Benicar

Un número importante de pacientes han realizado reclamos de Benicar contra los fabricantes del medicamento. Estas demandas afirman que el fármaco recomendado para controlar la presión arterial causó serios problemas intestinales y otras complicaciones en las personas que lo ingirieron. Existe completa información sobre los inconvenientes y complicaciones asociados con Benicar y los juicios que han sido registrados como resultado.

Visión general de Benicar

Benicar es un medicamento prescrito para tratar la presión arterial alta. También llamado Olmesartan, el medicamento es elaborado y vendido por laboratorios Forest y Daiichi Sankyo. La Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó Benicar para la venta comercial en abril de 2002. A partir de allí, se ha convertido en el medicamento para la presión arterial más recetado en el país.

Benicar es un bloqueador del receptor de la angiotensión II (BRA). Una considerable cantidad de pacientes pueden observar su presión arterial alta a los efectos de la angiotensión II, que puede hacer que los vasos sanguíneos se estrechen. Benicar está diseñado para bloquear la angiotensión II, permitiendo que los vasos sanguíneos de un paciente se propaguen. Esto puede reducir la presión arterial.

Las mujeres embarazadas normalmente deben evitar Benicar. La FDA lo clasifica como un medicamento para el embarazo de categoría D, lo que significa que Benicar representa un peligro para la salud del feto humano. No obstante, puede haber algunas situaciones en las que las mujeres embarazadas continúen utilizando Benicar bajo la supervisión de un médico.

Los problemas de Benicar

Se debe tener en cuenta algunos efectos secundarios Benicar. El más frecuente es el mareo. La diarrea, las náuseas, los vómitos, el dolor de cabeza, para respirar o la deglución, y la tos siguen de cerca. Los pacientes que sientan o registren alguno de estos síntomas deben consultar a su médico.

Asimismo hay lesiones más graves asociadas con Benicar. Ciertos pacientes que tomaron Benicar presentaron graves dificultades intestinales. La diarrea crónica, las náuseas, los vómitos, la pérdida severa de peso y la desnutrición son señales de que algo puede estar causando efectos colaterales. Muchos pacientes requieren hospitalización, y algunos desarrollan complicaciones más graves. Tanto los pacientes como los médicos han reportado casos en los que la interrupción del uso de Benicar hizo que los pacientes se recuperaran.

Ciertamente no ha escapado a la participación de los médicos y reguladores gubernamentales. Un artículo de 2012 publicado en Mayo Clinic Proceedings determinó que Benicar está asociado con una afección intestinal grave llamada enteropatía severa por spruelike. Esto llevó a la FDA a revisar la etiqueta de medicamentos de Benicar. Desde julio de 2013, la etiqueta advierte a los pacientes sobre el riesgo de enteropatía severa parecida al spruelike.

Existen otras inquietudes de Benicar menos establecidas. La FDA ha revisado estudios que encontraron que tomar Benicar aumenta el riesgo de cáncer en algunos pacientes. Otros ensayos clínicos han encontrado que tomar Benicar puede aumentar el riesgo de muerte por problemas cardíacos en pacientes con diabetes. Si bien estos hallazgos han provocado una revisión adicional, aún no se ha producido ninguna acción significativa.

Información de la demanda Benicar

Muchos pacientes que resultaron heridos después de tomar Benicar han demandado a los fabricantes. Incluso los pacientes que sufrieron problemas intestinales han presentado numerosas demandas judiciales. Estos pacientes sufren de diarrea crónica, pérdida severa de peso, náuseas y vómitos. A menudo requieren hospitalización para determinar la causa de su dolencia. Posteriormente, podría ser necesaria la atención médica durante un largo período de tiempo. Las facturas médicas costosas, la pérdida de ingresos por tiempo fuera del trabajo y la angustia emocional pueden afectar a los pacientes y su estabilidad financiera. Estas demandas intentan la recuperación de esos costos y otros gastos adicionales.

Los pacientes afectados pueden demandar a los fabricantes de productos peligrosos y defectuosos debido a un área legal conocida como responsabilidad del producto. Estas demandas pueden llegar a obtener una serie de objetivos. Los pacientes pueden recuperar la compensación por sus lesiones y responsabilizar a los fabricantes. Asimismo, el público puede darse cuenta de un producto peligroso y defectuoso y alertar su consumo. Finalmente, los fabricantes frecuentemente arreglan un producto que es objeto de tantos inconvenientes. Algunos pueden eliminar del mercado un producto inseguro por completo. Las demandas por responsabilidad de productos desempeñan un papel significativo para garantizar la seguridad y confiabilidad de los productos de consumo como los medicamentos.

La mayoría de los juicios de Benicar afirman que los laboratorios Daiichi Sankyo y Forest estaban conscientes y conocían o deberían haber sabido sobre el riesgo de problemas intestinales. Afirman que las compañías no advirtieron a los pacientes sobre el riesgo y deberían ser consideradas responsables. Se han presentado otras exigencias comunes de responsabilidad de productos como parte del esfuerzo continuo para recuperar la indemnización de los pacientes lesionados.

Obtenga una revisión de reclamo legal

Si usted o cualquier persona que conozca ha sufrido lesiones graves después de tomar Benicar, considere hablar con un abogado. Los pacientes pueden tener derecho a una indemnización por sus lesiones según la ley de responsabilidad del producto. Un encargado de responsabilidad del producto puede evaluar su caso y asesorarlo sobre sus opciones legales. Póngase en contacto con un abogado con experiencia para una elevar una demanda.