Reparación de crédito

Las recientes crisis financieras han surgido en la industria de "reparación de crédito" como respuesta directa a los consumidores que buscan formas de abordar problemas económicos personales, tales como el mal crédito. En la última década, se han creado múltiples organizaciones de reparación de crédito dedicadas a atender el creciente deseo de los consumidores de abordar su deficiente racha económica.

Si bien existen muchas compañías de crédito que operan de buena fe, que ofrecen asesoría financiera, también existen otras organizaciones que hacen promesas sensacionales pero imposibles de lograr, ofreciendo garantías para "borrar el mal crédito" o eliminar completamente una deuda crediticia. Como resultado, muchos consumidores han sido víctimas de estafas de esta naturaleza, por lo que se recomienda ser muy precavidos al momento de buscar compañías de estas características.

¿Son legítimas las organizaciones de reparación de crédito?

En general, las leyes de crédito permiten la existencia y operación de organizaciones de reparación de crédito. Sin embargo, están sujetas a ciertas limitaciones y regulaciones diferentes. Por ejemplo, los grupos de reparación de crédito no pueden:

Participar en declaraciones falsas o engaños para obtener un historial de crédito o la calificación de una persona.

Obtener información de identificación sin la autorización del consumidor.

Participar en prácticas comerciales ilegales como el fraude.

Hacer declaraciones falsas sobre los tipos de servicios que ofrecen.

Recoger el pago por servicios que aún no han sido prestados.

Uno de los principales problemas para identificar la calidad de una organización de reparación de crédito es la licencia y la certificación que deben sustentar. Es decir, puede ser difícil identificar una organización de reparación de crédito válida en lugar de una organización falsa, debido a que los requisitos de licencia pueden variar según la jurisdicción de cada estado.

¿Qué es una estafa de reparación de crédito?

Las estafas de reparación de crédito son métodos crediticios falsos que se emplean para obtener ganancias o información de consumidores vulnerables. Existen muchos tipos diferentes de estafas de reparación de crédito, entre las que se encuentran:

Declaración falsa: una organización puede desinformar a un cliente potencial diciéndole algo como: “no podrá obtener crédito por 10 años si se ha declarado en bancarrota. Por lo tanto, debería suscribirse para recibir nuestros servicios para no arruinar su oportunidad de crédito". Dicha información de bancarrota puede ser engañosa o completamente falsa.

Uso indebido de los EIN: Una estafa común puede surgir cuando la organización de reparación de crédito instruye a un ciudadano privado para que obtenga un número de identificación de empleo (EIN) como si fuera un negocio, con el propósito de establecer un nuevo registro de crédito. Es contra la ley usar un EIN con la finalidad de generar una identidad falsa.

Abuso del número de la Seguridad Social: algunas supuestas agencias de reparación de crédito no ofrecen ningún servicio, sino que, utilizan una figura crediticia falsa para intentar obtener información vital de los consumidores potenciales, como su número de seguridad social. Luego usarán el SSN de la persona para acceder a otra información o registros importantes.

Existen muchas otras formas de estafas de reparación de crédito por lo que debe desconfiar de cualquier organización que haga promesas exorbitantes, o que solicite su información sin explicar claramente sus intenciones para el posible uso de la misma.

¿Cuáles son algunos consejos al momento de tratar con empresas de reparación de crédito?

Si bien la asistencia crediticia puede ser necesaria para algunas personas y/o empresas, existen muchos pasos que se deben surtir y tener en cuenta para evitar prácticas fraudulentas de reparación de crédito. Algunas consideraciones que debe seguir son:

NO trate con ninguna “organización de reparación de crédito” que le prohíba comunicarse con las principales agencias de crédito.

NO trabaje con ninguna organización de reparación que no tome en consideración las regulaciones de la industria.

NO se deje seducir por las ofertas para "eliminar deudas", eliminar registros de crédito negativos o proporcionar crédito "sin importar su historial”.

Solicite una relación escrita de sus derechos.

REVISE minuciosamente cualquier contrato antes de firmarlo. Es posible que desee que un abogado revise los acuerdos que le piden que firme.

Pregunte por su derecho a cancelar contratos o acuerdos.

¿Necesita un abogado para que lo ayude con problemas de reparación de crédito?

La reparación de crédito puede funcionar para algunas personas que necesitan asistencia financiera. Sin embargo, debe asegurarse de estar tratando con una organización legítima y confiable para protegerse contra el fraude. Le conviene ponerse en contacto con un abogado experimentado en bancarrota, antes de consolidar una relación con un grupo de reparación de crédito. Si tiene problemas legales, disputas o inquietudes, un profesional especializado podría representarlo en el proceso relacionado con una demanda.