Inmigración

Inmigración

La inmigración surge cuando una persona ingresa a otro país diferente al de su nacimiento con el fin de residir, estudiar y/o trabajar en él para mejorar su situación económica, elevar su nivel académico o huir de un panorama político poco favorable. Las leyes de inmigración de los Estados Unidos abarcan una amplia gama de situaciones que involucran a una persona de un país extranjero que viene a este país, ya sea para una visita temporal o para vivir en el país de forma permanente.

El sistema de inmigración estadounidense está configurado principalmente para otorgar el estatus de inmigración basándose en factores como reunificación familiar, habilidades laborales en demanda e inversión de capital. De igual manera, cubre a refugiados y solicitantes de asilo, el estado también proporciona una "lotería" para las personas que tienen necesidades de inmigración menos apremiantes. El procedimiento para obtener el estatus de inmigrante legal dependerá, entre diversos factores, del rumbo que puede seguir la persona según su empleo, educación y/o situación familiar.

Una nación de inmigrantes

Millones de hombres y mujeres de todo el mundo han emigrado a los Estados Unidos con la meta de alcanzar el sueño americano, esta inmigración masiva ha convertido a los Estados Unidos de América en una potencia a nivel mundial, particularmente en términos de su crecimiento económico. Pero las actitudes hacia los nuevos inmigrantes han alternado entre favorables y hostiles durante más de dos siglos, y las leyes de inmigración a menudo han mostrado estas mismas actitudes.

Hoy en día, los estadounidenses reconocen que Estados Unidos es una nación de inmigrantes, pero el sistema de leyes que impera actualmente tiene la potestad de decidir quién puede inmigrar, quién puede visitar, quién puede quedarse y bajo qué condiciones. Este proceso puede ser complejo y extenuante para quién decide hacerlo. La asesoría legal es fundamental para obtener un resultado exitoso en materia migratoria.

La Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) creada en 1952, es un cumulo de leyes que diversos estatutos referentes al tema migratorio ha presentado a través de enmiendas desde su creación, pero mantiene la esencia con la que inició. Comprende desde el establecimiento de las calificaciones para la naturalización, la regulación de los estudiantes extranjeros, la gestión de trabajadores temporales, autorización de protecciones humanitarias como el asilo, la admisión de refugiados, entre otras modalidades.

Aplicación de las leyes de inmigración

A partir del 2002, las leyes de inmigración presentaron cambios radicales después de la aprobación de una ley que creó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés), llevan a cabo las funciones administrativas directamente relacionadas con el tema de inmigración, al igual que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de los EE. UU., que hacen cumplir las leyes de índole migratorio protegiendo las fronteras de los EE. UU.

La deportación, denominada en términos legales como "remoción", se presenta cuando el gobierno federal ordena que una persona que no sea ciudadana sea expulsada de los Estados Unidos. Esta situación puede tener diferentes causas, pero generalmente ocurre después que el inmigrante viola las leyes de inmigración o infringe las leyes penales más graves.

Navegando por el sistema de inmigración

Esta sección tiene una gran cantidad de información y recursos de importancia que le servirán de referencia para solicitar la ciudadanía de los EE. UU., tarjetas de residencia, visas temporales, así como datos relevantes sobre cómo lidiar con las violaciones de inmigración. De igual forma, puede aprender sobre el proceso de ciudadanía y naturalización, residencia permanente, visas de trabajo, visas de estudiante, protección contra la deportación, etc.

Se debe tener en cuenta que las leyes de inmigración son algunas de las más complejas en los libros, ser capaz de maniobrar a través del laberinto de la regulación de la inmigración puede ser un desafío complicado para hacerlo de manera independiente. Un profesional calificado en el área de inmigración podría representar un factor clave para obtener un resultado exitoso. Un abogado de inmigración debe conocer las leyes de inmigración por dentro y por fuera, tener experiencia en tribunales de inmigración y puede ayudar a navegar en el sistema federal de esta ley.

Subcategorias