Fideicomiso testamentario

Para designar adecuadamente cómo y a quién se deben distribuir los bienes de una persona posterior a su muerte, debe existir una voluntad expresa. Si desea elaborar un fideicomiso que entre en vigencia solo después de su muerte, considere elaborar un testamento en forma de fideicomiso con su voluntad.

¿Qué es un Fideicomiso Testamentario?

Una Fideicomiso testamentario es un manifiesto que se lleva a cabo en un testamento o en un documento incorporado por referencia en un testamento, que surge a partir de la muerte del testamentario. Especifica qué activos o fondos se distribuirán después de su muerte, son preferidos frente a otros tipos de fideicomisos porque pueden proteger los activos de los hijos menores u otros miembros de la familia.

Con relación a los fideicomisos testamentarios, intervienen las siguientes partes:

Fideicomitente: persona que elabora el fideicomiso para transferir sus activos a los beneficiarios. Esta persona también se llama "otorgante" o "confidente".

Fideicomisario: persona que manejará el fideicomiso y administrará los activos o los fondos involucrados en el fideicomiso. Un fideicomisario tiene el título legal de esos activos.

Beneficiario (s): persona o entidad que recibe un beneficio del fideicomiso. Los beneficiarios de un fideicomiso testamentario suelen ser hijos menores de edad, miembros de la familia con discapacidades o cualquier persona que herede una gran suma de dinero.

El tribunal de sucesiones: tribunal que tiene jurisdicción sobre la legalización de testamentos y la administración de fincas. El tribunal de sucesiones revisará el fideicomiso y se asegurará de que se maneje adecuadamente.

Creando una confianza testamentaria en un testamento

Para crear un fideicomiso testamentario en un testamento, el fideicomitente debe designar un fideicomisario y especificar los beneficiarios. Como se mencionó anteriormente, un fideicomiso testamentario no entra en vigor hasta que el fideicomitente fallece. Por lo tanto, el fideicomiso testamentario debe contener la última voluntad del fideicomitente, para que éste quede como prueba firme de su última voluntad.

Este fideicomiso no se opera automáticamente después de la muerte de la persona. Mientras que otros tipos de fideicomisos pueden evitar la sucesión, un fideicomiso testamentario debe surtir el proceso de la sucesión y entrará en vigor una vez que se complete este proceso.

Luego que las disposiciones sean revisadas por todas las partes, un fideicomiso procederá a generar las distribuciones. Un fideicomisario, elegido por el fideicomitente, administrará la propiedad o los fondos en el fideicomiso hasta que el fideicomiso termine. Es posible que se requiera que el fideicomisario vaya al tribunal de sucesiones al menos una vez al año y se asegure de que el fideicomiso se maneje de acuerdo con la voluntad y la ley estatal.

Ejemplo de un fideicomiso testamentario en un testamento

La persona en su voluntad decide incluir un fideicomiso testamentario. Tiene una hija de 3 años y quiere que reciba los bienes después de la muerte. Designa a un administrador del fideicomiso. Especificó que después de su muerte, el administrador pasará sus activos en beneficio de la hija hasta que cumpla los 21 años. Quiere que el administrador le traslade a la hija el ingreso mensual para educación y gastos. Cuando la hija cumpla 21 años, recibirá los activos restantes y el fideicomiso terminará.

En ocasiones, los fideicomisos testamentarios pueden ser más eficientes para distribuir activos. Sin embargo, es común encontrar problemas relacionados con éstos. Si los beneficiarios tienen una disputa con el fideicomisario, puede convertirse fácilmente en una demanda. Si tiene preguntas sobre la redacción de un testamento o algún interés determinado escrito en un testamento, comuniquese y exponga su caso a un abogado experimentado, quien le orientará al respecto.