Morcelador eléctrico

Las mujeres sometidas a miomectomías e histerectomías pueden correr el riesgo de una propagación involuntaria de cáncer uterino. Se cree que el culpable es un procedimiento médico llamado morcelación de energía, el cual utiliza un dispositivo llamado morcelador eléctrico para cortar el tejido dentro del cuerpo antes de extraerlo durante una cirugía laparoscópica. Múltiples pacientes y familiares conscientes del daño causado por el procedimiento ya han presentado demandas por este motivo.

Entendiendo el morcelador eléctrico

Los médicos hacen uso de morceladores eléctricos para realizar procedimientos quirúrgicos laparoscópicos en áreas de difícil acceso. La pequeña herramienta quirúrgica permite a los médicos cortar tejidos y órganos y extraerlos empleando técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas. El uso de incisiones más pequeñas durante la cirugía laparoscópica hace que las operaciones sean más rápidas, acorta los períodos de recuperación del paciente y reduce las cicatrices externas después de la cirugía. Estos dispositivos se han utilizado principalmente para realizar miomectomías (extirpación de los fibromas uterinos) e histerectomías (extirpación del útero) en las mujeres.

Las recientes preocupaciones de seguridad han demeritado la conveniencia de un proceso de esta naturaleza, debido a que si alguna mujer sin saberlo posee cáncer uterino, corre el riesgo que su enfermedad se propague después de la cirugía. Los morceladores eléctricos cortan los fibromas uterinos durante las miomectomías y el útero durante las histerectomías, cuando ese tejido contiene un cáncer, cortarlo dentro del cuerpo puede hacer que el cáncer se disemine por toda la pelvis y el abdomen. Esto puede exacerbar en gran medida los problemas de salud de un paciente y empeorar las probabilidades de supervivencia a largo plazo.

Gobierno, doctores y fabricantes responden

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) recientemente intervino en la controversia. El 17 de abril de 2014, la agencia emitió una alerta que desalentaba el uso de morcelación eléctrica en las miomectomías e histerectomías. Los datos de la FDA sugirieron que 1 de cada 350 mujeres que se someten a estos procedimientos corren el riesgo de propagar un cáncer uterino no detectado previamente, una tasa mucho más alta de lo que se creía anteriormente.

Los médicos y fabricantes también han tomado medidas sobre estos casos, evidenciándose en que muchos hospitales han dejado de usar morceladores, y los cirujanos han optado por utilizar procedimientos alternativos menos riesgosos. Los fabricantes también han respondido por lo que el 30 de abril de 2014 Johnson & Johnson (J&J) anunció que suspendía temporalmente la venta de minoristas de energía en todo el mundo. Tres meses después, J&J retiró del mercado a sus productos ya vendidos, solicitando que los médicos y hospitales los devolvieran a la compañía. Algunos críticos han señalado que la retirada voluntaria relativamente rápida puede estar motivada por los costosos juicios de Johnson & Johnson relacionados con otros productos defectuosos, incluidos los implantes de malla de la cadera y la pelvis.

Juicios de morcelación anticipada

Ya se han presentado múltiples demandas judiciales de morcelación. Se espera que sigan más en la medida que las mujeres que hayan tenido miomectomías e histerectomías enfrenten la propagación de un cáncer uterino. Estas demandas pueden ayudar a las pacientes y familiares sobrevivientes a recuperar una compensación monetaria por sus lesiones de parte de los responsables. Si bien las demandas por morcelación aún se encuentran en una etapa temprana, se espera que se basen en una o más de las siguientes teorías de responsabilidad.

Negligencia médica

Los pacientes lesionados mientras se someten a un procedimiento quirúrgico pueden demandar a los médicos, al hospital y al personal de salud que los operó por motivo de negligencia médica. Los médicos y hospitales tienen el deber de cuidar a sus pacientes cuando realizan una cirugía u ofrecen consejos médicos. Cuando los pacientes sufren una lesión después de someterse a un procedimiento quirúrgico, la negligencia profesional de un médico puede ser la culpable. Las mujeres que sufren lesiones después de someterse a una miomectomía o histerectomía mediante morcelación deben considerar si su médico les informó sobre los riesgos del procedimiento y realizó la cirugía con la atención adecuada.

Responsabilidad del producto

Las pacientes también pueden demandar al fabricante del dispositivo médico que causó sus lesiones. Los productos vendidos en el mercado deben ser seguros para el uso del consumidor. Por lo que cuando se detecta que un producto es peligroso o defectuoso, una demanda por responsabilidad civil del producto puede responsabilizar al fabricante por cualquier lesión causada por el producto defectuoso.

Los fabricantes de morceladores eléctricos pueden ser considerados responsables de las lesiones de los pacientes en una serie de reclamaciones de responsabilidad del producto. Se puede determinar que el fabricante no advirtió a los médicos y pacientes acerca de los problemas de seguridad asociados con el uso de morceladores de energía. De igual forma, un jurado puede concluir que el producto fue diseñado de manera defectuosa o incumplió con las garantías ofrecidas.

Muerte injusta

Varias mujeres han muerto de cáncer después de someterse a una miomectomía o histerectomía donde se usó un morcelador eléctrico. Cuando un paciente muere, los familiares sobrevivientes pueden presentar una demanda por muerte injusta para recuperar la indemnización de las partes responsables. Esto puede incluir costos funerarios, gastos médicos pendientes y otros gastos inmediatos que siguen a la muerte de un ser querido. También puede ayudar a las familias a superar las dificultades financieras al recuperar la compensación por la pérdida de ingresos, la pérdida de apoyo y otros daños.

Obtenga ayuda legal

Si bien una demanda exitosa puede proporcionar a los pacientes y a sus seres queridos una compensación financiera, navegar por las complejidades de la responsabilidad del producto y la ley de negligencia médica puede ser una tarea difícil. Los pacientes que han sido lesionados como resultado de un procedimiento de esta naturaleza, deben comunicarse con un abogado con experiencia para una evaluación de reclamos. Un abogado especializado en responsabilidad por productos defectuosos podrá hablar sobre las posibilidades de ganar una demanda en su caso y asesorarlo sobre un curso de acción apropiado.