Compensación de Trabajadores

Los beneficios de desempleo, llamados igualmente seguro de desempleo (UI), son programas implementados en cada estado del país con el propósito de brindar apoyo financiero a los empleados que han perdido su trabajo, por haber sido despedidos o dados de baja. Estos beneficios financieros tienen el objetivo de apoyar a las personas desempleadas mientras buscan un nuevo empleo, recibiendo un porcentaje de su salario mientras estuvo empleado.

¿Qué empleados son elegibles para beneficios de desempleo?

En general, los empleados que terminan desempleados por causas ajenas a su voluntad son elegibles para recibir beneficios por desempleo.

Empleados despedidos: Algunos empleados que son despedidos pudiesen ser elegibles para recibir beneficios. Por ejemplo, si un empleado no es un buen candidato para el trabajo o es despedido por transgresiones leves, como retrasos ocasionales, él o ella, están en capacidad de ser elegibles para recibir estos beneficios.

Empleados dados de baja: Los empleados temporales dados de baja debido a las reducciones de la fuerza laboral o los recortes de la empresa también son elegibles.

Empleados que renuncian: Un empleado que renuncia pudiera recibir beneficios de desempleo si su renuncia es por "buena causa" y se esfuerza por mantener su empleo. Una buena causa puede incluir condiciones de trabajo inseguras, extrema distancia desde su lugar de vivienda al lugar de trabajo, exposición a riesgos en el trabajo, tener que estar más pendiente de sus hijos o sus familiares mayores, o acoso sexual, entre otras causas.

¿Cuánto costarán los beneficios del empleo a su negocio?

Los empleadores destinan un porcentaje para pagar los programas de seguro de desempleo que requiera su estado, variando la cantidad y el método dependiendo de la jurisdicción aplicable en el sector donde se encuentre el negocio. Por lo general, las empresas pagan impuestos por la cantidad del número de empleados en la nómina y el número de reclamos de desempleo presentados contra la empresa, cuanto mayor sea el número de reclamaciones, más tendrá que contribuir un empleador con el seguro de desempleo.

¿Puede mi empresa impugnar una reclamación?

Cuando un empleado pierde su empleo, puede presentar una reclamación de beneficios de desempleo ante la oficina del estado que atiende los casos relacionados con los trabajadores de las empresas. El estado determinará si el empleado es elegible para recibir beneficios según el marco legal estatal. Después de esta determinación, el empleador recibirá un aviso formal sobre la elegibilidad del empleado, sin embargo, si cree que la persona no debe ser elegible para recibir beneficios por mala conducta u otras razones serias que rodean el historial del empleado, usted puede tener la opción de impugnar la reclamación.

Si decide impugnar la reclamación, tenga en consideración el tiempo y el dinero que puede demandar el proceso. Además, impugnar para reclamar puede alentar a un ex-empleado a presentar una solicitud por despido injustificado, lo que a la postre podría ser bastante oneroso.

¿Necesito un abogado para impugnar una reclamación de seguro de desempleo?

No es muy probable que necesite un defensor para impugnar cualquier reclamación por beneficios de desempleo, puesto que la oficina estatal de desempleo puede proporcionarle información y guiarlo a través del proceso. No obstante, si se les niegan los beneficios a algunos empleados, estos pueden presentar una demanda por despido injustificado, razón por la cual se recomienda contactar un asesor legal para discutir sus opciones y obtener asesoramiento sobre el proceso a seguir.