Conmoción cerebral

Las lesiones cerebrales son consideradas como una de las consecuencias más severas de accidentes graves, como pueden ser: accidentes automovilísticos o de motocicletas, lesiones derivadas de prácticas deportivas o accidentes industriales y/o laborales. El término "lesión cerebral" incluye una gran variedad de enfermedades, desde la conmoción cerebral leve hasta tejido cerebral dañado por un objeto que penetra en el cráneo. Una lesión cerebral puede suponer un impedimento sustancial en la persona que la padece, pudiendo causar diversas alteraciones y formas de deterioro cognitivo como son los problemas motores o en la pérdida de memoria. Los síntomas de las lesiones cerebrales pueden incluir traumatismos tales como: dolores de cabeza, confusión, náuseas y mareos, pérdida de memoria e inclusive cambios en la personalidad. Debido a que las lesiones cerebrales a menudo requieren rehabilitación a largo plazo, en un centro especializado, el tratamiento puede ser muy costoso. Si usted o un ser querido sufre una lesión cerebral causada por el descuido o la negligencia de otra persona, es posible que pueda obtener una indemnización financiera por sus gastos médicos, dolor y sufrimiento. Esta sección proporciona varios recursos para ayudarlo a determinar si ha sufrido una lesión cerebral, si tiene posibilidad de elevar un reclamo legal y la cantidad de compensación económica que podría recibir.

Síntomas de lesión cerebral

Una lesión cerebral puede presentarse en cualquier momento en que se origine un golpe o sacudida en la cabeza. El análisis para determinar el diagnóstico puede ser difícil, pero algunos de los síntomas frecuentes de una lesión cerebral grave incluyen rigidez, somnolencia, dolor de cabeza, debilidad, mareos, problemas para hablar, vómitos, náuseas y pérdida de conciencia o confusión. Si se tiene alguno de estos síntomas, debe buscar asistencia médica inmediatamente.

Un médico especialista es la persona indicada para realizar una evaluación precisa de la lesión cerebral y sus causas, utilizando pruebas de imagen, empleando la prueba de la escala de coma de Glasgow (es la escala de aplicación neurológica que evalúa el nivel de estado de alerta en los seres humanos) e indagando por los síntomas experimentados u observados en el momento e inmediatamente después de la lesión. El tratamiento puede ser desde reposo y remedios para el dolor de medicinas de venta libre, hasta medicinas anticonvulsivas y/o cirugía, dependiendo de la gravedad de la lesión. Las lesiones cerebrales a menudo dan como resultado la necesidad de otras terapias, incluidas la terapia del habla y la terapia física, para volver a la capacidad normal del paciente, previa a la lesión.

Lesiones cerebrales comunes

Desde otro punto de vista, las lesiones cerebrales comúnmente suelen ser el resultado de moretones, desgarros o hinchazón. Cualquier combinación de estos factores o los tres tipos de lesiones pueden tener lugar en el mismo accidente. Los moretones o las conmociones cerebrales ocurren cuando el cerebro impacta el interior del cráneo. El desgarro se presenta cuando un golpe causa daño a los tejidos en áreas significativas del cerebro y puede interrumpir el sistema nervioso, lo que ocasiona un deterioro grave. La hinchazón es un efecto común después de una lesión; sin embargo, una hinchazón significativa puede aumentar la presión intracraneal, lo que puede ocasionar deterioro corporal o en algunos casos la muerte.

Las lesiones cerebrales suelen ser abiertas o cerradas. Lesión abierta significa que el cráneo ha sido fracturado. Por lo general, estos ocurren como resultado de una caída u otro accidente en el que la cabeza entra en contacto directo con una superficie dura u objeto contundente. Una lesión cerrada hace referencia a lesiones en la cabeza que no involucran una fractura. Las lesiones cerradas no son menos graves que las lesiones abiertas. La inflamación cerebral y los coágulos de sangre dentro del cráneo representan un riesgo significativo. Por lo tanto, una lesión cerebral grave, esté abierta o cerrada, puede producir parálisis, pérdida de la conciencia e incluso la muerte.

Lesiones cerebrales graves

Puede ser difícil determinar si una lesión en la cabeza ha causado algún tipo de daño cerebral relacionado sin hacer un exhaustivo análisis. Una lesión cerebral puede ocurrir incluso sin un contacto a alta velocidad o sin que se haya presentado un fuerte golpe con un objeto duro. Se debe prestar mucha atención a alguien ha sufrido una lesión en la cabeza para detectar síntomas que pueden indicar una lesión cerebral grave, como confusión o desorientación considerable, dificultades con la memoria, cansancio inusual, náuseas y mareos, dolor de cabeza severo y debilidad o entumecimiento de los dedos de las manos y de los pies, o de un lado del cuerpo. Incluso sin estos síntomas puede haber ocurrido una lesión cerebral grave. Busque atención médica urgente si hay algún motivo para pensar que se ha producido una lesión cerebral.

De igual manera si la lesión cerebral ha sido causada por otra persona, es pertinente asesorarse con un abogado especializado para que le aclare y haga valer sus derechos a través de la presentación de una demanda formal.