Disputas entre vecinos

A menos que viva en cientos de acres de tierra, probablemente haya tenido que tratar con vecinos en algún momento. En la mayoría de los casos, los vecinos no son familiares o amigos, sino que tienden a provenir de múltiples entornos. A menudo, estas diferencias en el estilo de vida, el nivel socioeconómico, los malentendidos y otros factores pueden conducir a disputas entre vecinos y crear una experiencia desagradable en el vecindario. Esta sección proporciona información sobre cómo manejar las disputas de vecinos, incluyendo consejos prácticos sobre las relaciones entre ellos; cómo evitar convertirse en una molestia para sus vecinos; qué hacer si cree que su vecino se está convirtiendo en una molestia; e implicaciones legales relevantes.

¿Su vecino es una molestia?

Todos tienen una idea ligeramente diferente de lo que significa ser una "molestia", ya sea un perro ladrando o fiestas frecuentes durante toda la noche. Cuando presenta una demanda por molestias contra su vecino, esencialmente hace la afirmación que sus acciones interfieren con el disfrute tranquilo de su propiedad. Las reclamaciones sobre molestias se consideran privadas o públicas.

Una reclamación de molestia privada es aquella que afecta solo a uno o un puñado de vecinos, como un gallo ruidoso que canta todos los días al amanecer. Una molestia pública suele ser mucho más amplia e involucra al público en general. Por ejemplo, una granja de cerdos cercana que no trata adecuadamente sus desechos, impregnando así a toda la comunidad con olores extremadamente desagradables, se consideraría una molestia pública. Una molestia generalmente involucra elementos no físicos, como olores o sonidos.

Para obtener alivio ante un reclamo molesto, la acción ofensiva debe ser sustancial y continua. Esto significa que la mayoría de los tribunales no considerarían que el perro ladrando o la fiesta anual de toda la noche sea una molestia procesable. Pero como cuestión práctica, generalmente es mejor resolverlo directamente a través de una conciliación con su vecino, que presentar un reclamo, debería ser su último recurso.

¿Su vecino tiene derecho a cultivar?

Dependiendo de dónde viva, es posible que se sorprenda al saber que es completamente permisible para sus vecinos tener ganado pequeño y reemplazar el pasto con cultivos. Algunos de estos animales, particularmente los gallos, tienden a ser bastante ruidosos en las horas tempranas del día y pueden considerarse una molestia. Las granjas reales tienen "el derecho a la granja", lo que significa que las leyes molestas generalmente no se aplican mientras que la granja cumpla con todas las leyes y regulaciones.

Pero si la pequeña bandada de gallinas de tu vecino está vigilada por un gallo que te despierta todas las mañanas a las 4:30, es posible que tenga un reclamo de molestia válido. Nuevamente, hablar con su vecino directamente suele ser el mejor curso de acción; pero si un gallo ruidoso está causando molestias, puede tener algo de influencia.

Vecinos y daños por agua

Si bien una molestia puede interferir con su tranquilidad y su paz, el daño del agua causado por las acciones de un vecino generalmente requiere un costoso trabajo de limpieza. Pero es importante saber exactamente cuáles son las responsabilidades de su vecino antes de presentar un reclamo. Por ejemplo, los vecinos generalmente no son responsables del daño causado por el agua como resultado de la escorrentía de lluvia que ocurre naturalmente. El agua siempre fluirá de mayor a menor superficie, por lo que es su responsabilidad proteger su propiedad de tales formas predecibles de intrusión de agua.

Pero si el exceso de agua es el resultado de un paisaje alterado, problemas de plomería o alguna otra condición por la cual el vecino debería haber anticipado o corregido, lo más probable es que sea responsable de cualquier daño. Pero en realidad, estas afirmaciones son a menudo bastante complicadas e implican cuestiones de física.