Contratos de alquiler

El contrato de alquiler (o arrendamiento), regula la relación de alquiler desde un punto de vista legal y financiero. Esto incluye desde el establecimiento del monto del alquiler, la fecha de vencimiento y los métodos de pago; hasta la cantidad de personas que pueden vivir en el apartamento y las cláusulas de subarrendamiento e incumplimiento de contrato. Debido a la importancia del arrendamiento para ambas partes, los propietarios e inquilinos deben informarse sobre los términos y las implicaciones legales que conciernen al proceso de alquiler.

El contrato de arrendamiento es la piedra angular en la relación entre el inquilino y su arrendador. Por tanto, es de suma importancia que antes de alquilar un inmueble se analice detenidamente el contrato de arrendamiento de forma que pueda realizar las preguntas pertinentes sobre las cláusulas que no comprenda y de esta manera evitar posibles disputas legales.

En esta sección usted aprenderá cómo funcionan los contratos de arrendamiento, qué debe buscar al momento de analizar un contrato, cómo rescindir un contrato de arrendamiento y las consecuencias de romperlo.

Términos importantes para tener en cuenta

Si bien los contratos de arrendamiento presentan diferencias entre un propietario y otro, cada acuerdo debe contar con al menos algunas cláusulas donde se esclarezca la relación entre el propietario y el inquilino. Algunas de las disposiciones más importantes incluyen:

Los nombres e información de contacto del propietario y de todos los inquilinos.

El monto del alquiler, fecha de vencimiento y métodos de pago.

Los servicios públicos que son responsabilidad de los inquilinos y los que serán cubiertos por el propietario.

Cómo ponerse en contacto con el propietario para realizar las reparaciones correspondientes en caso de ser necesario.

Si se le permite subarrendar el apartamento o asignarlo a otra persona.

Las formas en las puede romperse el contrato y las consecuencias que trae consigo.

Asegúrese de leer el contrato cuidadosamente en caso de que se apliquen restricciones adicionales. Por ejemplo, algunos propietarios no permiten mascotas o fumar en la unidad, o pueden tener restricciones en relación a los niveles de ruido permitidos dentro del inmueble.

Cambiando el arrendamiento

En el caso de que usted desee realizar un cambio importante en alguno de los términos de su contrato de arrendamiento, asegúrese de realizar la solicitud por escrito, de esa manera, el propietario podrá considerar la solicitud sin la presión de otorgarle una respuesta inmediata. Una solicitud por escrito también servirá para aclarar exactamente los cambios sobre el contrato. Si el propietario acepta su solicitud, se le recomienda trabajar con él/ella a fin de crear un nuevo contrato de arrendamiento con las modificaciones pertinentes.

Mientras se concreta el alquiler de una propiedad, probablemente se requieran realizar ciertos cambios en el contrato. Por ejemplo, reemplazar a un compañero de habitación o extender el plazo del acuerdo previo, de hecho, en algunas ocasiones puede ser posible cambiar algunas cláusulas del contrato si el inquilino las solicita y si el propietario se encuentra dispuesto a ser flexible.

Rompiendo el arrendamiento

Romper un acuerdo de alquiler puede representar un gran inconveniente tanto para el inquilino como para el propietario, y por lo general es considerada como un incumplimiento de contrato en muchos estados del país, lo cual puede conllevar a la finalización abrupta de la relación entre las partes.

En el caso de que usted necesite romper con su contrato por algún motivo, asegúrese de informar a su arrendador lo antes posible de forma que pueda realizar los arreglos pertinentes. Es posible que desee ayudar al propietario a encontrar un nuevo inquilino, ofrecerse a pagar para que el apartamento se limpie profesionalmente o cualquier otra cosa que facilite la transición a medida que se mude.

Obtenga ayuda legal con su contrato de arrendamiento y contrato de alquiler

Clasificar los detalles legales de su contrato de arrendamiento y asegurarse de que sus intereses estén cubiertos antes de firmar es un enfoque inteligente, debido a que está firmando un contrato legal al momento de aceptar un contrato de arrendamiento. En ocasiones, es de mucha utilidad obtener comentarios de un abogado especializado en el tema legal, por lo que se le recomienda contactar a un profesional con experiencia en derecho de propietarios e inquilinos.