Fideicomiso familiar

Un fideicomiso familiar, también llamado fondo fiduciario familiar, es un recurso legal utilizado para evitar la sucesión, evitar o retrasar los impuestos y proteger los activos. Este artículo tratará los conceptos básicos de los distintos tipos de fideicomisos, qué beneficios se pueden lograr con cada uno y cómo se crean.

Terminología básica

Un fideicomiso es un acuerdo legal mediante el cual una persona transfiere la administración (y la propiedad real en el caso de un fideicomiso irrevocable) de activos a un tercero, quien los obtiene y administra para el beneficio de otros.

Términos básicos que debe conocer para comprender los fideicomisos:

Otorgante. La persona que crea un fideicomiso.

Beneficiario. Una persona o entidad para cuyo beneficio se creó el fideicomiso. Por lo general, este es un cónyuge, hijo, nieto u otro familiar del otorgante; o una organización caritativa elegida por él mismo. El otorgante también puede ser un beneficiario.

Fideicomisario. Un tercero designado en un documento de fideicomiso para administrar los activos del fideicomiso. Esto puede ser una sola persona, dos o más fideicomisarios conjuntos, o una entidad comercial como un banco o una compañía de administración de fideicomisos. Los beneficiarios también pueden representar esta figura. En el caso de un fideicomiso revocable, el otorgante también puede serlo.

Acuerdo de Fideicomiso: documento que configura un fideicomiso (a veces llamado Escritura de Fideicomiso). Designará al fiduciario y los beneficiarios, y le dará instrucciones al fideicomisario sobre cómo deben administrarse y distribuirse los activos a los beneficiarios.

¿Qué es un Fideicomiso Familiar?

Las características de un fideicomiso familiar es que está configurado para beneficiar a los familiares del otorgante. Estas benefician a la familia del otorgante, que puede incluir aquellas relacionadas por sangre, matrimonio o ley (en el caso de adopción).

Tipos de Fideicomisos

Una manera en la que está clasificado un fideicomiso es por el tipo de formato de documento que se crea:

Si el fideicomiso se crea mientras el otorgante aún está vivo, se le llama fideicomiso activo.

Si el fideicomiso se crea en la última voluntad y testamento del otorgante, se le llama Fideicomiso testamentario. Este por su propia naturaleza, es una fideicomiso irrevocable. (Dado que el único beneficio de un fideicomiso testamentario es tener activos administrados de manera responsable para el beneficiario, este artículo sólo trata sobre los fideicomisos en vida).

Otra forma en que se clasifican los fideicomisos se basa en el nivel de control que el otorgante tiene sobre los activos en el fideicomiso. Estos son de dos tipos:

Fideicomiso Revocable: fideicomiso que permite al otorgante cancelar o revocar el mismo. Si se revoca, los activos se transfieren nuevamente al otorgante. Por supuesto, una vez que el otorgante muere, este se vuelve irrevocable. Un fideicomiso revocable es generalmente utilizado para evitar la sucesión.

Fideicomiso Irrevocable: fideicomiso que impide que el otorgante recupere los activos, a menos que el fiduciario y los beneficiarios estén de acuerdo. El acuerdo de fideicomiso indicará claramente que es irrevocable. Los fideicomisos irrevocables también evitan la sucesión y se usan para obtener beneficios adicionales, como eludir impuestos, proteger los activos de los acreedores o permitir que el otorgante califique para ciertos beneficios públicos (como El Medicaid).

Por lo tanto, el asunto no es respecto a un fideicomiso familiar frente a un fideicomiso en vida, o uno familiar frente a uno irrevocable. Un fideicomiso familiar es simplemente una subcategoría del fideicomiso en vida.

Un fideicomiso familiar puede ser un fideicomiso revocable o irrevocable; Ambos pueden ser un fideicomiso en vida como un fideicomiso irrevocable, y también pueden ser un fideicomiso en vida como uno revocable.

Fideicomiso Revocable vs. Fideicomiso Irrevocable

Un fideicomiso familiar revocable puede lograr tres cosas básicas:

Evitar la sucesión. Esto reduce el tiempo y los gastos de un proceso judicial.

Mantener la privacidad. Al no estar sometido a una sucesión, no habrá un registro público en el tribunal de sucesiones que muestre qué activos y deudas tenía al momento de su muerte y a quienes fueron trasladados esos activos.

Proteger los activos para los beneficiarios que no puedan administrarlos de manera responsable. Un fideicomiso puede preservar los activos en beneficio de un niño que puede ser discapacitado, financieramente irresponsable o en medio de un divorcio. Incluso puede prever el cuidado de una mascota.

Un fideicomiso revocable también puede cubrir la situación en la que el otorgante queda deshabilitado, aunque un poder notarial duradero también puede lograr este objetivo.

Un fideicomiso familiar irrevocable tiene los mismos beneficios que uno revocable, sin embargo, tiene algunos efectos adicionales como son los de:

Proteger los activos de los acreedores. Como el título de la propiedad está a nombre del fiduciario, la propiedad no puede estar sujeta a las reclamos de los acreedores, ya sea del otorgante o de los beneficiarios.

Evitar impuestos a la propiedad. Dado que el otorgante ya no tiene título sobre la propiedad cuando el otorgante fallece, esta no está incluida en su patrimonio para fines de impuestos estatales o federales. Esto solo se aplicará a las personas con una importante riqueza

Ayudar a habilitar la calificación para los beneficios de Medicaid, en el caso de que el otorgante requiera atención de enfermería especializada. (El manejo del tiempo es clave cuando se forma este fideicomiso, debido al período de "revisión" que se aplica a los activos del solicitante).

Configuración de un Fideicomiso Familiar

Configurar un fideicomiso, ya sea un fideicomiso familiar o de cualquier otro tipo, es básicamente un proceso de dos pasos:

Crear y ejecutar un documento de acuerdo de un Fideicomiso. Este documento incluirá una lista de los beneficiarios, nombrará a un fideicomisario (o fideicomisarios) y establecerá instrucciones sobre cómo deben administrarse los activos.

Transfiere los activos al fideicomiso. Se deben ejecutar escrituras u otros documentos de título para transferir formalmente los activos del otorgante al fideicomisario. Un documento de fideicomiso es ineficaz sin la transferencia de activos al fideicomiso.

Un abogado especializado en el tema, será el profesional idóneo y adecuado que lo asesore y represente en un caso de fideicomiso familiar.