Fraude criminal de préstamos hipotecarios

Según un comunicado de prensa del FBI, el fraude de préstamos hipotecarios es uno de los delitos de cuello blanco con mayor auge que se ha desarrollado en las últimas décadas en los Estados Unidos.

El fraude de préstamos hipotecarios es tipificado por cualquier declaración errónea, tergiversación u omisión hecha por alguna persona que intenta obtener un préstamo para aumentar la confianza sobre la cual se basa y que confía un prestamista. Básicamente, mentir en su solicitud de préstamo hipotecario es un fraude hipotecario. Incluso si solo exagera un poco, se ha cometido fraude hipotecario.

Cometer fraude de préstamos hipotecarios, incluso accidentalmente, puede tener graves consecuencias. Si su prestamista descubre que alguna parte de su solicitud de préstamo fue alterada, puede exigir un reembolso completo inmediato de su préstamo. Igualmente, dado que el fraude de préstamos hipotecarios es un delito, corre el riesgo de una investigación penal, posibles multas e incluso retención carcelaria.

¿Cuáles son los elementos del fraude de préstamos hipotecarios?

Debido a que los interesados que cometen fraude de préstamos hipotecarios están acusados de un delito, el estado debe probar que el acusado tenía la intención de perpetrar el delito y realizó una acción fraudulenta considerada una infracción.

Para que la fiscalía demuestre que un acusado tenía la intención de realizar un fraude hipotecario, el fiscal debe probar que el acusado sabía que sus acciones eran fraudulentas o que el acusado era consciente que sus actos estaban direccionados con el propósito de cometer un fraude.

¿Cuáles son las formas más comunes de cometer fraude de préstamos hipotecarios?

Las siguientes acciones tienen más probabilidades de desencadenar una investigación de fraude de préstamos hipotecarios:

Declaraciones falsas: relacionar información mentirosa y presentar declaraciones falsas o engañosas en los documentos.

No divulgación: no informar al prestamista sobre información crucial, como tener otro prestamista.

Robo de identidad: poner el nombre de otra persona en los documentos.

Fraude de ocupación: colocar información falsa sobre los bienes y activos del interesado.

Fraude de ingresos: el prestatario exagera su nivel de ingresos.

¿Qué ocurre si el prestamista cometió fraude de préstamos hipotecarios?

Uno de los muchos factores determinantes de la crisis de hipotecas de alto riesgo de 2008 fue el fraude masivo de préstamos hipotecarios por parte de los bancos y sus subsidios. A raíz de la burbuja del mercado de la vivienda, numerosos prestamistas no lograron producir los contratos hipotecarios que necesitaban para ejecutar la hipoteca de los propietarios. En lugar de permitir que los propietarios de viviendas en incumplimiento de pago mantengan sus hogares, muchos de los bancos crearon documentos hipotecarios falsos para proceder con las ejecuciones hipotecarias.

Estas falsificaciones fueron sorprendentemente pobres, con nombres faltantes, nombres equivocados o fechas incorrectas. Como resultado, muchos jueces se convencieron de disminuir las reglas con respecto al error del prestamista en el proceso de ejecución hipotecaria. Anteriormente, si el prestamista había cometido un error, los tribunales simplemente permitirían al prestamista corregir el error o, como máximo, reiniciar el proceso. Pero, después que la crisis hipotecaria reveló un fraude masivo, los jueces se mostraron más dispuestos a escuchar el fraude de préstamos hipotecarios como una defensa contra la ejecución hipotecaria.

¿Necesito un abogado para mi caso de fraude de préstamos hipotecarios?

De ser así, encuentra el abogado de bienes raíces adecuado.

Si le preocupa el fraude de préstamos hipotecarios, debe consultar con un abogado. Un abogado con experiencia en defensa criminal puede revisar su situación y aconsejar de sus derechos y responsabilidades, y recomendar un curso de acción para su mejor provecho.

Si usted es víctima de un fraude hipotecario, debe hablar con un abogado de bienes raíces para establecer sus derechos contra el prestamista.