Responsabilidades hipotecarias luego de un divorcio

Responsabilidades hipotecarias luego de un divorcio

Home Blog Divorcio Responsabilidades hipotecarias luego de un divorcio
Responsabilidades hipotecarias luego de un divorcio
22 diciembre, 2020  |  Divorcio

Pocas personas están preparadas para un divorcio. No solo implica aspectos emocionales, sino también económicos y legales pues por lo general la gente no se casa para divorciarse y espera dividir los bienes algún día; sin embargo, es de suma importancia conocer detalles como quién paga la hipoteca en caso de una separación y otras obligaciones que se contraen después de un divorcio.

Varias son las consideraciones que debe tener en cuenta. Aquí le presentamos tres posibles escenarios.

Vender la casa

Muchas son las parejas que consideran vender la propiedad, buscando la solución más práctica al cuestionamiento de quién paga la hipoteca si llega el divorcio.
En este escenario, nadie paga la hipoteca después de la venta. Esta es la manera más sencilla de resolver la cuestión, muchas veces elegida cuando se trata de una separación amistosa.

Esta opción brinda la posibilidad de pagar las cuotas pendientes de la hipoteca y de haber un remanente, compartir las ganancias; de modo que cada quien puede hacer lo que mejor le convenga con su parte del dinero que obtenga de sus ganancias.

Hipoteca conjunta

Este es uno de los puntos que más complicaciones presenta a la hora de que se rompa la relación marital de forma legal.

Se debe tener en cuenta que el derecho de pago de una compañía hipotecaria no se ve afectado por la sentencia de divorcio. El banco conserva las garantías, siendo totalmente ajeno a los pactos a los que lleguen los cónyuges entre sí como parte de la separación.

Si el nombre de los esposos figura en el contrato hipotecario, ambos son los responsables de pagar la hipoteca; a menos que en el proceso de separación se otorgue el inmueble a una de las partes, así como los gastos de la hipoteca.

En todo caso, las condiciones del préstamo no pueden ser modificadas por una sentencia de separación o divorcio, bien sea contenciosa o de mutuo acuerdo. Entonces, si una de las partes se ha quedado con la propiedad y la hipoteca, pero no paga oportunamente las cuotas, el banco puede solicitar el pago a la otra parte. Esto puede pasar, incluso, si el juez ordenó a la primera figura pagar la hipoteca.

Es posible redactar un acuerdo firmado por los cónyuges para comprometerlos a realizar los pagos de la hipoteca puntualmente.

Refinanciar la hipoteca

La persona que se queda con la propiedad debe ir a la entidad que ha otorgado la hipoteca y demostrar que uno de los titulares se quiere quedar con la misma.

En este escenario, el banco analizará los documentos relacionados con la capacidad de pago y decidirá si cambia o no las condiciones de la hipoteca, al tiempo que extinguirá la antigua división de la propiedad.

Es importante que este trámite se cumpla más temprano que tarde, para que la figura que en el proceso de divorcio ceda la hipoteca no quede como deudor; incluso, si su expareja se atrasa con las cuotas, puede verse perjudicado a la hora de pedir una nueva hipoteca.

Este proceso se necesita que la parte que ya no goce del inmueble transfiera formalmente el título antes de refinanciar. Si esto no se hace, ambos seguirán siendo legalmente propietarios del bien, aunque solo una de las partes pagará las cuotas

Publicaciones Recientes
ley-de-salarios-impagados
6 febrero, 2023

Las leyes de los Estados Unidos establecen que los salarios impagados suelen producirse cuando los empleadores clasifican o titulan mal a los trabajadores a propósito para poder evitar el pago de horas extras.

Leer más
Publicaciones Populares
ley-de-proteccion-animal
17 enero, 2023

En Estados Unidos existe una ley de protección animal que penaliza y cataloga como delito federal todo tipo de crueldad y maltrato animal. Esto supone el encarcelamiento y persecución a todo aquel que viole esta ley.

Leer más
Publicaciones Antiguas
diferencia-carcel-y-prision
16 junio, 2022

Estados Unidos es uno de los países con mayor cantidad de cárceles y prisiones en el mundo, abarcando varias formas de privación de la libertad. Estos sitios de retención son diseñados para que cualquiera de las personas detenidas tenga una experiencia desagradable; inclusive, los derechos y la vida de los reclusos pueden variar dependiendo de los lugares donde se encuentren.

Leer más