Escherichia coli (E coli), salmonella; y la norovirus, que comúnmente se llama "gripe estomacal" o “gastroenteritis” (inflamación del estómago y los intestinos).

La mayoría de las personas han tenido intoxicación alimentaria al menos una vez en su vida. Si bien la intoxicación con alimentos puede ser un hecho bastante común, es posible que tenga derecho a una reclamación legal adecuada si ha sufrido una enfermedad transmitida por alimentos. Cada caso es diferente y depende de los detalles de su enfermedad.

¿Cuándo ocurre la intoxicación alimentaria?

La intoxicación por alimentos se causa cuando los alimentos que se consumen contienen bacterias o un virus. Las bacterias pueden contaminar los alimentos de diferentes maneras, y casi siempre ocurre la intoxicación después de comer o beber algo. Entre las causas más comunes están:

Si la comida es preparada por alguien con manos sucias y se utilizan para ello utensilios de cocina sucios o contaminados.

Si la carne, pollo, huevos están poco cocidos.

Si el pescado, las ostras o las frutas están crudos o mal lavados.

Alimentos con mal almacenamiento y refrigeración a temperatura no adecuada, agua sin ningún tratamiento o sin ser filtrada adecuadamente.

Los síntomas de intoxicación por alimentos pueden comenzar de dos a seis horas después de consumir los alimentos o bebidas y pueden durar hasta 48 horas. Los síntomas por lo general incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolor abdominal, vómitos, náuseas, y debilidad.

Una importante recomendación para tratar la intoxicación alimentaria, por lo menos en sus inicios, es beber abundantes líquidos, pues lo primero que hay que controlar es una probable deshidratación, a casusa del vómito y/o la diarrea.

¿Es difícil probar que tienes intoxicación alimentaria?

La intoxicación alimentaria puede ser difícil de probar porque puede ser dificultoso averiguar exactamente qué fue lo que causó que se enfermara. Para presentar una reclamación exitosa, debe demostrar que la comida que ingirió estaba contaminada y que fue esa misma comida contaminada lo que lo enfermó. La mayor parte del tiempo, esto es aún más una batalla si ha habido una demora de tiempo entre comer los alimentos y mostrar síntomas. Sin embargo, es más fácil probar si muchas otras personas han contraído intoxicación alimentaria al comer los mismos alimentos contaminados.

Responsabilidad por intoxicación alimentaria

No todos los casos que surgen de una intoxicación alimentaria son iguales, pero la mayoría de estos casos se enmarcan en una teoría legal de "responsabilidad del producto", lo que hace que los casos de intoxicación alimentaria sean similares a los casos que involucran lesiones por un producto defectuoso. En otras palabras, el alimento contaminado es el producto defectuoso que se le vendió y le provocó una intoxicación alimentaria. Esto sería conocido como la teoría de la responsabilidad estricta en otras palabras, el requerimiento deberá tramitarse frente al fabricante o importador del producto.

Otras teorías legales de responsabilidad del producto contienen negligencia e incumplimiento de la garantía. Por ejemplo, el restaurante podría ser responsable por negligencia si no proporcionara un ambiente seguro para guardar y conservar alimentos seguros. En caso de incumplimiento de la garantía, por lo general existe la idea que un producto cumplirá con las necesidades de un comprador ordinario. Obviamente, un comprador ordinario no esperaría que su comida estuviera contaminada y luego podría someterse a tener un reclamo legal.

Si sufrió una intoxicación y ésta produjo efectos graves, la consulta y asesoría por parte de un abogado sería recomendable, pues por causa de la intoxicación pudo haber deteriorado su salud, su economía y su trabajo.