Abogado de Discriminación

Discriminar a un individuo es tratar a alguien de forma diferente, normalmente de forma negativa, debido a una característica determinada. La ley federal prohíbe la discriminación por parte de los empleadores y muchas otras entidades con base en el color de la piel, la raza, el género, el origen nacional, la discapacidad, la edad, el embarazo, los antecedentes médicos, la religión o incluso la información genética. Algunos estados han aprobado leyes que prohíben la discriminación con base en la orientación sexual, el peso y otros atributos. Esta sección cubre los diversos tipos de discriminación prohibidos por la ley federal, las agencias que hacen cumplir cada ley y cómo presentar una demanda, información detallada sobre escenarios específicos que involucran la discriminación y más.

Para que la discriminación sea legalmente procesable, debe basarse en una de las diversas clases de personas protegidas y en un contexto que esté cubierto por la legislación y la autoridad federal.

Bases de la discriminación

Para que la discriminación active la protección de la ley federal debe dirigirse contra una persona por su color de piel, raza, género, origen nacional, discapacidad, edad, orientación sexual, religión o un número limitado de otras categorías. Las leyes que prohíben la discriminación basada en la raza son las más fuertes y han estado documentadas durante el período más largo de tiempo. Otras categorías se han introducido más recientemente y pueden ser expansivas o restrictivas según la categoría y el contexto.

La combinación de la legislación y la interpretación de las leyes existentes por parte del Tribunal Supremo han dado lugar a una expansión de los derechos civiles para incluir a grupos que antes no estaban protegidos. Las víctimas transexuales y homosexuales no estaban anteriormente protegidas por leyes antidiscriminatorias. Además de ampliar la protección a estas personas; los cambios legislativos ahora también protegen a quienes su perseguidor percibe como pertenecientes a uno de los grupos enumerados. Por ejemplo, si a alguien se le negara un ascenso en su trabajo porque se cree que es homosexual, tendría ahora una demanda judicial por discriminación contra su empleador, aunque en realidad sea heterosexual.

Contexto de la discriminación

Hay algunos contextos en los que la discriminación no da lugar a litigios. Alguien puede discriminar como individuo en un contexto social sin exponerse a una demanda, aunque puede perder algunos amigos.

Para que la discriminación pueda ser objeto de una acción judicial debe dirigirse a una de las categorías de personas reconocidas como protegidas y también debe tener lugar en uno de los diversos contextos, como en el empleo, la educación, la vivienda, las prestaciones o servicios gubernamentales, la atención de la salud, el uso de la tierra y la zonificación, los préstamos y créditos, los alojamientos públicos, el transporte o la votación.

Legislación contra la discriminación

Las prohibiciones de la discriminación están dispersas en la ley. Sin embargo, la mayoría de las prohibiciones a la discriminación se originan en el capítulo 21 del título 42 del Código de los Estados Unidos, donde se han recogido una serie de leyes de derechos civiles del gobierno federal, entre ellas la Ley de derechos civiles de 1866, la Ley de derechos civiles de 1964 y la Ley de derechos civiles de las personas institucionalizadas. Otras leyes federales importantes son la Ley de vivienda equitativa, la Ley de igualdad de oportunidades de crédito, la Ley de derechos de voto de 1965 y la Ley de socorro en casos de desastre y asistencia de emergencia. Los distintos estados también han promulgado leyes para proteger los derechos civiles de sus ciudadanos, aunque el alcance de los protegidos y el contexto en que se protegen varían mucho de un estado a otro.