Subrogación y concepción artificial

Gracias a los avances científicos, la ciencia médica moderna ha logrado y ha hecho posible que las personas que no puedan concebir un hijo de forma natural, puedan concebirlos haciendo uso de medios artificiales, sin embargo, si se desea realizar un alumbramiento artificial, existe una serie de normativas éticas y legales que deben se deben abordar, como el almacenamiento y la destrucción de embriones no utilizados. Esta sección proporciona información básica sobre la concepción artificial, el funcionamiento de la inseminación artificial y la fertilización in vitro, además de una guía sobre los interrogantes que deben contestar previamente ad-portas de iniciar un procedimiento de fertilidad, entre otras cosas.

¿Qué es la inseminación artificial?

La inseminación artificial, también conocida como IA, es un procedimiento médico empleado para tratar la infertilidad, mediante el cual, se lleva a cabo la inserción directa de semen en el útero de una mujer. Este procedimiento originalmente había sido utilizado para inseminaciones en el ganado, sin embargo, debido a sus resultados positivos ha sido aprobado y adaptado para uso humano. El proceso de inseminación artificial resulta ser beneficioso para parejas o solteros, en muchas circunstancias. Por ejemplo, una pareja puede estar produciendo espermatozoides y óvulos saludables, pero debido a una condición médica adversa, no es posible tener relaciones sexuales.

¿Qué es la infertilidad?

La infertilidad es considerada como una enfermedad o afección en el sistema reproductivo, independientemente del sexo de la persona. Por lo general, su diagnóstico se produce después que una pareja ha tenido un año de relaciones sexuales sin protección y no ha podido concebir, o si la mujer ha sufrido abortos espontáneos múltiples y la presunta madre es menor de 35 años.

Tipos de Subrogación

Se conocen dos tipos de subrogación. La subrogación tradicional que implica la fertilización artificial de la madre sustituta utilizando el esperma del padre, razón por la cual, la madre sustituta es la madre biológica del niño. Este método fue considerado anteriormente como el único tipo de paternidad sustituta disponible.

El otro tipo de subrogación es la subrogación gestacional. En este método científico, a la madre sustituta se le implanta un embrión extraído del esperma del padre y el óvulo de su pareja (o de otra mujer). Este procedimiento es relativamente complejo, puesto que requiere mucho tiempo y genera elevados costos. Su justificación se evidencia por la ventaja de tener la oportunidad de concebir un hijo genéticamente relacionado con ambos padres a través de la subrogación gestacional.

¿Qué es la fertilización in vitro?

El proceso de fertilización in vitro (FIV) implica la fertilización del óvulo fuera del útero. Este procedimiento relativamente nuevo ha suscitado muchos interrogantes sobre los derechos que poseen las partes involucradas y los recursos disponibles para ellos si se produjeran actos ilícitos relacionados con el procedimiento.

Contratar a un abogado de derecho de familia

Al momento de iniciar un proceso hacia la paternidad que involucre problemas de infertilidad, pueden surgir muchas preocupaciones legales que deben ser disipadas mediante el apoyo y el asesoramiento de un abogado especializado, con experiencia en derecho de familia. Un abogado especializado en el manejo de asuntos familiares, puede ayudarlo a garantizar que usted y los derechos legales de su familia estén debidamente protegidos, ante un tema tan complejo. Considere la importancia de contactar a un abogado que se encuentre familiarizado con las leyes de su estado de residencia, puesto que las normativas y regulaciones en materia de fertilidad pueden variar de un estado a otro.