Benceno

El benceno es un hidrocarburo que en su estado líquido es incoloro o ligeramente amarillo a temperatura ambiente, es altamente inflamable, se disuelve ligeramente en agua, tiene un olor dulce y se evapora en el aire muy rápidamente. Se obtiene a través de la destilación del alquitrán de hulla y es utilizado en la fabricación de plástico, explosivos, colorantes entre otros procesos. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos ha determinado que dicho hidrocarburo es un cancerígeno, en otras palabras, es un producto que puede causar cáncer.

El benceno se forma a través de procesos naturales como incendios naturales, erupción de volcanes, etc., y en actividades humanas manipulando su fórmula molecular. El benceno también hace parte natural del petróleo crudo, la gasolina y el humo del tabaco como en muchas materias orgánicas que se han quemado. Los gases que se pueden liberar al aire mediante las emisiones del escape de los vehículos de motor, la quema de carbón y petróleo, en los puntos designados para el llenado de combustibles para vehículos de gasolina y gasoil. Es utilizado en la producción de una extensa modalidad de aplicaciones industriales, entre los cuales cabe mencionar la producción de productos químicos, tintes, detergentes y algunos plásticos.

¿Cómo se produce la exposición al benceno?

Si en las medidas de prevención y los equipos de seguridad no están protegidos adecuadamente, las personas que laboran en industrias que procesan o utilizan benceno o sus derivados pueden estar expuestos a altos niveles con este mineral. También existen bajos niveles de benceno en el aire debido a las emisiones del humo del tabaco, las estaciones de servicio de gasolina, los gases de escape de los vehículos de motor, los sitios de desechos y otras emisiones industriales. El aire interior puede contener niveles aún más altos debido a la presencia de productos como pegamentos, pinturas, cera para muebles y detergentes. También, los derrames de benceno de tanques de almacenamiento subterráneos o zonas de desechos peligrosos pueden contaminar el agua del pozo.

La presencia de benceno en el cuerpo humano puede detectarse midiendo los niveles en el aliento, la sangre o la orina de la persona. Sin embargo, los exámenes deben realizarse al poco tiempo de la exposición y es posible que detecten niveles bajos de benceno.

Estudio de la FDA - Benceno en refrescos

En 2005, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), llevó a cabo estudios sobre bebidas gaseosas y otros tipos de bebidas como las energizantes usadas por los deportistas, para determinar los niveles de benceno en estos productos. Los refrescos pueden contener sales de benzoato como el benzoato de sodio o el benzoato de potasio, que actúan como conservantes que evitan el crecimiento de bacterias, levaduras y mohos. Bajo ciertas condiciones de luz y calor, estas sales de benzoato interactúan con el ácido ascórbico, o vitamina C, para formar benceno.

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) requiere que 5 partes de benceno por billón de partes de agua (ppb) sea el máximo permitido en las bebidas, pero sin embargo son considerables las bebidas refrescantes tomadas como muestras por la FDA que sobrepasaron este rango. Si bien la industria de bebidas ha tomado medidas para reducir los niveles de benceno en los refrescos, la FDA continúa haciendo un seguimiento con las empresas que transgredieron la disposición de la EPA.

Efectos a corto y largo plazo de la exposición al benceno

Posteriormente a la exposición a niveles altos de benceno, las sintomatologías a veces aparecen al instante, no obstante, pueden durar varias horas. Cuando el benceno se inhala, los síntomas pueden incluir:

Somnolencia

Vértigo

Taquicardia (Latido cardiaco rápido o irregular)

Fuertes dolores de cabeza (Migrañas)

Convulsiones

Confusión

Inconsciencia

Muerte (si se expone a niveles muy altos)

Si el benceno se consume en un alimento o bebida, los síntomas podrían ocasionar:

Vómito o náuseas

Irritación estomacal

Mareo

Adormecimiento

Temblores

Taquicardia (Latido cardiaco rápido o irregular)

El benceno también es irritante para los ojos, la piel y el tracto respiratorio.

La exposición extensa (crónica) al benceno puede originar trastornos sanguíneos, leucemia (en específico leucemia mielógena aguda (LMA) o tener consecuencias negativas en el sistema reproductor femenino. Los trastornos sanguíneos que resultan de exponerse por un tiempo prolongado al hidrocarburo logran afectar la médula ósea (los tejidos que producen las células sanguíneas), lo que generalmente desemboca en originar anemia. La exposición prolongada también puede causar sangrado excesivo y deterioros al sistema inmunológico.

Las mujeres que respiran el benceno o sus derivados en cantidades excesivas durante un período de muchos meses pueden percibir períodos menstruales irregulares o una mengua en el tamaño del ovario. No se sabe aún los efectos que pudieran ocasionar en un feto en desarrollo o en la fertilidad de los hombres, algo que se está explorando en la actualidad. Al igual que aún se desconoce si los niños y/o adolecentes son más aptos al envenenamiento por benceno que los adultos, o pueden mostrar los mismos indicios identificados anteriormente si se exponen a este mineral.

Reducir el riesgo de exposición al benceno

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés), exhorta controlar la exposición al benceno detectando la evaporación y previniendo salpicaduras y pérdidas y/o fugas del mineral. Las inspecciones más frecuentes y preferidas en las fábricas que procesan o utilizan benceno incluyen el uso de campanas extractoras, toldos y ventilación adecuada regulada con el uso de equipo de protección personal. En dado caso que estos controles de ingeniería no sean factibles, es recomendable el uso de respiradores y/o equipos de protección personal similares.

Para los individuos que no trabajan en industrias que procesan o utilizan benceno, la exposición es posible reducirla al restringir o minimizar el contacto con la gasolina y el humo del cigarrillo. Se estimula a las personas a no fumar en su casa, en ambientes cerrados y no hacerlo junto a sus familiares y con mayor razón, frente a los hijos.

Exposición al benceno - Obtenga ayuda legal

Si usted o una persona cercana a su entorno familiar ha experimentado alguna sensación anormal o ha observado alguna afección médica concerniente con la exposición al benceno, lo primero que debe hacer es buscar cuidado médico de manera inmediata. Si la circunstancia es que ha usado productos que contengan benceno y que no tuvieran las advertencias adecuadas, o que en su lugar de trabajo considera que está en contacto a altos niveles de benceno o sus derivados, lo mejor es que busque reunirse con un abogado con experiencia en daños tóxicos, para hablar de sus opciones y proteger su derecho a un recurso de amparo para sus lesiones.