Litigios comerciales

En el contexto del vasto mundo del derecho comercial, un conflicto de intereses (COI) no suele referirse a conflictos entre dos personas; su significado está referido en cambio, a situaciones en las que los intereses privados de una persona entran en conflicto con sus intereses y responsabilidades profesionales. En la mayoría de los casos, esto implica una violación del deber de lealtad de la persona hacia su corporación, fundación, u organización empresarial.

Por ejemplo, los miembros corporativos que están en la junta directiva deben su deber de lealtad fiduciaria. Si aprovechan ciertas oportunidades comerciales en detrimento de la empresa, pueden generar un conflicto de intereses.

El término "conflicto de intereses" también surge en muchos otros contextos legales (como cuando los abogados o jueces tienen un conflicto de intereses que les obliga a abstenerse de una demanda). De manera similar, un conflicto de intereses en un entorno comercial puede requerir que la persona se abstenga de participar en ciertas decisiones corporativas por tener vínculos con conocidos y/o familiares. Los graves conflictos de intereses también pueden dar lugar a sanciones y consecuencias legales.

¿Cuáles son algunos conflictos de intereses comunes?

De acuerdo con las leyes comerciales, la mayoría de los conflictos de intereses implican un conflicto entre los intereses personales del actor y sus obligaciones con la corporación, sociedad u otro tipo de entidad comercial. La mayoría de los casos, los directores, funcionarios y miembros de juntas corporativas tienen mayores deberes de lealtad a la compañía, que los simples accionistas y desde luego, que los empleados de la organización.

Algunos ejemplos comunes de conflictos de intereses en un entorno empresarial pueden incluir:

-“Autodidacta”: el autodidacta se produce cuando un director o funcionario realiza una transacción con otra organización que beneficia al funcionario, en detrimento de la empresa. Conflictos como estos a veces se llaman y conocen como “usurpando oportunidades corporativas”.

-Problemas con los regalos: muchas leyes comerciales prohíben que los funcionarios reciban regalos de personas con las que la empresa hace negocios. Los regalos incluyen tanto artículos tangibles como activos no tangibles (como los costos de transporte y alojamiento).

-Conflictos de empleo externo: si un funcionario corporativo trabaja con más de una compañía, sus intereses en un trabajo que tenga con una de ellas, no pueden entrar en conflicto con los de la otra compañía.

-Información confidencial: la información confidencial no se puede utilizar para su propio beneficio, especialmente aquellos beneficios relacionados con secretos comerciales, operaciones con información privilegiada y otros tipos de violaciones de valores.

-Intereses familiares: Es lo que se conoce como nepotismo, es el proceso donde se contrata a un hijo, cónyuge u otro familiar cercano en función de su relación con el director o el funcionario. Un conflicto de intereses basado en las relaciones familiares se llama "nepotismo", y también puede implicar la distribución injusta de regalos como el aumento de salarios y beneficios.

Tenga en cuenta que otras violaciones, como el fraude o el soborno, generalmente se clasifican en las leyes penales como delitos de cuello blanco. De hecho, clasificar los delitos como "conflictos de intereses" no eximirá a las partes de la culpa penal, y puede incluso conducir a otras violaciones conforme a lo establecido por la ley.

¿Cómo se manejan los conflictos de intereses bajo las leyes comerciales?

Por lo general, es mejor si se identifica un interés de conflicto y se aclara antes de que surjan más disputas. Un conflicto de intereses puede no tener consecuencias legales, si se resuelven mediante:

-Divulgación: los conflictos de intereses del director deben ser divulgados antes de que se les permita formar parte de la junta, o participar en importantes procesos de toma de decisiones. Esto ayudará a los otros directores a comprender los antecedentes generales de la persona.

-Recusación: si la persona tiene un conflicto de intereses, puede "recusarse" a sí misma, lo que significa declararse impedida, por lo tanto, retirarse de sus deberes y no participar en los procesos de toma de decisiones. A menudo pueden permanecer en el consejo, pero su participación puede estar limitada a actividades en las que no puedan generar conflictos.

Si el conflicto de intereses lleva a más disputas, a menudo se pueden remediar a través de:

-Políticas internas de la organización que tratan con la resolución de disputas (por ejemplo, la disputa se resuelve a través del departamento de recursos humanos de la compañía).

-Participación de terceros: un tercero o actor neutral puede intervenir para resolver el conflicto o la disputa. Por lo general, esto implicará la presentación de informes externos a una agencia de regulación gubernamental como la Comisión de Bolsa de Valores (SEC).

-Juicios privados: el director puede ser demandado a través de un juicio civil, para determinar si un trato privado fue "justo" para la compañía. Si el trato fue injusto, las ganancias pueden ser "desembolsadas" o entregadas a la compañía.

¿Se Necesita un abogado de negocios?

Los conflictos de intereses en un entorno empresarial a menudo pueden ser complejos. Si bien pueden tener consecuencias legales, a menudo es posible identificar el conflicto desde el principio y preservar la situación laboral del funcionario. Si tiene alguna pregunta sobre conflictos de intereses comerciales, puede comunicarse con un abogado de negocios calificado, para obtener asesoramiento y representación ante un tribunal.