Venta corta

Una casa de venta corta es un inmueble que el propietario pone a la venta con la condición de que las ganancias puedan ser menores al dinero que aún se debe, producto de un préstamo hipotecario a su nombre. Con este tipo de venta no se pretende lograr la búsqueda de fines de lucro, lo que se trata es de encontrar una forma en que la persona pueda lidiar, en este caso el deudor, con una situación complicada de incumplimiento de la hipoteca. En lugar de enfrentar un largo y costoso proceso de ejecución hipotecaria, el propietario podría simplemente realizar una venta corta, absorber algunas pérdidas de la venta y mudarse a otra residencia. 

Debido a la presión que conlleva vender una casa en un corto período de tiempo, las viviendas de venta corta en algunas oportunidades pueden ser muy favorables para los inversores de bienes raíces. Debido a esta característica específica en los inmuebles de venta corta, a menudo pueden surgir diversos problemas con respecto al precio de estas propiedades.

¿Cómo se calcula el precio de las casas de venta corta? 

Dado que el prestamista posee un interés en la venta de la vivienda, por lo general se encuentra muy involucrado en el proceso de venta, en particular con respecto a los precios de la vivienda. La mayoría de los prestamistas utilizarán un "BPO" (en oportunidades denominado como análisis de la mejor oferta de precio). Este es un estudio realizado por el prestamista con el objetivo de analizar los múltiples factores involucrados para la estimación de precio del inmueble, tales como la edad de construcción de la vivienda, su ubicación y si se realizó alguna remodelación dentro de la misma. Asimismo, se analizan los factores circundantes como las ofertas anteriores en la casa, además de los valores de mercado justos y las tarifas actuales para las casas en el área.

Sin embargo, existe un problema clave con una BPO y es que se lleva a cabo completamente bajo los parámetros y los términos del prestamista, quien, desde luego, utiliza sus propios formularios y procesos de cálculo. Este proceso es diferente al de una evaluación realizada por un tasador profesional, que debe cumplir con múltiples estándares estatales y locales en materia de bienes raíces. En caso dado que exista una disputa legal con el prestamista, contratar a un tasador puede ser la opción más aconsejable, teniendo en cuenta que en ocasiones este procedimiento puede llevar mucho tiempo de espera. 

¿Qué sucede si incurre en una disputa al momento de vender su casa? 

Un problema legal muy común relacionado con las casas de venta corta es el fraude. El fraude de venta corta puede ocurrir mediante el uso de documentos fraudulentos y otros tipos de técnicas ilegales. Tal como se mencionó anteriormente, los precios a menudo pueden ser un inconveniente recurrente, por lo que debe sospechar si surge alguna cifra que parezca demasiado inflada o fuera de lugar. 

En caso de que se encuentre atravesando por una disputa con respecto a la venta corta de una propiedad, usted podría presentar sus propios documentos e investigar sobre la situación actual del mercado y asimismo de su vivienda. Esto puede incluir sus propias evaluaciones de los precios de mercado en el área, así como cualquier contrato o documento legal que tenga en su poder, los cuales pueden ser utilizados como evidencia durante las sesiones ante la corte.

¿Debe contratar a un abogado para obtener ayuda con casas de venta corta?

Por supuesto que sí, de encontrarse interesado en comprar una casa bajo esta premisa o necesita vender su propiedad rápidamente para cumplir con una obligación hipotecaria, es posible que deba contratar a un asesor legal experto en el área para obtener ayuda especial sobre su caso. Un profesional podrá brindarle la orientación necesaria para lograr sus objetivos, además de mantenerlo actualizado, si ocurre alguna modificación en el marco legal de bienes raíces en su zona de residencia.