Divorcio

Divorcio

El divorcio es un procedimiento judicial que disuelve el matrimonio de una pareja. Cuando se finaliza un divorcio, cada persona es libre de volverse a casarse si así lo desean y desde luego, emprender un nuevo camino para su vida.

Requisitos de residencia para obtener un divorcio

Todos los estados requieren que el cónyuge que solicita el divorcio sea residente de ese estado. Los requisitos de tiempo para establecer la residencia pueden variar, pero por lo general el tiempo requerido es de 6 meses a un año.

Diferentes tipos de divorcios

Cada estado posee su propio procedimiento de divorcio, sin embargo, la mayoría de los estados adoptan el enfoque "sin culpa" para el divorcio, mientras que algunos conservan un sistema de divorcio con "culpa".

Divorcios "sin culpa": la característica clave de un divorcio sin culpa es que el cónyuge que solicita el divorcio no tiene que demostrar ninguna infracción o "culpa" en nombre de ninguna de las partes para obtener el divorcio. Algunos estados requieren que la pareja declare que ya no pueden llevarse bien dentro de la relación. En otros estados, se requiere que la pareja viva separada por un período de tiempo específico (meses o años) antes de que puedan solicitar un divorcio "sin culpa".

Divorcios "con culpa": el cónyuge que solicita el divorcio debe establecer una razón por la cual se debe otorgar el divorcio. Aunque las reglas de "culpa" o las justificaciones pueden variar de estado a estado, las razones comunes citadas son:

Crueldad (infligir dolor innecesario o emocional).

Adulterio.

Deserción por un tiempo específico.

Confinamiento en prisión por un número determinado de años.

Incapacidad física para consumar el matrimonio.

División de la propiedad después de un divorcio

En muchos casos, una pareja que solicita el divorcio puede llegar a un acuerdo sobre la división de sus bienes y deudas por su cuenta. En los casos en los que no se pueda llegar a un acuerdo de este tipo, un tribunal debe intervenir y aplicar la ley estatal para resolver la disputa.

Excepciones a la distribución equitativa de la propiedad durante el divorcio.

Es importante tener en cuenta que, aunque los activos y los ingresos acumulados durante el matrimonio se dividen por igual en el divorcio, existen excepciones establecidas en los estatutos. Tales excepciones incluyen:

Apropiación indebida: Cuando un cónyuge adquiere activos y/o ganancias injustamente antes del divorcio, por lo que este cónyuge no recibirá el activo o la ganancia que ha sido erróneamente asignada.

Deudas: Si cualquiera de los cónyuges poseía una deuda, esta deuda se considera como una obligación de ese cónyuge individual. No se esperará que el cónyuge a quien no pertenece la deuda pague la mitad de la deuda después del divorcio.

Responsabilidad civil: si alguno de los cónyuges tiene una demanda civil pendiente en su contra, y esta demanda no beneficia a la pareja como comunidad, entonces, al divorciarse, la posible obligación monetaria que se derive de esta demanda será responsabilidad del cónyuge demandado, quien tendrá que asumirla en su totalidad.

Recuperación de una demanda por lesiones personales: si a uno de los cónyuges se le otorga una cantidad monetaria basada en una demanda por lesiones personales, esta cantidad permanece con el cónyuge lesionado y no se dividirá en caso de divorcio.

¿Necesita un abogado especializado en divorcio?

El proceso del tribunal para obtener un divorcio puede ser muy confuso, por lo que puede ser conveniente consultar con un abogado de divorcio para ayudar a explicar sus derechos y proteger sus intereses. Un profesional con experiencia en divorcios sabrá cómo navegar a través del complicado proceso legal de manera eficiente, y estará presente cuando tenga preguntas que resolver relacionadas con las causas del divorcio.

Subcategorias