Parálisis cerebral

Algunas de las lesiones de nacimiento más habituales y comunes se atribuyen a dos condiciones muy diferentes conocidas en el ámbito de la salud como parálisis cerebral y parálisis de Erb (o braquial). Tanto la parálisis cerebral como la de Erb son a menudo el resultado de complicaciones durante el parto en sí, aunque a veces la parálisis cerebral puede ocurrir antes o en algún momento después de éste.

Parálisis Cerebral

El término parálisis cerebral es genérico y cubre varios trastornos que afectan la función cerebral y el movimiento del cuerpo de un bebé. La parálisis cerebral puede ser el resultado de una lesión en el cerebro del mismo en el útero, durante el parto o en algún momento después del nacimiento. También puede ser causado por la falta de flujo de oxígeno al cerebro durante el parto.

Algunas causas generales de la parálisis cerebral por lesión de nacimiento incluyen:

La incapacidad de un médico/obstetra para detectar en el tratamiento de la gestación y el alumbramiento, para reconocer la necesidad de proporcionarle al bebé el oxígeno adecuado, por ejemplo, por acudir a una cesárea, o por un retraso injustificado en la realización del procedimiento;

El uso inadecuado de un medicamento recetado, por parte de la madre durante el embarazo;

Sangrado prolongado en el cerebro del bebé después del parto, generalmente debido a un traumatismo craneal.

Nacimiento extremadamente Prematuro:

Los síntomas de parálisis cerebral en un niño pueden tardar un tiempo en aparecer, y pueden deberse a los siguientes motivos: desarrollo lento en la función de voltearse, gatear, caminar, sonreír y/o hablar; Tono muscular anormal o disminuido, o "flacidez" de las extremidades; Postura inusual; pobre cordinación; Movimientos involuntarios; y problemas de visión o audición.

Parálisis de Erb (o Braquial)

La lesión de Brith llamada parálisis de Erb (o braquial) se produce en aproximadamente dos de cada 1,000 partos infantiles, cuando un bebé sufre una lesión en el plexo braquial. El plexo braquial es un grupo de nervios que van desde la médula espinal hasta el brazo, que se ramifica en brazos y manos. La parálisis de Erb ocurre con mayor frecuencia durante el parto cuando se ejerce una presión excesiva sobre la cabeza, el cuello o el hombro del bebé, debido a la dificultad de accionar la zona del hombro (conocida como "distocia del hombro").

La afección se produce con mayor frecuencia en bebés con un peso al nacer superior al promedio, y puede ocurrir cuando se utilizan pinzas o dispositivos de vacío con demasiada presión durante el proceso de parto. El plexo braquial simplemente se estira demasiado hasta que se rompen nervios importantes. Los síntomas de la parálisis de Erb pueden incluir parálisis o atrofia en el brazo de un bebé, movimientos limitados o nulos en las manos y los dedos y pérdida de sensibilidad en las manos y los dedos. A menudo, el bebé simplemente mantendrá el brazo afectado muy cerca del cuerpo y parecerá que no puede mover el brazo, las manos o los dedos.

Las complicaciones de la afección conocida como parálisis de Erb suelen ser causantes por el inadecuado manejo de un médico/obstetra tratante, tales como:

Error en reconocer que se debería haber realizado una cesárea, según el tamaño y la localización del bebé

Error en la extracción adecuada del bebé y que involucra "distocia del hombro"

Uso de presión excesiva en la cabeza, el cuello o el hombro del bebé durante el parto

La parálisis de Erb generalmente provoca la incapacidad de un bebé para girar completamente y flexionar su brazo, y si un nervio se rompe durante el alumbramiento, puede ocasionarse un daño nervioso permanente. Si no se produce un desgarro, los moretones y la hinchazón alrededor del nervio deberían disminuir y el movimiento normal se producirá en unos pocos meses. Si a un bebé se le diagnostica parálisis de Erb, el tratamiento y la terapia como la inmovilización del brazo y los ejercicios especiales de fisioterapia pueden ayudar a mejorar o eliminar la condición. Si la afección es grave o lo suficientemente permanente, puede requerir de una cirugía para corregir el problema.

Obtenga ayuda legal para el reclamo de una parálisis cerebral o parálisis de Erb

Las lesiones de nacimiento como la parálisis cerebral y la palsey de Erb son muy difíciles de tratar por parte de los padres. Puede ser difícil no solo tener que hacer frente a las complicaciones médicas de un niño enfermo, sino que también entender la causa del daño y si usted o su familia deben recibir una compensación por ese daño. Si está lidiando con una lesión en el nacimiento, debe hablar de inmediato con un abogado calificado para iniciar una demanda por negligencia médica.