Fideicomiso inferido por ley

Abogado de Fideicomiso inferido por ley

El fideicomiso implícito es aquel determinado por medio de un juez que, a pesar de no haber existido una configuración formal de un fideicomiso, sino que, el propietario manifestó la intención que la propiedad fuera transferida a otra persona. Es en sí, un fideicomiso ordenado por el tribunal que se suele emitir como un recurso equitativo para evitar el enriquecimiento injusto de una persona.

Por lo general, los fideicomisos se elaboran cuando un fideicomitente redacta un documento que otorga autoridad a un fideicomisario para decidir sobre los bienes que se van a transferir a un beneficiario. En cambio, un fideicomiso implícito puede no necesitar un documento escrito, puesto que el tribunal utilizará las acciones de la parte como prueba de que el fideicomiso fue creado.

Por lo tanto, el principal objetivo de los fideicomisos implícitos es la intención del propietario de quien posee los bienes. A manera de ejemplo, si el dueño de un bote le pidió a un amigo que lo cuidara mientras estaba de vacaciones, se puede entender que el dueño de la propiedad nunca tuvo la intención de regalar el bote.

Tipos de fideicomisos inferidos por ley

En general, hay dos tipos de fideicomisos inferidos por ley:

Fideicomisos constructivos

Está determinado por la existencia de un recurso equitativo emitido por un juez, que permite al propietario recuperar bienes que podrían enriquecer injustamente al demandado. Son comunes en situaciones en las que el fideicomisario tiene la propiedad ilegalmente, o cuando hay problemas con el fideicomiso original, como influencia o coacción indebidas.

Fideicomisos resultantes

Esta clase de fideicomisos son emitidos generalmente cuando los beneficiarios no han sido nombrados correctamente en un documento de fideicomiso, o cuando los beneficiarios han fallecido antes que los bienes pudieran ser distribuidos. Los fideicomisos resultantes normalmente ordenan que la propiedad sea devuelta al fideicomitente.

Fideicomisos reglamentarios

Un fideicomiso reglamentario se surte cuando un estatuto, o ley, crea un fideicomiso. Se genera cuando la ley de un estado permite a un fideicomisario vender un bien inmueble para un beneficiario. El fideicomisario retiene la propiedad hasta que obtiene la mejor oferta. El fideicomisario retiene los fondos que recibe de la venta en fideicomiso para los beneficiarios. Un fideicomiso reglamentario puede implicar que un fideicomisario opere un negocio, lleve a cabo una actividad profesional o administre un bien inmueble. Lo anterior, genera ingresos para los beneficiarios.

El hilo conductor de todos los fideicomisos implícitos es que el tribunal crea un nuevo fideicomiso basado en las conclusiones que se desprenden de los hechos y de las circunstancias en que éstos se sucedieron. Al emitir un fideicomiso implícito, el juez tratará de crearlo basado en la intencionalidad del propietario, que se puede colegir de la conducta de las partes o de cualquier prueba recogida en documentos escritos.

¿Hay alguna defensa para los fideicomisos implícitos?

Sí, teniendo como base que los fideicomisos implícitos suelen emplearse como un recurso equitativo, lo que significa que los principios de equidad se aplican a los fideicomisos implícitos. De hecho, todas las defensas equitativas están disponibles para el demandado que se verá afectado por un fideicomiso implícito. La mayoría de estas defensas se centran en cualquier acto ilícito cometido por el demandante que lo descalificaría para obtener un fideicomiso reglamentario.

Ejemplo, si el demandante ha cometido las mismas faltas que el demandado, no podrá obtener un fideicomiso implícito. Esto se conoce como la "defensa de las manos limpias", es decir, que de acuerdo con los principios de equidad, el demandante tener las manos limpias, debe ser inocente, para obtener el fideicomiso implícito.

Otra defensa es la de las demoras. Aquí es donde el demandante ha retrasado innecesariamente la presentación de la demanda. Si por este hecho, ha resultado en un perjuicio o lesión para el demandante, no habrá un remedio de confianza implícita disponible. Los laches (equidad). Cuando se afirma en litigio, se trata de una equitativa defensa, es decir, una defensa a una demanda de un recurso de equidad.

¿Se necesita un abogado para asuntos de fideicomiso implícito?

Los fideicomisos implícitos pueden ser recursos muy útiles para los demandantes que buscan obtener una compensación equitativa. Dado que éstos se emiten en los tribunales, es aconsejable que se acompañe de un asesor legal, si es la parte que busca un fideicomiso implícito, como si se ha emitido un fideicomiso implícito en su contra, debe ponerse en contacto con un abogado para obtener asesoramiento y representación. Las leyes sobre fideicomisos implícitos varían sustancialmente de un estado a otro. Un profesional experimentado podrá determinar sus derechos legales en su jurisdicción.