Fideicomiso de incentivo

El término "Fideicomiso" describe un conjunto de acciones que contiene una versatilidad de herramientas de planificación patrimonial. Hay diferentes tipos de fideicomisos que una persona podría incluir en su plan de patrimonio en los Estados Unidos. Estos varían teniendo en cuenta lo que pueden hacer y hacia qué tipo de objetivos están destinados a ayudar.

Este artículo se centrará en un tipo particular de fideicomiso: el fideicomiso de incentivo.

Los fideicomisos de incentivos son los que están direccionados de tal manera que los pagos del fideicomiso a un beneficiario están supeditados a que el beneficiario haga o no haga ciertas cosas. Por lo tanto, tales herramientas legales pueden ser utilizadas por una persona para alentar o desalentar ciertos comportamientos entre familiares o amigos con posterioridad a su muerte.

Los elementos que un fideicomiso de incentivos podría vincular a pagos son numerosos: desde el empleo, al trabajo caritativo, a la elección de la profesión, a la escolarización, a la situación familiar, entre otros.

Dichos fideicomisos pueden adoptar un enfoque atractivo, en el cual ciertas actividades podrían generar un pago o aumentar la cantidad de dinero o elementos que un beneficiario recibiría. O podrían adoptar un enfoque estricto, en el que ciertas acciones pueden descalificar a un beneficiario de los pagos o reducirían la cantidad que deberían recibir.

Por lo anterior, hay muchos factores que una persona puede tomar en consideración a la hora de decidir si realizar o no un fideicomiso de incentivo en su plan de sucesión y, qué tipo de términos incluye el fideicomiso. Comprender qué tipo de cosas ayudaría o no con los objetivos que se persiguen puede ser crítico a la hora de prepararse y tomar este tipo de decisiones de planificación patrimonial. Esta es la razón por la cual se debe ser cuidadoso al definir sobre los objetivos con un abogado de planificación patrimonial y obtener orientación de este profesional sobre qué acciones tomar, este tipo de orientación es considerablemente importante.

Todos los padres quieren que sus hijos tengan éxito y que les vaya bien en la vida. Para ayudar a guiar a un niño o mantenerlo centrado en lo que un padre considera que es el camino correcto, un padre puede optar en ayudarlo con un incentivo de carácter financiero. Por ejemplo, puede acordar pagarle a un hijo o hija que va a la universidad un canon mensual de dinero, siempre y cuando él o ella mantenga un cierto GPA. Estos tipos de incentivos o acuerdos condicionales son realizados con frecuencia y de hecho, son comunes entre padres e hijos. Esta situación es típica si un padre muere y ya no puede proporcionar el impulso en la dirección correcta que un niño puede necesitar para alcanzar sus metas.
Para los padres que desean dejarle dinero a un niño, pero también hacerlo bajo cierto control sobre cuándo y cómo se distribuye, un fideicomiso de incentivo puede ser una buena opción. Como su nombre lo indica, un fideicomiso de incentivo proporciona a un beneficiario pagos financieros siempre que cumpla con los términos o condiciones establecidas.

Con frecuencia, los padres fijan los fideicomisos de incentivos sobre los cuales desean tener cierto grado de influencia o control sobre un hijo, para garantizar que él o ella logren sus objetivos. Además, este tipo de Fideicomiso también se puede utilizar para disuadir a un niño sobre ciertos comportamientos o actitudes negativas como estilos de vida o profesiones.

Por ejemplo, un padre puede financiar un fideicomiso de incentivo sobre la disposición que establece que los fondos del fideicomiso pagará el doble del salario anual de un niño si él o ella se convierten en maestro o trabajan para una organización sin fines de lucro. El mismo tipo de Fideicomiso también se puede establecer para desalentar a un niño de usar drogas o no trabajar y, en cambio, optar por vivir de los fondos del fideicomiso.

En cualquier circunstancia, se recomienda a los padres que desean establecer un Fideicomiso de incentivo, que busquen consejo y la asistencia de un abogado especializado en el tema. Si no se es cuidadoso, las acciones de los padres bien intencionados podrían terminar teniendo una influencia negativa e impacto en la vida de un niño en su futuro.