Planificación patrimonial

Si bien la planificación familiar se puede asociar con las personas de la mayor capacidad económica o de una avanzada edad, casi todas las personas se pueden beneficiar de un plan patrimonial integral. Su patrimonio consta de todos sus bienes, incluidos los artículos personales, cuentas bancarias, bienes inmuebles y otros activos. Cuando usted muere, un plan de sucesión determina la manera de cómo se distribuirán sus bienes. Un plan de sucesión bien concebido también puede minimizar la carga fiscal de sus seres queridos y la necesidad de procedimientos judiciales de sucesiones.

Si bien la mayoría de las personas asocia la planificación patrimonial con testamentos y fideicomisos, también puede abordar temas como: aseguramiento de tratamientos médicos o donación de órganos, decisiones legales al quedar incapacitado, cuidado de hijos menores, arreglos financieros, etc. Si usted no constituye un plan de sucesión, su sucesión se distribuirá de acuerdo con las leyes de sucesión internas de su estado.

Elegir el plan de patrimonio adecuado

Su plan de patrimonio puede variar dependiendo de su etapa de vida, sus activos financieros, su situación familiar y sus metas a largo plazo. Por ejemplo:

Una persona joven soltera: es posible que no necesite un plan de sucesión a menos que sea muy acaudalado o esté padeciendo una grave enfermedad.

Soltero, pero tiene un socio comprometido: la planificación patrimonial es una necesidad. Sin un testamento o confianza, su pareja no casada no recibirá ninguno de sus bienes.

Una pareja con un niño pequeño: debe crear un plan de sucesión que designe un tutor legal para su hijo y que garantice su bienestar físico, emocional y financiero. También puede considerar comprar un seguro de vida para proteger a su cónyuge e hijo.

De mediana edad: en la medida que sus ingresos y activos crezcan, querrá un plan de sucesión que ayude a sus seres queridos a evitar la sucesión. Por ejemplo, podría considerar la creación de un fideicomiso revocable o la conversión de sus cuentas bancarias a "pagaderas a muerte".

Ancianos o enfermos: es absolutamente necesario tener un plan de sucesión. Su plan se enfocará en la división de su propiedad, evitando la sucesión y minimizando los impuestos de sucesión. También debe considerar la designación de un representante de atención médica: permitir que alguien tome sus decisiones de atención médica por usted si llegara a quedar incapacitado.

A medida que su situación personal, financiera o familiar cambie, es posible que tenga que modificar su plan de sucesión. Por ejemplo, es posible que deba modificar su testamento si se traslada a un estado que tiene requisitos legales diferentes (de lo contrario, podría considerarse inválido). Y, debe actualizar su plan de sucesión si tiene otro hijo, se divorcia o se casa.

¿Cuáles son algunos problemas comunes relacionados con los planes de patrimonio?

Sin la ayuda de un abogado de planificación patrimonial, es fácil cometer errores. Por ejemplo, usted podría:

Olvidarse de enumerar todos sus bienes en su testamento.

No cumplir con los requisitos legales de su estado (como ser atestiguado y ejecutado adecuadamente)

Enumerar los beneficiarios no válidos en su pensión, seguro de vida y otras cuentas.

Nombrar un ejecutor inapropiado o administrador de sus bienes.

No prepararse para las contingencias (como una enfermedad prolongada o la muerte de un beneficiario)

¿Qué debe incluir en su estrategia de planificación patrimonial?

Un profesional experimentado puede ayudarlo a redactar un testamento, un fideicomiso, un poder notarial u otros documentos que lo ayuden a proteger sus activos y distribuirlos de acuerdo con sus deseos.

Si bien todos los planes patrimoniales son diferentes, aquí hay algunos elementos generales de un plan exitoso:

Haga entender a la familia sus deseos: siempre debe informar a su familia y otras partes interesadas de su plan de sucesión. Esto ayudará a minimizar las disputas y garantizará que su plan se ejecute de acuerdo con sus deseos.

Asegúrese que su plan de patrimonio establezca claramente sus deseos: si su voluntad u otros documentos son vagos o inexactos, estos pueden causar disputas innecesarias.

Estructure un testamento: la voluntad es un elemento fundamental en la mayoría de los planes patrimoniales. Transfiere su propiedad a sus beneficiarios designados y designa un tutor legal para sus hijos menores de edad.

Usted tiene directivas de atención médica: debe tener un documento que aborde su tratamiento médico al final de su vida útil y otras decisiones médicas importantes.

Usted tiene un poder financiero: si queda incapacitado, un familiar o amigo de confianza puede tomar sus decisiones legales y financieras por usted.

Asimismo, un abogado puede ayudarlo a organizar su patrimonio, facilitándole a sus seres queridos identificar sus propiedades y distribuirlas de acuerdo con sus deseos.

¿Necesita un abogado de planificación patrimonial?

La planificación patrimonial es una práctica altamente técnica que requiere una comprensión de los principios legales, financieros y contables. Un plan de patrimonio mal redactado puede generar confusión y perdidas económicas, un largo proceso de sucesiones, pagos de impuestos innecesarios e incluso litigios. Por lo que siempre es conveniente consultar y asesorarse con un abogado experto en planificación patrimonial.