Deportación

La deportación (también llamada "remoción"), ocurre cuando el gobierno federal remueve formalmente a un extranjero de los Estados Unidos por violaciones de las leyes penales o de inmigración, que se describen a continuación en detalle.

Una vez deportado, un extranjero puede perder el derecho de regresar a los Estados Unidos, incluso como visitante.

La remoción es un procedimiento legal, y un extranjero que está sujeto a este procedimiento tiene derechos legales antes de ser expulsado del país, incluido el derecho a impugnar la expulsión en sí misma por motivos de procedimiento o constitucionales. A continuación se presenta una aclaratoria del proceso de eliminación.

Clases de Extranjeros Deportables

Cualquier extranjero que se encuentre en los Estados Unidos puede estar sujeto a deportación o expulsión si:

Es inadmisible de acuerdo con las leyes de inmigración vigentes en el momento de la entrada a los Estados Unidos o el ajuste del estado de no inmigrante;

Esta presente en los EE.UU. en violación de la Ley de inmigración y nacionalización o cualquier otra ley de los EE.UU.

Violación del estado de no-inmigrante o condición de ingreso a los EE.UU.;

Anulación de una residencia permanente condicional;

Haber alentado o ayudado a cualquier otro extranjero a ingresar ilegalmente a los EE.UU.

Que esté comprometidos en un fraude matrimonial para obtener la admisión a los Estados Unidos;

Que haya sido condenado por ciertos delitos penales;

Que no se haya podido registrar o haya falsificado documentos relacionados con la entrada en los EE.UU.

Participado en cualquier actividad que ponga en peligro la seguridad pública o haya creado un riesgo de seguridad nacional; o

Incurrido en una votación ilegal.

Proceso de deportación o expulsión

Un Aviso de comparecencia (NTA) es emitido por el Servicio de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos, se entrega al extranjero y se presenta ante el tribunal de inmigración. Además de contener información general sobre el inmigrante (nombre, país de origen, etc.), la NTA también indica los motivos de la deportación o expulsión.

Se programa una audiencia, en la que el juez de inmigración pregunta si el extranjero está listo para continuar con el caso, o si necesita tiempo para conseguir un abogado. Si necesita tiempo para encontrar un abogado, se programa una audiencia para una fecha posterior.
Una vez que el extranjero tenga un abogado, o haya elegido proceder sin uno, el juez de inmigración le pedirá que verifique el contenido de la NTA.

Si el juez determina que la información en la NTA es correcta y que el extranjero puede ser deportado, éste tiene la oportunidad de solicitar cualquier forma de defensa en contra de la deportación. Si es elegible para una forma de defensa y decide solicitarla, se programa una fecha de audiencia individual. Si no es elegible, se ordenará la deportación.

Si se lleva a cabo una audiencia individual, el interesado tendrá la oportunidad de dar testimonio y que personas testifiquen en su nombre. Al concluir la audiencia, el juez de inmigración tomará una decisión oral sobre el asunto o dará a conocer una decisión por escrito en una fecha posterior.

Si se ordenó la deportación de la persona, éste tiene 30 días a partir de la fecha de la decisión de apelar ante la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA). Si el BIA decide en su contra, tiene la opción de apelar ante el Tribunal de Apelaciones de los EE. UU. El servicio de inmigración tiene la oportunidad de apelar una decisión desfavorable de audiencia individual, pero no puede apelar una decisión desfavorable por parte del BIA. Una decisión de la corte de apelaciones puede ser apelada ante el Tribunal Supremo de los EE. UU. Ya sea por el extranjero o el servicio de inmigración.

Obtenga Ayuda Legal con su Caso de Deportación

La deportación es un asunto serio que puede atemorizar cualquier inmigrante. Si usted o un ser querido se enfrentan a una posible deportación o expulsión, es importante que hable con un abogado de inmigración con experiencia, para discutir los hechos de su caso y proteger sus derechos legales.