Manejar bajo la influencia del alcohol

En E.E.U.U es un delito penalizado en cualquier estado que un individuo conduzca un vehículo encontrándose bajo los efectos del alcohol u otras drogas, incluidos los medicamentos recetados y las sustancias psicotrópicas. Dependiendo del estado, el término a emplear podría identificarse como conducir bajo la influencia (DUI, por sus siglas en inglés), conducir en estado de ebriedad, o alguna otra nomenclatura similar a las anteriores. Sin embargo, puede existir la posibilidad de que la evidencia de concentración de alcohol en sangre (BAC) pueda presentar algún deterioro, por lo que un buen abogado especializado en DUI pudiera lograr que se desestime el caso o se reduzcan los cargos al acusado, y de no ser posible tal acción, al menos negociar por penas menores y/o ingresar en programas de tratamiento contra adicciones.
A partir de recibir una condena por manejar bajo la influencia del alcohol, usted podría recibir algunas sentencias penales, tales como servicio comunitario, multas, o incluso cumplir un tiempo en la cárcel, donde lo más probable es que su licencia de conducir le sea suspendida o revocada indefinidamente, dependiendo de la gravedad del accidente y de la cantidad de ocasiones en las que haya estado involucrado en un evento similar. Ante tal situación, un profesional experto podría ayudarlo a obtener privilegios legales para manejar con la condición de usar un dispositivo de bloqueo de encendido (IDD) o un permiso del tribunal que le posibilite su traslado hacia el trabajo.
La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés), estima que aproximadamente el 40 por ciento de todas las muertes ocasionadas en el tráfico en los Estados Unidos están relacionadas con el alcohol en algún grado. Esta sección cubrirá un amplio espectro de problemas relacionados con manejar bajo las influencias anteriormente descritas, desde los diferentes procedimientos judiciales posibles, hasta los mecanismos para defenderse contra un cargo de DUI, sanciones comunes, resumen de leyes y más.

Términos a saber

Consentimiento implícito: En cualquier estado del país, los individuos deben aceptar la detención de la policía y la prueba BAC como condición para recibir su licencia de conducir. Si usted no se somete a un examen BAC, se rompe este acuerdo y se produce una suspensión de la licencia de conducir.
Concentración de alcohol en la sangre (BAC, por sus siglas en inglés): Se refiere a la concentración de alcohol en el torrente sanguíneo de una persona, la cual se utiliza para determinar el nivel de deterioro por alcohol que puede presentar un conductor.
Expertos en reconocimiento de drogas: Término utilizado para identificar a los profesionales especializados en determinar el deterioro por drogas de un sospechoso de DUI.
Puntos de control de DUI: Representan los bloqueos de carreteras establecidos por la policía, por lo general carreteras con mucho tráfico durante la víspera de Año Nuevo y otros eventos donde se se incremente el consumo de alcohol en el país, por lo que se realizan revisiones al azar a los automovilistas para verificar sus niveles de alcohol en la sangre.

¿Qué significa estar deteriorado?

Para los fines de la ley de DUI, generalmente usted se encuentra deteriorado, si su capacidad para conducir un vehículo de manera segura se ve afectada significativamente por el consumo de alcohol, drogas ilícitas o medicamentos recetados. Como cada persona se ve afectada de manera diferente por diferentes sustancias, las leyes per sé, establecen límites mensurables, por ejemplo, se supone que los conductores que poseen una concentración de alcohol en sangre (BAC) de al menos el 0.08 por ciento se encuentran deteriorados, al igual que cierta cantidad de medicamentos dentro del torrente sanguíneo están asociados a un deterioro.

¿Cómo puede ayudarme un abogado de DUI?

Muchas personas arrestadas por un crimen relacionado con DUI, por lo general no han estado involucradas en el sistema de justicia penal con anterioridad, por lo que contratar un abogado podría representar la opción ideal para conocer sobre sus deberes y derechos inherentes al caso. Un profesional de defensa criminal posee las competencias necesarias para conocer a cabalidad las ventajas de cada cliente, por tanto, si usted decide trabajar su caso con un abogado, debe explicarle con detalles lo sucedido, proporcionarle la documentación pertinente y asistir al juicio o tomar la decisión de declarar. Un abogado no puede tomar estas decisiones por usted, pero un buen abogado si le explicará a profundidad sus opciones para que pueda tomar la decisión más asertiva.