Bextra

Bextra, el nombre comercial del fármaco genérico de valdecoxib, fue admitido por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) el 16 de noviembre de 2001. Su medicación fue para calmar los síntomas asociados con la osteoartritis y la artritis reumatoide en adultos. El 7 de abril de 2005, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) anunció que le solicitó a Pfizer, Inc. que retirara voluntariamente a Bextra del mercado de los EE. UU. Pfizer concertó suspender las ventas y la comercialización de Bextra en los EE. UU., A la espera de nuevas discusiones con la FDA.

En la información proporcionada a los profesionales de la salud, la FDA expresó que "ha concluido que el perfil de riesgo global versus beneficio de Bextra es desfavorable. Esta conclusión se basa en el posible aumento del riesgo de eventos adversos cardiovasculares (CV) graves, lo que parece ser un efecto de clase de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) (excluyendo la aspirina), un mayor riesgo de reacciones cutáneas graves (por ejemplo, necrólisis epidérmica tóxica, síndrome de Stevens-Johnson, eritema multiforme) en comparación con otros AINE y el hecho de que Bextra no se ha demostrado que ofrezca ventajas únicas sobre los otros AINE disponibles ".

Bextra: Obteniega Ayuda Legal

Aunque todos los medicamentos tienen innegables efectos secundarios anticipados unos mínimos y otros mayores, un fabricante de fármacos tiene la obligación de hacer que sus productos farmacéuticos sean lo más razonablemente seguros posible, y notificar a la comunidad médica y al público en general sobre los riesgos conocidos vinculados con sus medicamentos. Si un fabricante omite el hacerlo, puede ser responsable ante los pacientes que resulten lesionados como resultado de advertencias inadecuadas o de la naturaleza irrazonablemente peligrosa del medicamento, bajo una teoría legal llamada "responsabilidad del producto".

Si ha tomado Bextra y ha experimentado efectos secundarios no usuales, debe comunicarse con su médico de inmediato. Del mismo modo, tiene que comunicarse con un abogado experimentado en el tema de responsabilidad de producto para discutir y proteger sus derechos legales en relación con cualquier daño causado por Bextra.