Fideicomiso derrochador

¿Qué es un Fideicomiso de Deprecio?

El fideicomiso de deprecio o derroche toma este nombre porque sus activos se agotan con el tiempo en la medida que los participantes del plan reciben pagos como esta estipulado en el mismo. El fideicomiso no recibe nuevas contribuciones, por lo que finalmente declina. Un fideicomiso de deprecio también puede referirse a fideicomisos de ingresos que mantienen activos que se agotan, como los activos de petróleo y gas.

Analizando en Detalle un Fideicomiso de deprecio

Un fideicomiso de deprecio mantiene activos cuando se congela un plan calificado. En este tipo de fideicomiso, el fideicomisario puede usar parte del capital para mantener el nivel de pagos a los beneficiarios según lo requiere el plan. Este uso de los fondos principales se debe a que los ingresos generados por los activos del plan pueden ser insuficientes para cumplir con dichos pagos.

Un fideicomiso de deprecio podría establecerse, por ejemplo, cuando una empresa cambia de un plan de pensiones para sus empleados a un plan 401 (k). La compañía coloca los fondos del plan de pensiones en un fideicomiso de deprecio, que continúa siendo debitado por pagos de pensiones. Sin embargo, el fondo ya no se acredita con fondos porque las contribuciones actuales de los empleados van al 401 (k). Los fondos en el fideicomiso eventualmente se "deprecian" llegando a cero.

Fideicomisos de Ingresos Comerciales

Un fideicomiso de ingresos comerciales posee activos que generan ingresos y ha cotizado en acciones de fondos de capital variable. Los administradores de fideicomisos de ingresos generalmente buscan construir una cartera diversificada de activos que generan ingresos en un fondo fiduciario que tendrá un flujo constante de distribuciones. Los fideicomisos de ingresos comerciales se pueden comprar y vender en las bolsas de los mercados financieros.

Las corporaciones de fideicomisos de ingresos se conocen normalmente como fideicomisos de inversión inmobiliaria. Los REIT son los fideicomisos de ingresos corporativos más comunes. Ofrecen acciones que cotizan en bolsa en el mercado abierto y crean una cartera de ingresos que paga las inversiones inmobiliarias. El componente de ingresos de un fideicomiso corporativo designado como REIT hace que las acciones sean una buena inversión para los inversionistas enfocados en retribución rápida. El registro como figura de corporación es necesario para crear una cartera de activos que generan ingresos y ofrecer acciones negociadas públicamente en una bolsa.

La designación principal que distingue a las corporaciones fiduciarias de inversión en bienes raíces es su elección para presentar un Formulario 1120-REIT con el Servicio de Impuestos Internos. Las leyes tributarias para fideicomisos comerciales se detallan en la sección 856 del Código de Ingresos Internos. Como un fideicomiso de ingresos comerciales, los organismos tienen una gran libertad en la forma en que estructuran sus negocios. Sin embargo, presentar un Formulario 1120-REIT con el IRS los designa específicamente como un fideicomiso de inversión en bienes raíces y les obliga a pagar el 90% de su ingreso imponible en distribuciones a sus inversionistas.

Un abogado especializado en el tema le proporcionará la orientación y asesoría adecuada.