Fraude de tarjetas de crédito

El fraude con tarjetas de crédito es una forma de fraude financiero que se ha convertido en una práctica muy común hoy en día. En el caso de los Estados Unidos, se estima que el fraude por este concepto asciende a más de $1 billón de dólares en prácticas de fraude con tarjetas de crédito cada año. Ante esta situación, es de suma importancia reportar de forma inmediata las tarjetas de crédito que han sido extraviadas o robadas; y estaré al tanto sobre cuáles son los métodos de prevención ante casos como este.

Elementos del fraude de tarjetas de crédito

El fraude con tarjetas de débito/crédito se puede cometer de diversas maneras, entre las más usuales formas se presentan cuando una persona:

Obtiene, toma, firma, usa, vende, compra o falsifica de manera fraudulenta la información de la tarjeta de crédito o débito de otra persona.

Utiliza su propia tarjeta con el conocimiento de que está revocada o caducada o que la cuenta carece de dinero suficiente para pagar los artículos adquiridos que están siendo cobrados.

Compra bienes o servicios a otra persona teniendo pleno conocimiento de que la tarjeta de crédito o débito que se está utilizando se obtuvo ilegalmente o se está utilizando sin autorización.

Tipos de fraude de tarjetas de crédito

Tal y como se mencionó anteriormente, el fraude crediticio es un término empleado para designar el uso de una tarjeta de crédito personal o de otra persona, para adquirir bienes o servicios, o con la intención de evadir el pago. Si bien es sencillo entender el robo físico de una tarjeta de crédito o débito de una billetera o cartera, hoy en día es mucho más común que sólo se robe información y no la tarjeta en sí. Existen múltiples formas de fraude de tarjetas de crédito con métodos nuevos e ingeniosos que se diseñan casi a diario, de los cuales aquí mostraremos a continuación los tipos más comunes de fraude de crédito:

Apertura de nuevas cuentas con identificación robada.

Tomar una cuenta existente.

Usar una tarjeta falsificada.

Usar una tarjeta perdida o robada de otra persona.

Sanciones por fraude de tarjetas de crédito

Las sanciones por fraude con tarjeta de crédito dependen de los hechos del delito y de la gravedad del mismo. Si una tarjeta de crédito es robada pero no se usa, puede tratarse como un delito menor o mayor. Sin embargo, cuanto más sofisticado sea el delito, es decir, las tarjetas falsificadas, lo más probable es que sea tratado como un delito grave con una sentencia más larga.

El fraude con tarjeta de crédito que involucra el robo de una tarjeta o de su información, por lo general conlleva una sentencia de prisión de 1 a 5 años. El robo de identidad se trata de forma mucho más severa con penas de prisión desde 10 hasta 20 años. Además, si el ladrón posee herramientas del oficio especializadas para cometer el delito, es decir tenerlas consigo al momento de ser capturados, puede aumentar el tiempo de prisión con un período adicional por portar dichas herramientas.

¿Cómo se puede prevenir el fraude de tarjetas de crédito?

El fraude con tarjetas de crédito se puede prevenir tomando ciertas precauciones de seguridad, las cuales incluyen:

No dar su número de tarjeta de crédito o PIN a menos que trate con empresas de confianza.

Destruir recibos de inmediato o guardarlos en un lugar seguro.

Nunca dejar las tarjetas al alcance de la mirada de posibles ladrones o falsificadores, es decir, no dejar las cartas al aire libre.

No escribir números PIN y guardarlos en su billetera.

Inscribirse en estados de cuenta en línea que le permiten ver los cargos de su tarjeta al instante, a través del servicio de alerta y notificación haciendo llegar la información de las transacciones de forma inmediata a su teléfono celular.

De igual manera, un paso importante ante casos de fraude es obtener de forma regular, informes y/o reportes crediticios. Estos documentos podrán servirle de ayuda para determinar qué préstamos y obligaciones pendientes están a su nombre.

¿Qué se debe hacer en caso de ser víctima de fraude con una tarjeta de crédito?

Ante una situación como esta, es imperativo reportar su tarjeta robada de manera inmediata al emisor de la tarjeta original. Muchas compañías tienen líneas telefónicas durante las 24 horas del día (24/7), para reportar tarjetas extraviadas o robadas. De igual manera, se presentan otras entidades que pueden ser contactadas en casos como estos:

La Comisión Federal de Comercio (FTC): es la entidad encargada de enviar su reclamo a un centro de atención especializado, distribuyéndolo en todo el país la información, a fin de ayudar a las autoridades locales.

Su agencia local de protección al consumidor.

Según la ley federal, la responsabilidad máxima por parte de los titulares de tarjetas de crédito extraviadas o robadas es de $50 dólares al momento de presentar la denuncia.

¿Debe consultar a un abogado?

Un profesional especializado en el área criminal puede ayudarlo a enfrentarse contra el fraude de tarjetas de crédito. Asimismo, un abogado puede ayudarlo a presentar una causa de acción penal contra cualquier persona que haya encontrado su tarjeta de crédito y la haya utilizado en su nombre.