Custodia física

Si usted se encuentra atravesando por un proceso de separación y existen hijos de por medio, probablemente el primer pensamiento que pase por su mente sea "¿qué pasará con los niños?" Presentar una solicitud de divorcio puede ser un proceso extenuante, complicado y muy emocional, por lo que esta publicación puede ayudarle en obtener información útil en el marco legal que requiere una custodia física. Es de suma importancia que los padres involucrados comprendan qué significan los términos como este, con el objetivo que puedan brindarle un mayor bienestar y calidad de vida al menor, durante una etapa tan crítica como el divorcio.

¿Qué es la custodia física?

La custodia física hace referencia al programa de visitas, ahora llamado "tiempo de crianza", que cada padre tiene con su hijo. Cuando uno de los padres tiene menos de 90 días de custodia con el niño durante el año, el otro padre tendrá la custodia del infante por un período mayor, denominándose este acuerdo como custodia física "exclusiva" del menor. Por otro lado, si existen dos o más menores de edad, y cada parte posee la custodia física única de al menos un niño, esto se considera una custodia física "dividida". Por último, si cada padre tiene al niño por más de 90 días de custodia por año, las partes tienen custodia "compartida".

Derechos de visita

En la actualidad, la mayoría de los arreglos de custodia otorgan el amparo físico a uno de los padres, el cual se le denomina “padre custodial”. Así mismo, estos acuerdos también le proporcionan al padre “no custodio” derechos de visita y custodia legal compartida. Por lo general, los derechos de visita le permiten al padre que no posee la custodia, invertir tiempo exclusivo con su hijo durante ciertos fines semana, alternando a su vez los días feriados importantes, además de varias semanas de las vacaciones de verano.

En el pasado, los acuerdos de "custodia compartida" eran más rígidos, en los que el niño debía vivir con cada padre aproximadamente la mitad del tiempo según el dictamen de la ley. Hoy en día, tales arreglos son poco convencionales, debido a que se ha buscado disminuir la interrupción de la rutina del niño, por lo que a uno de los padres generalmente se le otorga la custodia primaria del menor.

Custodia exclusiva

En algunas ocasiones, un tribunal puede otorgarle la custodia exclusiva del menor a uno de los padres, la cual es proporcionada cuando el otro padre está inhabilitado o es incapaz de cuidar al niño, estos casos puntuales van desde el abuso doméstico, la adicción a las drogas y el comportamiento criminal. Por otro lado, aun existiendo una custodia exclusiva, al otro padre se se le podría permitir tener alguna visita con el menor, sin embargo, este proceso será mucho más limitado que una custodia legal/física.

Debe tener en cuenta que la mayoría de los estados prefieren otorgar la custodia compartida a fin de favorecer los mejores intereses del menor. Por ejemplo, el tribunal considerará los vínculos emocionales intangibles pero extremadamente importantes entre un niño y sus padres, además de las necesidades más palpables, como la estabilidad financiera.

¿Qué es un ejemplo de custodia física?

Un modelo claro de este tipo de acuerdo podría ser cuando una familia se ha divorciado y ambos padres comparten la custodia legal del niño, pero ha sido a la madre quien ha recibido la custodia física del infante, lo que la madre y el padre comparten por igual son las decisiones importantes relacionadas con su hijo, pero el niño reside con la madre la mayor parte del tiempo.

¿Necesita ayuda para resolver una disputa por custodia física?

Un abogado experimentado sabrá cómo trabajar con el tribunal para obtener el mejor resultado posible para usted y su hijo, después de un proceso de separación. Por lo que se le recomienda contactar a un abogado experto en derecho de familia, que posea las competencias necesarias para manejar tales asuntos, evitando así que usted se enfrente cuenta propia en un marco legal tan profundo y complejo como lo es la custodia de un infante.