Fideicomiso de beneficencia

No necesita ser un millonario para apoyar causas que son importantes para usted. Al incluir un fideicomiso de caridad en su plan de sucesión, usted crea un legado de buena voluntad. Este fideicomiso puede incluso permitirle apoyar a sus beneficiarios y su organización benéfica favorita a través del mismo importe monetario.

Un fideicomiso es una estructura legal, al estilo de una mini corporación, con un fideicomisario que posee dinero o propiedad en beneficio de otra persona, llamado beneficiario. Un fideicomiso caritativo es una estructura administrativa creada para un propósito caritativo. Una vez estructurado, no puede ser alterado. Esto significa que debe estar seguro de su decisión porque no puede volver a tener el control de su dinero. Este artículo está dirigido a ayudarlo a decidir si un fideicomiso caritativo es favorable y adecuado para usted.


Beneficios de los fideicomisos caritativos


Los beneficios de un fideicomiso caritativo no han sido creados solo para millonarios y/o famosos. Puede ser una parte importante de cualquier programa de planificación patrimonial. Es importante considerar lo siguiente:


Compartir la alegría de dar: Establecer un fideicomiso de beneficencia puede ser una actividad familiar en la que se fomente la importancia de transpasr beneficios económicos hacia las generaciones más jóvenes.

Beneficios fiscales: hay varias ventajas fiscales que se pueden obtener dependiendo de su situación financiera. Después de elaborar su fideicomiso caritativo, usted puede hacer una deducción del impuesto sobre la renta y distribuirla en cinco años por el valor de su donación a la caridad. Por otra parte, la propiedad no es incluida como patrimonio a los efectos de determinar su impuesto al patrimonio. Finalmente, puede evitar el impuesto a las ganancias de capital en la venta de activos como acciones o bienes raíces.

Recibir ingresos del fideicomiso: cuando configura un fideicomiso de beneficencia, usted o un beneficiario pueden recibir un ingreso del fideicomiso. En general, usted elige entre recibir un monto fijo en dólares cada año o un porcentaje del valor actual del fideicomiso.

Diversificar inversiones: un fideicomiso de beneficencia le permite convertir propiedades que no generan ingresos en efectivo y luego reinvertirlas sin pagar impuestos sobre las ganancias obtenidas. Por ejemplo, si tiene $ 200,000 dolarés en acciones que se han revalorizado de $ 10 a $ 100 dólares por acción, puede transferirlo a un fideicomiso de caridad y venderlo sin incurrir en impuestos sobre las ganancias ocacionales. Luego, puede reinvertir el dinero en otras oportunidades de inversión monetaria.


Tipos de fideicomisos benéficos

 

Los fideicomisos de beneficencia se denominan con frecuencia "fideicomisos de intereses divididos" porque estos fideicomisos generalmente tienen dos beneficiarios: uno benéfico y otro no caritativo. Para entender mejor esto, podemos describir las características de estos dos aspectos de lasiguiente manera:


Fideicomiso Caritativo Principal (CLT en inglés)


Con un CLT, la organización benéfica se beneficia primero al recibir ingresos por un tiempo predeterminado de años o para alguien de por vida. Después de este período, los activos restantes van a un beneficiario no caritativo. Por ejemplo, puede dirigir el pago anual a su organización benéfica favorita durante 20 años y luego hacer que los nietos reciban el resto. Cuando se transfieran los activos, recibirá una deducción caritativa inmediata por el valor determinado por el IRS de lo obtenido.


Fideicomiso del Resto Caritativo (CRT)


Un CRT es la forma más popular de Fideicomiso Caritativo. Este fideicomiso primero realiza pagos a uno o más beneficiarios no caritativos. Esto puede ser para usted o para alguien que seleccione. La organización benéfica actuará como fideicomisario y será responsable de invertir, proteger y administrar los fondos fiduciarios. La organización de caridad pagará los ingresos de por vida del beneficiario, o un número predeterminado de años. Al final del término, la organización benéfica recibe los activos restantes del fideicomiso.

 

Dando Inicio


Primero, debe seleccionar el tipo de Fideicomiso que mejor se adapte a sus objetivos y decidir cuánto puede transferir. Puede financiar el fideicomiso con efectivo, acciones, bienes raíces, intereses comerciales, arte u otros activos valiosos.


A continuación, establecerá el fideicomiso con una institución financiera, como un banco o una empresa de inversión. Proporcionará instrucciones detalladas sobre cómo se calcularán los montos de pago y la frecuencia con que se realizarán los pagos.


A partir de lo anterior, designará la organización benéfica o las causas por las que le gustaría beneficiarse del Fideicomiso. La caridad debe ser una caridad aprobada por el IRS. Recuerde, sobre los beneficios finales en un fideicomiso caritativo, la organización caritativa actúa como fideicomisario y administra el fideicomiso para generar ingresos para usted o su beneficiario designado.


Revisión Inicial Gratuita de Sus Metas de Donaciones Caritativas

 

Las reglas para los fideicomisos caritativos son complejas, por lo que es importante trabajar con un abogado con experiencia. Si está considerando las donaciones caritativas como parte de su plan de sucesión, un abogado experimentado puede ayudarlo a desarrollar el plan que mejor se adapte a sus objetivos. Reciba una revisión gratuita de su caso por un abogado cerca de usted para conocer la ventaja de incluir un fideicomiso de beneficencia en su plan de sucesión.