Abuso emocional

El abuso emocional es un tipo de abuso que a menudo se presenta y de hecho, desempeña un papel en muchos casos de derecho de familia. Básicamente, el abuso emocional implica exponer a una persona a un comportamiento o lenguaje que le pueda ocasionar algún trauma psicológico para el individuo. El abuso emocional puede provocar ansiedad, depresión y otros síntomas psicológicos que pueden dar lugar a manifestaciones físicas, a veces se le conoce como abuso psicológico o abuso mental, aunque estos términos pueden tener connotaciones ligeramente diferentes.

No hay una definición estándar establecida en materia de abuso emocional, sin embargo, el abuso emocional a menudo puede contener componentes tales como:

Agresión verbal (usualmente incluyen declaraciones falsas o mentiras)

Comportamiento dominante o represivo.

Implantar ideas de celos o calumnias de otra persona.

Se le obliga a la persona a ver imágenes o comportamientos perturbadores o negativos

¿En qué situaciones ocurre el abuso emocional?

El abuso emocional ocurre con mayor frecuencia en el contexto del abuso conyugal y el abuso infantil. El comportamiento abusivo es a menudo una forma en la que un padre o pareja en un matrimonio exige tener el control en la relación, donde la intimidación y las amenazas a veces pueden hacer que ese abuso emocional no sea denunciado.

El abuso psicológico o emocional a menudo es tan sólo un factor en una relación que es unilateral en términos de poder e influencia. El abuso emocional puede ir acompañado de violencia física, amenazas de violencia o agresiones sexuales. Un ciclo de abuso puede existir durante largos períodos de tiempo, lo que desemboca en un daño emocional o un desequilibrio psicológico en la víctima.

El abuso emocional también puede ocurrir en otros entornos, como los relacionados con el abuso de ancianos o las violaciones a hogares de ancianos.

¿Puedes presentar una reclamación legal por problemas de abuso emocional?

Muchos casos de derecho de familia involucran abuso emocional. En algunas jurisdicciones, una persona no puede recuperar los daños por angustia emocional a menos que también manifiesten algún tipo de síntomas físicos, como enfermedades estomacales o enfermedades relacionadas con los nervios. Sin embargo, el abuso emocional a menudo puede llevar a mayores sanciones para los casos de abuso físico.

De la misma forma, el abuso emocional puede ser un factor clave cuando un tribunal se encuentre determinando si se debe o no emitir una orden de restricción. Los tribunales generalmente analizan la totalidad de las circunstancias cuando determinan mecanismos legales para casos de abuso emocional.

¿Necesito un abogado para obtener ayuda con problemas de abuso emocional?

El abuso emocional es un problema grave y puede requerir la asistencia de un abogado especializado en el área de familia. Es posible que desee contratar a un abogado si necesita presentar una demanda o un caso ante el tribunal. Un abogado podrá ayudarlo a comprender sus derechos y ofrecerle un plan de acción concreto a fin de resolver su situación actual. Además, un profesional experto en el área de familia puede explicarle cómo las leyes de abuso emocional pueden aplicarse en su caso.