Agua y derechos ribereños

Los derechos del agua representan un factor de interés vinculado con los bienes raíces, el cual hace referencia a los derechos de uso de cuerpos de agua adyacentes a una propiedad. Existen diferentes tipos de derechos de agua basándose en su naturaleza, por ejemplo, los derechos ribereños se otorgan a dueños cuyas propiedades se encuentran atravesadas por cuerpos de agua adyacentes, como ríos, quebradas o arroyos. Por lo general, los propietarios de tierras tienen el derecho de usar el agua siempre y cuando dicho uso no lesione a los vecinos de la zona.

Por su parte, los derechos litorales se aplican a los propietarios de tierras cuyas tierras bordean lagos, mares y océanos extensos y navegables. En estos casos, aparecen mareas y corrientes que pueden afectar estos cuerpos de agua, pero no fluyen por la tierra como los arroyos y riachuelos.

En este artículo encontrará información importante sobre los derechos del agua que puede ser de utilidad si usted es dueño de una propiedad que posea una corriente de agua adyacente.

¿Qué significan los derechos de agua en relación al uso de la tierra?

Los derechos ribereños pueden diferir de los derechos litorales. Un propietario que posee un terreno que incluye una orilla de un río, podrá hacer uso del agua para necesidades tales como beber, proporcionar agua para animales, bañarse, pescar o regar jardines. Estos se tendrían en cuenta como usos domésticos comunes, los cuales están permitidos por la ley, sin embargo, es posible que los derechos ribereños no permitan que el agua sea bombeada o extraída del río para ser usada en con fines diferentes a los estipulados por la ley.

Dependiendo de las leyes locales, el agua no se podrá utilizar para regar la tierra o para necesidades comerciales, aunque algunas localidades pueden permitir ciertos usos de riego del agua. De igual manera, existe la posibilidad de solicitar derechos de desviación de agua que permitan el transporte de agua fuera de su fuente, lo que permitiría el uso del agua para fines comerciales, como las operaciones mineras o el riego de tierras para operaciones agrícolas.

Cada estado y municipio tendrá regulaciones y límites en cuanto al alcance del desvío de agua. Estos límites están destinados a reducir el impacto que la eliminación de agua podría ocasionar en el ambiente. Los derechos de desviación del agua pueden incluir estipulaciones donde se exija un uso consciente del recurso natural, puesto que, de no ser así, los derechos expirarán después de un período de tiempo definido.

Los derechos de agua son inherentes al momento de adquirir una propiedad frente al mar o con un río adyacente, lo que significa que son aplicables a la tierra y no a las necesidades de un propietario. En otras palabras, si se vende una casa de playa, el nuevo propietario obtendrá los derechos de litoral y el vendedor renunciará a los suyos.

El tema de los derechos agua suele ser complejo, un abogado especializado le orientara en el camino a seguir, ya sea para la adquisición de derechos o ya sea para la protección de sus derechos.