Accidentes generales

No siempre es fácil probar la inocencia de un individuo en un accidente. Ya sea un resbalón o una caída, un accidente automovilístico o una mala práctica médica, los reclamos pueden ser difíciles de probar. Para que una persona o entidad pague por sus lesiones, debe poder demostrar quién es el responsable. Las siguientes son algunas reglas generales que pueden ayudarlo a probar la culpabilidad por fallas de un accidente.

Responsabilidad legal

En la mayor parte de los accidentes habrá al menos una parte responsable por las lesiones ocasionadas. La ley utiliza una regla simple para determinar la responsabilidad: si una persona involucrada en un accidente tuvo menor cuidado que la otra persona, se deduce que la persona que tuvo menos precaución a menudo debe pagar las consecuencias del accidente, o por lo menos algunas de las lesiones y daños sufridos por la persona más cuidadosa. Por lo tanto, en un caso de negligencia, por ejemplo, la pregunta es si el acusado actuó como una persona razonable en circunstancias similares.

Existen algunas reglas simples de sentido común que pueden aplicarse fácilmente a este concepto de responsabilidad legal.

Para que una persona sea responsable ante una persona lesionada, debe existir un deber entre las dos partes.

  • Si la persona lesionada también fue responsable en parte de sus lesiones, por ejemplo, actuando de manera imprudente, entonces su compensación por sus lesiones personales puede reducirse a una cantidad igual a la cantidad con la que contribuyó a su propio accidente.
  • Si una persona lesiona de manera negligente a otra mientras está empleada por otra parte, el empleador puede resultar responsable por dichas lesiones sufridas.
  • Si las lesiones son obtenidas mientras se encuentra en una propiedad que no se mantiene adecuadamente y presenta signos de alta peligrosidad, el propietario del inmueble puede ser responsable porque fue negligente al mantener esa propiedad en una condición insegura.
  • Si la lesión fue ocasionada debido a un producto mal fabricado o defectuoso, tanto el fabricante como el vendedor del producto pueden ser responsables, ya que no es tarea de la persona lesionada determinar dónde se encuentra el defecto.

Presencia de más de una persona en una falta

El problema de probar la culpa cuando más de una persona es potencialmente responsable por las lesiones de alguien no es mucho más complicado. De hecho, si más de una persona tiene la culpa, las posibilidades que una persona lesionada recupere los daños totales son mayores.

En la mayoría de los estados, si la parte lesionada puede probar que múltiples partes fueron responsables de sus lesiones, la ley responsabiliza a todos los negligentes por la totalidad de las lesiones de la persona afectada. Hay una gran ventaja para la mayoría de las personas lesionadas: puede elegir a quién(es) demandar y cobrar los daños ocasionados.

Si usted fuera parcialmente responsable - Negligencia comparativa

Hay circunstancias en las que es difícil definir si otro conductor fue totalmente responsable de sus lesiones. En los accidentes automovilísticos, a menudo tanto la persona lesionada como el otro conductor pueden ser parcialmente responsables. En estos casos, se utiliza una regla conocida como “negligencia comparativa”, la culpa se distribuye a ambos conductores en cantidades porcentuales, y los pagos y/o emolumentos financieros se reducen.

Sin embargo, no hay una fórmula concreta que las compañías de seguros utilicen para determinar las fallas. Como muchas situaciones en la vida, determinar la cantidad de culpa que se le puede atribuir a una persona probablemente se reducirá a una negociación. El ajuste de reclamos de la compañía de seguros puede ofrecerle un porcentaje, y puede aceptar su determinación o argumentar que su cálculo no es correcto y por lo tanto no la acepta.

Leyes estatales que controlan la negligencia comparativa

Los estados se pueden dividir en tres categorías cuando se trata de negligencia comparativa:

En el primer de estados se encuentran los que permiten a la persona recuperarse de sus lesiones y daños, sin importar cuánto, ni con qué grado de responsabilidad haya contribuido a un accidente. Incluso si la persona fuera 90% responsable de un accidente, todavía se le permite recuperarse.

En la segunda categoría están los estados que prohíben que una parte lesionada se recupere si esta fue responsable en un 50% o más porcentaje en un accidente.

En el último conjunto de estados, y el más restrictivo, cualquier tipo de recuperación está prohibida, si la parte lesionada fue responsable del accidente. En estos estados, se evitará que una persona lesionada recupere cualquier daño, si esa persona es responsable incluso de un 1% del accidente.

Un abogado puede ayudar a probar la responsabilidad en un accidente

Si bien la prueba de responsabilidades y/o fallas en ocasiones puede ser tan simple como usar el sentido común, con mayor frecuencia, implica un análisis legal complejo. Algunas veces hay varias partes responsables, mientras que algunos casos pueden beneficiarse de un testigo experto. Obtenga más información sobre sus opciones legales llamando hoy mismo a un profesional con experiencia en lesiones de accidentes generales.