Acoso sexual

Una mujer que trabaja en una oficina teme la llegada de su compañero de trabajo, que durante mucho tiempo la hizo sentir incómoda, pero el día anterior hizo un comentario inapropiado y malicioso sobre su cuerpo. Al otro lado del pasillo, un gerente le dice a una joven pasante que le puede brindar grandes oportunidades de contratación y ascenso para aquellos que "cooperan" y le hace un gesto sexualmente sugestivo. Un hombre sentado en el cubículo de la esquina, mientras tanto, ha estado ofendiendo a varios de sus compañeros de trabajo durante meses mirando pornografía en su computadora, sin importarle que lo estén observando. ¿Qué tienen en común esas personas? Todos son ejemplos de acoso sexual, un reclamo federal de discriminación en el lugar de trabajo que presenta varias formas diferentes.

Pero, ¿Cómo trazamos la línea entre el comportamiento aceptable y el acoso ilegal? En otras palabras, ¿cómo definimos el acoso sexual y, más concretamente, cómo la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) y los tribunales revisan una demanda de acoso sexual?

¿Qué es la Ley de Acoso Sexual?

El acoso sexual se considera una forma de discriminación sexual según el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que se aplica a todos los empleadores de los Estados Unidos con 15 o más empleados. Algunas leyes estatales pueden proporcionar protección adicional a los trabajadores. Cualquier persona afectada por la conducta ofensiva en cuestión, no solo la persona a quien se dirige, puede ser una víctima. La EEOC define la ofensa de la siguiente manera:

"Los avances sexuales no deseados, las solicitudes de favores sexuales y otras conductas verbales o físicas de naturaleza sexual constituyen acoso sexual, cuando la sumisión o el rechazo de esta conducta afecta explícita o implícitamente el empleo de un individuo, interfiere de manera irrazonable con el desempeño laboral de un individuo o crea una intimidación, ambiente de trabajo hostil u ofensivo ".

La EEOC ofrece orientación adicional sobre lo que constituye acoso sexual, que incluye lo siguiente:

-La conducta del delincuente debe ser ofensiva y no aceptada por la víctima.

-El acoso todavía puede ocurrir cuando no hay daño económico o despido de la víctima.

-El acosador puede ser el supervisor de la víctima, un agente del empleador, un supervisor en otra área, un compañero de trabajo o cualquier otra persona, a maneras de ejemplo, un cliente.

-La víctima y el acosador pueden ser una mujer o un hombre. La víctima no tiene que ser necesariamente del sexo opuesto.

-La víctima o el acosador puede ser mayor o menor en edad que el acosado.

Tipos de acoso: Quid Pro Quo y entorno de trabajo hostil

Hay dos tipos diferentes de reclamos de acoso sexual, aunque la forma en que un tribunal distinguirá entre los dos para decidir si ha ocurrido acoso, no está muy claro:

Quid Pro Quo: acoso sexual que se produce cuando un supervisor o una persona en una posición de autoridad solicita sexo, o una relación sexual, a cambio de no despedir o castigar al empleado, o a cambio de favores, como promociones o aumentos.

Ambiente de trabajo hostil: acoso sexual que se produce a través de la presencia de fotografías degradantes o sexuales, bromas o amenazas. El comportamiento o conducta inapropiada debe ser tan generalizada que, como su nombre lo indica, cree un ambiente de trabajo intimidatorio y ofensivo.

Cada estado es diferente con respecto a las protecciones contra el acoso sexual. Por ejemplo, Alabama permite a un empleado demandar a un empleador por acoso sexual basado en una teoría de invasión de la privacidad. La ley de Vermont, en comparación, requiere que cada empleador adopte una política contra el acoso sexual. Otros estados no tienen una ley específica que prohíba o castigue el acoso sexual y, por lo tanto, se acogen a la ley federal.

Aplicando la definición

Si bien es fácil definir el acoso sexual, es muy difícil aplicar esa definición a un conjunto de hechos particulares. Las opiniones de los tribunales pueden parecer inconsistentes, acerca de si se ha producido el acoso sexual, a veces decidiendo de manera diferente en casos con hechos muy similares, especialmente en casos de entornos laborales hostiles donde es más difícil que en situaciones de quid pro quo, se demuestre que ocurrió el acoso.

La Corte Suprema de los EE. UU. ha sostenido que los empleadores pueden defenderse en casos de entornos laborales hostiles presentados en su contra, por las acciones de un supervisor o empleado de nivel gerencial, al argumentar que tomaron medidas razonables para prevenir el acoso sexual y se esforzaron por corregir el comportamiento de acoso. Los empleadores también pueden argumentar que no son responsables si un empleado no aprovechó los informes disponibles o las medidas correctivas, para quejarse de incidentes de acoso sexual.

Factores para revisión: Ambiente de trabajo hostil.

El tribunal basará su decisión en los hechos del caso, con énfasis en el contexto. Esto fue probado en un reclamo de acoso sexual presentado por un escritor para el exitoso programa de televisión "Friends", quien afirmó que fue víctima de acoso en la sala de escritura, donde a menudo participaban en bromas tabú para avivar las ideas. La Corte Suprema de California desestimó la demanda, y afirmó que las bromas formaban parte del "lugar de trabajo creativo" requerido, para un programa de comedia con temas sexuales.

Los factores que un tribunal considerará en los casos de ambiente de trabajo hostil, incluyen los siguientes:

-Frecuencia del supuesto comportamiento inapropiado.

-Gravedad del comportamiento.

-Conducta de la víctima.

-Contexto del presunto acoso.

-Tamaño del negocio del empleador.

-Naturaleza del negocio del empresario.

En un reclamo de entorno laboral hostil, si una persona razonable en la posición del demandante hubiera pensado que el entorno era hostil.

Nota: Si la presunta víctima participó voluntariamente en bromas sexuales o bromas arriesgadas, será más difícil para ellos demostrar que realmente han sido acosados.

Disipando los mitos del acoso sexual

-Sólo las mujeres pueden ser acosadas: esto no es cierto. Los tribunales han dictaminado previamente que un hombre puede ser acosado por una mujer, aunque tal situación es ligeramente más rara que un hombre que acosa a una mujer.

-Una mujer no puede acosar a otra mujer y un hombre no puede acosar a otro hombre: esto no es cierto. La Corte Suprema de los Estados Unidos ha reconocido que el acoso sexual ilegal puede ocurrir entre personas del mismo sexo.

-El acoso sexual solo puede ocurrir en un lugar de trabajo: Esto no es cierto. La Corte Suprema de EE. UU. Dictaminó que los maestros, profesores y otras personas con autoridad en los sistemas escolares (incluidas las universidades y colegios), pueden acosar sexualmente a los estudiantes en violación de la ley. Si bien el caso se decidió en virtud del Título IX de las Enmiendas de Educación de 1972, en lugar del Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, la implicación fue la misma: un maestro puede acosar sexualmente a un estudiante.

-Solo los supervisores o aquellos en posiciones de autoridad pueden ser un acosador: Esto no es cierto. Un acosador puede ser un compañero de trabajo y, en algunos casos, un tercero, como un agente o cliente del empleador. La clave es si el empleador sabía o debería haber sabido del comportamiento de acoso, y no tomó medidas.

Obtenga ayuda legal con su reclamo de acoso sexual

El acoso sexual puede interrumpir un ambiente de trabajo, traumatizar a los trabajadores y resultar en un litigio costoso. Ya sea que haya sido víctima de acoso sexual, sea acusado o administre un lugar de trabajo que desea mantener libre de acoso, puede beneficiarse de los consejos de un abogado. Póngase en contacto con un abogado de derecho laboral.