Discriminación por embarazo

La discriminación por estado de embarazo en el lugar de trabajo consiste en tratar de manera displicente y/o perjudicial a una persona empleada en una organización por encontrarse esperando un bebé o con una afección médica relacionada. Bajo la Ley de Discriminación por Embarazo, los empleadores no pueden discriminar a los empleados tomando acciones adversas como la terminación del trabajo o la degradación con base a su embarazo o género. Esto se aplica a los empleadores con 15 o más empleados, incluidos los gobiernos estatales y locales, agencias de empleo, organizaciones laborales y el gobierno federal.

En general, los empleadores tienen que proporcionar los mismos beneficios a todas las empleadas, se encuentren o no embarazadas. A manera de ejemplo, cuando un empleador ofrece varios tipos de beneficios para empleados, incluidos seguro de salud, jubilación o discapacidad, debe cubrir el embarazo y las afecciones médicas relacionadas con éste, de la misma manera que otras afecciones médicas están cubiertas. Algunas jurisdicciones estatales y locales también tienen requisitos de licencia pagada.

De manera similar, si una mujer no puede cumplir con sus obligaciones laborales debido a una condición médica relacionada con el embarazo o el parto, el empleador debe tratarla de la misma manera que a otras empleadas temporalmente discapacitadas. Por ejemplo, el empleador puede tener que proporcionar tareas modificadas, asignaciones alternativas, licencia por incapacidad o licencia no remunerada.

Discriminación del embarazo y sus derechos

La siguiente normatividad demuestra lo que los empleadores están en posibilidad de hacer o no hacer con respecto a las empleadas que están embarazadas, o que pueden quedar en estado de embarazo.

Los empleadores no pueden negarse a contratar, rehusarse a promover o despedir a una empleada embarazada debido a su estado, a una condición relacionada con el embarazo o a los prejuicios de compañeros de trabajo, o clientes.

Los empleadores no pueden hacer preguntas ilegales en la entrevista a las solicitantes embarazadas, que no les preguntarán a las solicitantes que no están embarazadas.

Los empleadores no pueden exigir a los empleados que notifiquen un embarazo, a menos que tenga un propósito comercial legítimo y no se utilice para restringir las oportunidades laborales del empleado.

Los empleadores no pueden discriminar a las empleadas que pueden quedar embarazadas.

Los empleadores no pueden prohibir que una empleada embarazada continúe trabajando si lo desea, y es físicamente capaz de realizar todas las actividades y tareas asociadas con el trabajo.

Los empleadores deben mantener abierto un trabajo por una ausencia relacionada con el embarazo, durante el mismo período de tiempo que los trabajos se mantienen abiertos para los empleados con baja por enfermedad o incapacidad.

Los empleadores no pueden discriminar a los empleados que han tenido un aborto, o están considerando tener un aborto.

Los empleadores deben proporcionar cobertura de seguro de salud para condiciones relacionadas con el embarazo, sobre la misma base que los costos tendrían que asociarse para otras condiciones médicas.

Los empleadores deben reembolsar los gastos relacionados con el embarazo, de la misma manera que los incurridos por otras afecciones médicas, ya sea que el pago se realice de forma fija o en un porcentaje de base razonable y habitual.

Los empleadores deben proporcionar el mismo nivel de beneficios de salud para los cónyuges de los empleados masculinos, que para los cónyuges de las empleadas.

Los empleadores deben proporcionar a los empleados solteros los mismos beneficios relacionados con el embarazo, que a los empleados casados.

Los empleadores deben otorgar a las mujeres embarazadas que están en licencia por enfermedad, la posibilidad de acumular antigüedad, vacaciones, aumento de sueldo y beneficios por incapacidad temporal, de la misma manera que las que están en licencia por otras razones no relacionadas con el embarazo.

Los empleadores no pueden exigir notas médicas de una empleada embarazada con respecto a su estado laboral, si no requieren una documentación similar de los médicos de otros empleados que tienen discapacidades a corto plazo.

Presente su reclamo de discriminación por embarazo con la ayuda de un abogado

Si siente que ha sido discriminada debido a un embarazo o una afección médica relacionada con el embarazo, debe hablar con un abogado lo antes posible. Un buen abogado laboral puede ayudarlo a recuperar cualquier pérdida en la que pueda haber incurrido. Obtenga una ventaja hoy y póngase en contacto con un abogado especializado en derecho laboral.