Ley Jones

La Ley de la Marina Mercante de 1920, más comúnmente conocida como Ley Jones, establece el marco legal para los asuntos legales relacionados con la Marina Mercante de los Estados Unidos. Una de sus funciones más importantes es proteger a los marineros lesionados en el mar, ya que no están calificados para la ley de compensación de los trabajadores en virtud del Derecho Marítimo. En términos generales, el término "Marina Mercante" se refiere a la flota de barcos comerciales que transportan y entregan mercancías desde y hacia otras naciones durante tiempos de paz, a diferencia de los buques militares. Sin embargo, estos barcos pueden ser encargados por el gobierno de los Estados Unidos para transportar tropas y suministros militares en tiempos de guerra.

Mientras que la Ley Jones cubre varios aspectos de la Marina Mercante, este artículo se centra en las disposiciones que permiten a los marineros lesionados demandar a sus empleadores.

¿A quiénes cubre la Ley Jones?

Los marinos privados que participan en el comercio internacional para la importación o exportación de bienes, principalmente en un entorno comercial, se consideran parte de la Marina Mercante. En consideración que la ley terrestre no se aplica a los empleados en el mar, incluidas las protecciones de compensación para trabajadores, esta ley proporciona un recurso legal para que los empleados marinos demanden a sus empleadores por lesiones que hayan podido recibir en sus actividades laborales.

Los que están cubiertos por la Ley Jones incluyen maestros, capitanes, oficiales y miembros de la tripulación que pasan al menos el 30 por ciento de su tiempo de trabajo en un "barco en la navegación" o un grupo de barcos de propiedad común. Un barco en navegación es el que está a flote, operativo, capaz de moverse y en aguas navegables. Por ejemplo, un barco atado a un muelle sería considerado "en navegación".

Si no cumple con el umbral del 30 por ciento requerido para la cobertura en virtud de la Ley Jones, estará cubierto por la Ley federal de Compensación para Trabajadores de Longshore y Harbor.

Cómo la Ley Jones protege a los empleados en el mar

La Ley Jones requiere que el empleador de un marinero (como una compañía naviera), proporcione un entorno de trabajo razonablemente seguro. Si el capitán o cualquier otro empleado es negligente por las lesiones de otro empleado, entonces el empleador puede ser considerado responsable y demandado por la parte lesionada.

Ejemplos de condiciones inseguras o situaciones que pueden generar responsabilidad incluyen:

-Capacitación insuficiente del capitán o tripulación.
-Equipos mal mantenidos
-Aceite u otras sustancias resbaladizas en la cubierta del barco.
-Asalto por un compañero miembro de la tripulación
-Falta de proporcionar a la tripulación el equipo adecuado.

Por ejemplo, supongamos que un miembro de la tripulación no coloca un letrero de "precaución" frente a una sección de la cubierta que se acaba de engrasar por algún liquido viscoso y por lo tanto se torna resbaladiza. Si otro miembro de la tripulación se resbala y sufre un percance de ligamento desgarrado como resultado de las condiciones de la cubierta, la parte lesionada puede decidir demandar a su empleador por la lesión.

¿Cómo presentar una reclamación en virtud de la Ley Jones?

A diferencia de los reclamos por lesiones típicas, el demandante en un reclamo de la Ley Jones solo tiene que demostrar que la negligencia del empleador desempeñó algún papel en la lesión, aunque sea menor. Entonces, si el miembro de la tripulación que se resbaló en la cubierta también fue negligente, todavía podría presentar un reclamo si las condiciones resbaladizas fueran solo una de las causas de la lesión.

En general, el proceso para reclamos por lesiones bajo la Ley Jones implica lo siguiente:

-Informar la lesión a su supervisor (como el capitán) dentro de los siete días posteriores al accidente
-Presentar una declaración oficial sobre la lesión y determinar la responsabilidad de quién tiene la culpa, al completar un informe de accidente
-Buscar tratamiento médico lo antes posible (cualquier registro médico relevante será útil para su reclamo)
-Resolver el reclamo o presentar una demanda contra su empleador
-Hablar con un abogado antes de presentar un reclamo de la Ley Jones.

Si bien las leyes estatales y federales pueden ser confusas para quienes no son abogados, la ley marítima es un asunto completamente diferente. Y dado que tantos factores diferentes pueden haber contribuido a su lesión en el mar, no siempre está claro qué parte (si alguna), fue negligente. Si ha sido lesionado mientras trabajaba en una embarcación marítima, un abogado experimentado puede ayudarlo a obtener la compensación a la que tiene derecho.